Tal Cual

METIDOS. Alfredo Vallarino y Jessica Canto, dos de los flamantes abogados de Ricardo Martinelli, estaban ayer en Atlapa, en la juramentación de Cortizo. Supuestamente, como unos invitados más. Así empiezan…

PEDAZOS. Cambio Democrático se ha convertido en un tinglado. Entre las facciones enfrentadas hay una que se confiesa “martinellista”, cuyo vocero oficioso parece ser el diputado Chello Gálvez (“el que no da, no va…”, “a llorar al cementerio…”, etc.). Según Chello, hay tres facciones más: la de Rómulo Roux, la de Yanibel Ábrego y la de los nuevos diputados. Yanibel replicó que eso no es cierto, aunque reconoce que hay “un grupito minúsculo” que no respalda ciertas mociones, como la de apoyar a Dana Castañeda como subsecretaria de la Asamblea. No tarda en convertirse este duelo en una subasta de lealtades.

TÍTERE. Por cierto, Chello anunció en el pleno que, por “instrucción” de Martinelli, votó por María Chelita Delgado como subsecretaria de la Asamblea, y no por Dana. ¿Acaso ya le cedió la curul?

DESPARPAJO. El primer mensaje de Marcos Castillero como presidente de la Asamblea fue preguntar a sus colegas, desde lo más alto del podio y con micrófono: “¿Quién va a postular a Zulay?”. Ojalá con ese mismo sofoco pregunte por qué no han dejado que los auditores de Contraloría hagan su trabajo.

SUERTUDO. El gran ungido del día de ayer fue Quibián Panay. Ahora habrá que aguantarlo a él -y también a Dana- por cinco años, ya que ese puesto no se renueva anualmente -como sí ocurre con el resto de la junta directiva de la Asamblea-. Para colmo, al secretario general de la Asamblea le corresponde manejar todo el papeleo de las planillas y garantizar la vigilancia de las instalaciones, por lo que la Contraloría no tiene ni una posibilidad de avistamiento. Urgen las prometidas reformas al reglamento orgánico del Legislativo, con un artículo que establezca que un diputado saliente no puede ser escogido para ese cargo. Lástima que no se pueda aplicar con efecto retroactivo.

‘MEGA FAIL’. Con todo el retraso que provocaron los diputados en la agenda del día, algunos invitados internacionales no pudieron estar presentes durante el acto de juramentación del presidente Cortizo. Wilbur Ross, secretario de Comercio de Estados Unidos, tuvo que abandonar el centro de convenciones Atlapa unos minutos antes de que comenzara el acto. Para la próxima vez, ojalá se les ocurra una fórmula en la que nuestra imagen no dependa de esta gente.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL