[COLOMBIA]

Una realidad que no vemos

Dos factores contribuyen al poder que tienen las FARC: la tierra y el narcotráfico. Gracias a compras forzadas o ficticias, esta guerrilla posee hoy más de 100 mil kilómetros cuadrados de tierra.

Temas:

¿A dónde nos va a llevar este proceso de paz? Nadie lo sabe, a excepción de las propias Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Tampoco el presidente Juan Manuel Santos. Él ha tirado un globo al aire y no sabe con certeza dónde va a caer. Su mayor obsesión es la firma de un acuerdo que le permita pasar a la historia.

Las FARC, en cambio, están logrando todo lo que se han propuesto. Para ello, cuentan con instrumentos y secretos aliados enquistados en el gobierno, en la justicia, en las instituciones, en sindicatos e incluso en las propias Fuerzas Armadas.

En el exterior, gracias a una diligente izquierda, tienen el apoyo de organismos como la Organización de Estados Americanos, Unasur, el Alba y hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

En nada han cedido. Por el contrario, han logrado que sus exigencias sean aceptadas por el gobierno envueltas en atractivas fórmulas y orquestadas por nada menos que por el fiscal general de la Nación, Eduardo Montealegre.

Veamos qué han logrado las FARC hasta ahora. No pagarán un solo día de cárcel. Si tuvieran que pagarlo, también tendrían que hacerlo quienes, según ellos, son culpables del conflicto: presidentes, ministros, políticos, empresarios e incluso los militares. De modo que todos en la misma colada.

Definitivamente, no van a entregar las armas. Ofrecen desactivarlas o dejarlas, pero cuidado: a condición de que el ejército y la policía hagan lo mismo. Así lo han dicho. Por otra parte, rechazan el referendo y el congresito o comisión especial legislativa que ha propuesto el gobierno. Con el apoyo del fiscal, solo admiten una asamblea nacional constituyente, de la que ellos deben formar parte, y no de manera exclusiva para la aprobación de los acuerdos, sino para algo mucho más ambicioso.

Lo ha dicho Carlos Antonio Lozada, miembro del secretariado presente en La Habana: “Una nueva Constitución que modifique la esencia oligárquica del régimen político actual y que ponga en el centro de las preocupaciones del Estado a los colombianos todos, por encima de los intereses de las compañías transnacionales, de los oligopolios y de un puñado de familias que históricamente han detentado el poder”. Es decir, el mismo ideario que bajo el mando de Chávez y ahora de Maduro, ha llevado a Venezuela al encumbrado lugar donde se encuentra.

Lo que no hemos visto es que todas estas exigencias responden a una muy bien elaborada estrategia que aliados políticos de las FARC (¿o su secretariado a la sombra?) impulsaron para acabar con la política de seguridad democrática. De un lado, lograron aniquilar judicialmente a los mejores militares que habían golpeado a las FARC, mediante amañados procesos. A tiempo con este duro golpe a las fuerzas militares, supieron abrirles paso, con el señuelo de la paz, a las negociaciones de La Habana. Dos esenciales factores contribuyen al poder que tienen las FARC: la tierra y el narcotráfico. Gracias a compras forzadas o ficticias, esta guerrilla posee hoy más de 100 mil kilómetros cuadrados de tierra. Extensión que se vería ampliada considerablemente con las zonas de reserva campesina.

En cuanto al narcotráfico, ¿qué va a ocurrir? Nada. Con el cese de los bombardeos y de la aspersión de glifosato, la no extradición de cabecillas vinculados a este negocio y la vertiginosa subida del dólar, las FARC seguirán siendo el principal cartel internacional de la droga. Por lo pronto, contando con inmensos recursos y el apoyo de eficaces y secretos aliados suyos en los tres poderes públicos, es muy posible que en las elecciones regionales de octubre logren el triunfo de sus candidatos.

Y algo más peligroso: en las elecciones presidenciales de 2018 pueden darle paso al castrochavismo que hoy reina en el continente. Así las cosas, las FARC ganan la guerra y no nos hemos dado cuenta. Esa es la triste realidad que no vemos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado se defiende de demanda millonaria

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Videos Olivia, la monita araña

Olivia, la monita araña Olivia, la monita araña Vídeo
Olivia, la monita araña

Esta es Olivia, una monita araña con menos de un mes de vida. Es atendida en el zoológico colombiano de Cali. Después de una ...

Campeón Mundial de la AMB Jezreel Corrales se pasa cuatro libras para pelea titular

Jezreel Corrales ha realizado dos defensas exitosas de su corona. Jezreel Corrales ha realizado dos defensas exitosas de su corona.
Jezreel Corrales ha realizado dos defensas exitosas de su corona. LA PRENSA/Archivo

El campeón mundial de las 130 libras de la AMB, el panameño Jezreel Corrales, no dio el peso pactado para defender este sábado ...

OPERATIVO Capturan en Colombia a narco pedido en extradición por Estados Unidos

Ruano Yandun, de 42 años, es señalado por las autoridades de aliarse con los carteles mexicanos de Sinaloa y de Jalisco Nueva Generación. Ruano Yandun, de 42 años, es señalado por las autoridades de aliarse con los carteles mexicanos de Sinaloa y de Jalisco Nueva Generación.
Ruano Yandun, de 42 años, es señalado por las autoridades de aliarse con los carteles mexicanos de Sinaloa y de Jalisco Nueva Generación. AFP

La policía de Colombia capturó a un narcotraficante que asociado con carteles mexicanos enviaba hasta siete toneladas de ...