Tal Cual

‘BAM BAM’. El diputado Benicio Robinson, el flamante presidente del PRD y de la Federación Panameña de Béisbol, prometió ofrecer las pruebas en rueda de prensa de que en la organización deportiva que él lidera todo está más claro que el agua de la tinaja. Salvo que haya sido secreta, todos nos quedamos sin saber dónde están sus bates de $380 o sus manillas o las máquinas de lanzar y de batear. Cuando de bates se trata, hay de madera, de materiales compuestos y los increíbles bates de Benicio Robinson.

‘PLAYBOY’. Irving Saladino, nuestro medallista olímpico, desea ser dirigente de la federación del deporte que esculpió lo que hoy día es. Pero, ¡sorpresa!, su contrincante es nada menos que el director de Pandeportes, aunque él lo niega tajantemente. Pero, ¿ se le puede creer a Mario Pérez? Solo hay que recordar que a principios de año, en la entrega de la orden de proceder para construir el nuevo estadio de béisbol de Aguadulce, dijo que “solo nos queda decir ‘playboy’ y a jugar fútbol”. No hay que dar muchas vueltas: Saladino, sin promesas, ha dado al país medallas olímpicas y otros motivos de satisfacción; Pandeportes y Pérez, en cambio, son una vergüenza y solo han dado falsas promesas, excusas y plata para los diputados. Es imposible que Pérez le gane a Saladino esa carrera ni ninguna otra que tenga un interés legítimo.

PELIGRO. El exlegislador Guillermo Willie Cochez, que intenta obtener una candidatura a diputado para participar en las elecciones de 2019, anda repartiendo una especie de postal con su fotografía, que contiene un texto en el que dice que “es hora de desenvainar la espada que tenía guardada e ir a la lucha”. Esa espada ha estado tanto tiempo guardada que si Cochez hiere a alguien con ella, habrá que correr al hospital para que le inyecten la vacuna contra el tétano.

REVUELO. Luis Eduardo Camacho, vocero de Ricardo Martinelli, dijo que el magistrado Abel Zamorano “filtró” a los medios de comunicación el proyecto de fallo en el que Oydén Ortega, como ponente, recomienda declinar la competencia del proceso seguido al expresidente a un juzgado del SPA, “y aplicar la misma estrategia de presiones que usó [la] procuradora”. Parece que la locura es contagiosa.

CUÑA. El BNP comunicó que a partir del viernes no despachará más billetes de $1, porque hay un excedente de monedas de un balboa. Si Martinelli acuñó $40 millones en monedas de esa denominación, Varela hizo lo propio por un monto de $36 millones, alusivas a la JMJ. Este capricho empieza a salir caro. Y todavía faltan dos meses.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL