DERECHOS HUMANOS

Las garantías penales

Las garantías penales consisten en un conjunto de mecanismos jurídicos mediante los cuales se protegen los derechos fundamentales que posee todo ser humano. Ejemplos de estos mecanismos jurídicos, pueden ser: recursos legales, principios jurídicos, entre otros. En Panamá, el Código Penal contempla en su libro I (la Ley Penal en general), título preliminar, capítulo II: Garantías penales, que van del artículo 9 al 16. Estos a su vez se encuentran relacionados con la Constitución Política de la República de Panamá, de la siguiente manera:

1. Artículo 4 de la Constitución de Panamá: en este artículo se nos indica que Panamá acepta el derecho internacional; lo cual quiere decir que todos aquellos instrumentos jurídicos, de carácter internacional, que regulen aspectos referentes a la protección de los derechos humanos, estos tendrán efectos jurídicos en nuestro país; pero siempre que no afecten los valores, principios, usos y costumbres de nuestro país. Ejemplo: Declaración Universal de los Derechos Humanos, en su artículo 11, nos plantea el principio de legalidad que contempla nuestro Código Penal y la Constitución de Panamá.

2. Con el título III (Derechos y Deberes individuales y sociales), el cual establece en su capítulo I, las Garantías fundamentales, que van del artículo 17 al 55.

Esta relación la llevamos a cabo partiendo del hecho de identificar cómo algunas de las garantías penales, las siguientes: principio de legalidad, principio de seguridad jurídica, principio de la ley favorable al reo, principio de prohibición de la analogía, principio de la prohibición del doble juzgamiento, principio de nulidad de todos aquellos procesos que no cumplan con la ley.

A. Principio de legalidad (artículos 9, 12 y 13 del Código Penal; artículo 31 de la Constitución de Panamá): este principio consiste en que para que a una persona se le pueda iniciar un proceso penal por la comisión de un delito, este debe estar tipificado con anterioridad a su comisión, en la ley, pero, además, el mismo debe estar descrito en forma clara, de tal manera, que se puedan identificar con exactitud los elementos que lo conforman en la conducta del agente (supuesto responsable del hecho).

B. Principio de seguridad jurídica (artículo 10 del Código Penal; artículo 32 de la Constitución de Panamá): la presente garantía penal consiste en que la norma jurídica establece, previamente, cómo es el procedimiento para la imposición de una sanción como producto de la comisión de un delito. Indicando que solamente los tribunales competentes pueden realizar dicho acto en atención a las formalidades que la ley establece. Es decir, no se puede establecer un juez o tribunal ad hoc (especial para juzgar en ese momento), puesto que ya la ley con anterioridad ha determinado cómo se juzga y cómo se aplica una pena.

C. Principio de la ley favorable al reo (artículo 14 del Código Penal; artículo 46 de la Constitución de Panamá): esta garantía penal pretende fundamentalmente asegurar que la imposición de una pena no sea solamente una forma de castigar a quien infringió la ley, sino que le permita readaptarse y resocializarse, es decir, que se convierta en un agente de cambio positivo para la sociedad. De tal manera, que el juez al momento de dictar sentencia deberá aplicar la ley que más le favorezca o ayude al reo, ya sea la ley vigente al momento de la comisión del delito o, después de la comisión del delito.

D. Principio de prohibición de analogía (artículo 16 del Código Penal): esto implica que el juez, en materia penal, no podrá juzgar un delito en atención a la forma en que juzgó a otro similar, ya que cambian los actores y las circunstancias que envolvieron al hecho.

E. Principio de la prohibición del doble juzgamiento (artículo 15 del Código Penal; artículo 32 de la Constitución de Panamá): esto quiere decir que el juez solamente puede juzgar una vez a una persona por la comisión de un hecho punible. Es decir, si hoy el Sr. XX mata al Sr. OO, y, al Sr. XX lo juzgan y el cumple la pena, cuando sale de prisión no puede ser juzgado nuevamente por el homicidio del Sr. OO.

F. Principio de nulidad de todos aquellos procesos que no cumplan con la ley (artículo 11 del Código Penal): todo proceso penal que no cumpla con las formalidades que la ley establece, es nulo.

La autora es doctora en derecho penal y catedrática de la Universidad de Panamá

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL