Tal Cual

CHILLA. Ayer, la ya exministra Eyda Varela de Chinchilla fue avistada en el lobby del Miramar, en un desayuno con Roxanne Cabral, de la embajada estadounidense. Dios quiera no haya aprovechado su presencia en el lugar para hacer acercamientos con las actuales y venideras esferas gubernamentales, buscando la manera de perpetuarse en la vida pública, desde una superintendencia.

FUERA. Mientras unos se quieren quedar, otros se marchan definitivamente. Parece que Dulcidio De La Guardia presentará su renuncia como presidente de Tocumen, S.A., sociedad que administra el aeropuerto como si fuese una empresa privada. Ojalá cunda el ejemplo en el resto de la junta directiva.

MAQUILLAJE. En mayo pasado, Odebrecht anunció que renovaba su marca, tras años acaparando titulares por sus maniobras de corrupción en toda la región. Desde entonces, pasó a llamarse OEC y estrenó logotipo con los colores verde, azul y gris. La mona roja, aunque se vista de verde y azul, mona se queda…

SIN TRABAJO. Para la hasta hoy diputada presidenta de la Asamblea Nacional, todo es poca cosa si se trata de su amado, quien no resultó electo para la Alcaldía en las primarias del PRD. Se rumora que podría ocupar la secretaría general del Legislativo, pero su novia le ha dicho que eso es denigrante. Lo cierto es que quien ha degradado el puesto es Franz Wever, por lo que cualquiera debería hacer un mejor papel. En todo caso, parece que Quibián no meterá braguetazo durante este quinquenio.

MANDAMÁS. Todo parece indicar que el presidente electo no permitirá que los viejos conocidos del PRD se salgan con la suya y controlen grandes cuotas de poder en el gobierNito. Si no, que le pregunten al Mello, a Pedro Miguel y, por supuesto, a Benicio. Bien lo dijo en la campaña: “Aquí manda Nito Cortizo”.

PREMIO DE CONSOLACIÓN. Y hablando de Benicio, se rumora que seguirá presidiendo la apetecida Comisión de Presupuesto de la Asamblea Nacional. ¿Será que piensa que puede coaccionar al Ejecutivo desde este puesto? Tendremos cinco años para ver de qué es que está hecho el nuevo presi.

DE ÑAPA. Antes de irse de las Garzas, el presidente Juan Carlos Varela dejó un regalito en el Tribunal de Cuentas. Nombró como magistrado suplente a su copartidario Jaime Barroso, uno de los que fue asesor del otrora alcalde de la capital Bosco Vallarino. Ojalá que su paso por esta institución sea menos efímera que por la Alcaldía capitalina, porque ya todos sabemos cómo fue que terminó aquello.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL