TAL CUAL

VOY POR FUERA. No es una inocentada. El presidente Juan Carlos Varela se fue ayer de vacaciones y dejó la pelota de las magistradas a los diputados. Pero, por si acaso, mandó a la Asamblea a la vicepresidenta y al ministro de la Presidencia a defender las nominaciones de Zuleyka Moore y Ana Lucrecia Tovar. ¿O a enterrarlas? No queda claro.

AUTORIDAD PENAL. Por diversas razones, la mayoría de observaciones de las 13 personas que participaron ayer en la consulta pública rechazaron a las designadas. Llamó la atención la presencia de un expresidiario (caso Roba Rolex): Alfredo Vallarino Alemán, quien hoy ejerce como abogado. Este sí sabe de asuntos penales.

MADRIGUERA. ¡Una zorra en el Salón Azul, qué cosa más inicua! Me mandan un video de la zarigüeya paseándose por nuestro insigne palacio Justo Arosemena. ¿Alguien la soltó allí o se sentía como en casa? No diré más, porque peores especímenes se han visto allí.

MI ÁLBUM. José Ayú Prado presentó ayer su informe de gestión 2016-2017 y entregó un documento de 80 páginas con tapa dura con la imagen de una Iustitia adolescente y repleto de fotos suyas (al menos 16). Están, por supuesto, las de algunos de sus viajes, los convenios firmados y la de los premios recibidos en el exterior. Le faltó incluir la foto con el rey de España y una en cada aeropuerto en donde ha estado.

’SHOWTIME’. Del palacio Gil Ponce en Ancón me dicen que con la designación de la magistrada suplente Judith Cossú se presagia una guerra de baja intensidad por su tensa relación con la principal, Ángela Russo, tan virulenta como la que existe entre Ayú Prado y Harry Díaz. Lástima que en la Corte no es como en el pleno legislativo, donde uno puede reservar gradas.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL