Libertad de expresión

De rabia e injuria

Temas:

De rabia e injuria De rabia e injuria
De rabia e injuria

A un conocido columnista dominical de La Prensa le debe estimular muchísimo insultar y ser insultado. Él dice ser franco y directo, y que desconfía del lenguaje políticamente correcto por ser este un eufemismo de la hipocresía. Esa parece ser su arma defensiva; pero adivino que tiene un espejo complaciente que le hace ver en sí mismo maravillas que nadie más ve, y que le incita a procurar una demencial notoriedad periodística. Lástima, porque lo que tiene de valor real se pierde en ultrajes que sus antiguos lectores han optado por despreciar porque producen repugnancia.

La libertad de expresión, como derecho de carácter institucional, es un pilar de la democracia; es el que tenemos para que ningún poder nos criminalice por expresiones manifestadas. A través de ese derecho la ciudadanía ejerce como contrapeso a los poderes establecidos; es libertad frente a la represión, y abarca la protección de los derechos ajenos, estos últimos comprensivos de la libertad religiosa.

Para diferenciar la crítica legítima de la ofensa grave, hay que asirse a lo objetivo que nos permita -si se quiere- generar debates inteligentes. Si bien en una sociedad democrática los grupos ideológicos y religiosos deben tolerar las críticas públicas a sus actividades, creencias o enseñanzas, no es aceptable ponerlas en una misma estantería con la injuria, la amenaza, la ofensa agresiva y la calumnia. Si no crees, simplemente respeta. Cualquiera que vaya más allá de lo banal sabe que la protección que el derecho concede a los sentimientos religiosos dimana de la tutela de la libertad religiosa y de conciencia, por constituir ambas cosas territorio autónomo de la libertad de expresión.

Por otro lado, es indiscutible que tenemos derecho a expresar nuestra concepción del mundo, pero, diría yo, observando que la totalidad de la racionalidad en este campo está influida por múltiples corrientes de la experiencia humana. Entonces, es aceptable exteriorizar teorías y creencias desde las perspectivas creacionista y evolucionista, pero con debido miramiento. Por lo pronto, a los que creemos que todo cuanto existe proviene de Dios nos resulta de difícil comprensión un Big Bang huérfano de padre y madre; unos seres vivos nacidos de la tierra con idénticos miembros y órganos unidos al azar; unos primeros seres vivos nacidos de la humedad, y hombres brotados de los peces que han evolucionado en diversas formas para ser lo que parecen hoy. Estos y otros posibles planteamientos del evolucionismo son propuestas que no logran establecer a ciencia cierta el origen de la complejidad y diversidad del mundo de los seres vivientes. En conclusión, el evolucionismo es solo una creencia más.

La carta abierta al papa dirigida por el citado columnista es, por lo menos en parte, secuela de su artículo de opinión intitulado “Esta vez con rabia”, publicado en este diario el 18 de abril de 2010, sobre un clérigo católico corrupto y el alucinante adoctrinamiento parental de un niño. Han pasado suficientes años para que él pueda saber bien que los escándalos de pedofilia registrados en la Iglesia católica son heridas que sangran no solo en la sociedad mundial y en la fe religiosa de millones de personas, sino también en lo más profundo de la estructura eclesial. La Iglesia se ha entregado con angustia -que no ha ocultado- a la tarea de enderezar entuertos y de hacer desaparecer para siempre los mecanismos y costumbres que permitieron perpetrar, tolerar o encubrir las injusticias consumadas. Igual están haciendo, alrededor del mundo, numerosas instituciones públicas y privadas.

Para concluir, resulta curioso que quien ha vilipendiado a los que han sentido la necesidad de creer en alguien o en algo y ha denigrado a las religiones del mundo, haya recomendado a la Iglesia católica concilios, proyectos de vida personal, pruebas sicológicas, eliminación del celibato y un papado femenino para evitar que la Iglesia “siga perdiendo adeptos”.

En adición, ahora califica la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud y la visita del papa Francisco como “irritante” para los panameños “reflexivos” y para los promotores del odio iconoclasta. Bueno, semejantes cosas solo conducen a la descalificación del columnista, sin ayuda de nadie.

El autor es exvicepresidente del Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Estados Unidos 50 años después de la antecesora de internet, la desilusión de sus creadores

Yo nunca vi venir el aspecto redes sociales, aseguró Leonard Kleinrock. Yo nunca vi venir el aspecto redes sociales, aseguró Leonard Kleinrock.
Yo nunca vi venir el aspecto redes sociales, aseguró Leonard Kleinrock. AFP/Robyn Beck

El 29 de octubre de 1969 el profesor Leonard Kleinrock y sus colegas de la célebre UCLA (Universidad de California en Los ...

CONTENIDO PATROCINADO El Programa Saneamiento de Panamá, un proyecto de Estado que mejora las condiciones sanitarias y ambientales de la población

Servicios Operativos de Alcantarillados de Panamá. Servicios Operativos de Alcantarillados de Panamá.
Servicios Operativos de Alcantarillados de Panamá. Presentado por: SUEZ

Desde el año 2006 a la actualidad, el Programa Saneamiento de Panamá (PSP) desarrolla ininterrumpidamente la construcción de ...