Tal Cual

CAÍDO. “Proteger y dormir” debe ser el nuevo lema de Jacinto Gómez, subdirector de la Policía Nacional en el gobierno pasado, quien acumuló tanto tiempo de descanso que se acogió a vacaciones por 440 días, a partir del 9 de julio. Cuando finalmente regrese (si es que lo hace…), no sabrá muy bien ni a qué. Para eso mejor lo hubiesen jubilado como a Rolando López y Vega Pino.

DEFENSOR. Raúl Huevito Pineda ha adquirido la costumbre de justificar o defender públicamente a su “amigo y colega” Benicio Robinson. Ha dicho, por ejemplo, que Benicio habilitó al suplente, porque de otro modo no tendría tiempo de participar en tres comisiones permanentes y el pleno legislativo. ¿Quién se cree Pineda? ¿El acudiente de Benicio? ¿Acaso no hay que ser mayor de edad para ser diputado? Si es así, pronto tendremos que ir a pedir cuentas de los bates de Benicio a Pineda.

A RODAR. Mientras el diputado Bolota Salazar insiste en su irracional intento por imponer la invocación religiosa en cada sesión del pleno, también le corresponderá presidir una “comisión de investigación” para verificar las condiciones laborales de los trabajadores portuarios de la provincia de Colón. Y pensar que algunos creyeron que el disparate de la sesión inaugural del 1 de julio era solo un desliz…

VELO. El expresidente Juan Carlos Varela presentó ante la Contraloría su declaración jurada de bienes patrimoniales, en cumplimiento de la Ley de transparencia. Ahora falta que la divulgue.

BUENA SEÑAL. Para ser novatos y además la primera bancada independiente, los jóvenes diputados han causado revuelo nacional. No solo han puesto en su lugar de forma elegante a más de un diputado veterano, sino que, además, tras menos de un mes en sus curules, ya son objeto de campañas en redes sociales. Esto debería ser un nuevo récord Guiness para la política criolla. Cómo se nota que están incomodando a más de uno con sus intervenciones.

OJO CON EL PAN. Por los lados de la Asamblea hay muchos diputados felices debido al nombramiento de Israel Rodríguez en la Dirección de Asistencia Social (DAS) de la Presidencia. ¿La razón? Rodríguez hizo muchos amigos en ese mismo puesto como jefe del entonces Fondo de Inversión Social (FIS) en los tiempos de Martín Torrijos. Como dicen, la historia se repite en espiral.

PUERTA CERRADA. Menos mal que el presidente del Legislativo se comprometió en su discurso de inauguración a abrir las puertas de la Asamblea y a ser más transparente, porque ya no se puede ni acceder a los despachos de los diputados. Ojalá que este sea uno de esos casos en los que los ratones hacen fiesta cuando el gato no está.

Edición Impresa