Tal Cual

IRONÍAS. Dice el Ministerio de Seguridad que envió de vacaciones a los funcionarios de la DIJ que prestaban servicios en el Ministerio Público, porque tenían cinco años sin tomar vacaciones y estas son un derecho consagrado en el Código Administrativo. Ya que la institución está tan diligente haciendo cumplir la ley, debería hacer lo mismo con el nuevo director de la Policía, Jorge Miranda, que tiene 14 meses de vacaciones acumuladas, es decir, 14 años sin tomar descanso. A liderar con el ejemplo, ¿no?

MÁS IRONÍAS. Y, hablando del comisionado Miranda, según informes administrativos de la propia institución dePolicía, este oficial estaría jubilándose en octubre de 2020. ¿A qué será lo que está jugando esta gente?

OTRO MÁS. Y que no se nos olvide el subdirector de la Policía, Alexis Muñoz, que tiene 17 años sin tomar vacaciones... Qué manera la del Ministerio de Seguridad de tapar el sol con un dedo.

DESPEJANDO DUDAS. Pero la cerecita en el pastel la pusieron con el nuevo director de la DIJ, Manuel Castillo, quien estaba cumpliendo unas largas vacaciones que le fueron suspendidas para encargarlo de tan importante asignación. Por lo visto, no hay mucho talento por esos lares.

PINCHAZOS. Esta semana, se escucharán los testimonios de los testigos de los querellantes. Según uno de ellos, citarán, entre otros, al exdirector del Consejo de Seguridad y al expresidente de la República. Al parecer, este show tiene capítulos para rato.

¡FLAGRANTE!. La impunidad que reina en el legislativo tiene un nuevo ganador. Se trata del diputado de Cambio Democrático Edwin Zúñiga. La corte decidió cerrar la investigación en su contra por el asunto de las planillas. La razón: falta de prueba idónea. ¡Y que siga el fiesto!

DESCARO. Hay gente que no aprende. Benicio Robinson, el presidente de la Fedebeis, felicitó por Twitter a Mariano Rivera por su inducción al Salón de la Fama. La respuesta no vino del astro del béisbol panameño, sino de todos los que se acuerdan de los bates invisibles del diputado. Menos mal que Mariano no es de esos niños a los que el diputado les prometió implementos deportivos. De haber sido así, ayer habría sido un domingo cualquiera.

UNO MÁS. A la ceremonia en Cooperstown, como estaba previsto, asistió el presidente Nito Cortizo. Aunque fue ubicado en las primeras filas, cerca del escenario donde estaba Mariano, lugar reservado para los familiares de los homenajeados, el gobernante estuvo sentado entre el público, como debe ser. Los protagonistas eran los peloteros, no los políticos. Pero le agradecemos que en su delegación no haya estado su flamante copartidario, el señor Robinson.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL