Tal Cual

ENREDO. Resulta incomprensible la “denuncia” contra el contralor Federico Humbert, que presentó (o presentará...) la Asamblea Nacional, por insistencia de Zulay Rodríguez. Por esos mismos hechos, ya la diputada denunció penalmente a Humbert la semana pasada. Un show dentro de otro show. Ojalá el contralor le conteste, y rápido.

BEATO. Hay muchos lugares de peregrinaje conocidos mundialmente. Hay otros, sin embargo, no tan populares, pero que gozan de la adoración de sus feligreses. Y ese sería el caso de la casona de Ricardo Martinelli, donde aquellos que tienen algún conflicto dentro de CD parecen ir a buscar un tipo de indulgencia o bendición papal. Como todo sucede tras las puertas de la mansión, no se sabe si el protocolo incluye besarle el anillo o cualquier otra cosa. Lo que sí es cierto es que a Martinelli no parece importarle cuáles sean las partes o el conflicto. Sino, que pregunten a Marylín Vallarino y Ricardo Valencia, quienes disputan actualmente una curul en el 8-1. A los dos los recibió Martinelli -a Vallarino el martes y a Valencia el jueves-, y con ambos se sacó fotos, muy reído y de brazo echado. ¿Para qué lo hacen si, al final, es al Tribunal Electoral al que le toca decidir?

CHARROS. Hablando de la mansión del Golf, parece que está ambientada no por un coro de ángeles, sino por unos mariachis. El jueves les tocó amenizar el cumpleaños del primo Pin Martinelli. No sería extraño que le diera un contrato permanente al conjunto o los hospede en la casa club, que está a una cuadra.

AQUEJADO. Benicio Robinson aclara que no es un paviolo: su ausencia en el pleno legislativo se debe a que sufre quebrantos de salud (los cuales no precisa) y para que todo el mundo le crea, divulgó una foto del certificado de incapacidad expedido en el Centro Médico Paitilla. El que puede, puede… y el que no, que vaya a un curandero.

EJEMPLO. La exvicepresidenta y excanciller Isabel de Saint Malo de Alvarado ya presentó su declaración de bienes patrimoniales, como corresponde al momento de abandonar el cargo. También lo hizo el exvicecanciller Luis Hincapíe. El resto -así como todas las autoridades entrantes- tienen hasta el 15 de julio para atender este requerimiento.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL