Tal Cual

PACIENCIA. Ayer, un curioso, aparentemente con poco oficio, se topó con la periodista Flor Mizrachi en una cafetería mientras entrevistaba al exjefe del Consejo de Seguridad. Le tomó fotos y hasta las subió en redes. Por lo visto, el personaje se moría por saber de qué hablaban, pero tendrá que esperar el Knockout de este domingo para poder saberlo. ¡Ni modo!

EN LA YAYA. A este curioso, que además es de los abogados del exreo de El Renacer, se le olvida que cuando la periodista lo citó para entrevistarlo para el Knockout lo hizo en la misma cafetería, pero en otra sucursal. Queda probado que cada quién ve lo que quiere ver. ¿A qué le temen?

BUENOS PARA NADA. El diputado Gonzalo González, del Panameñista, que al parecer no tiene la menor idea de las necesidades del país, presentó un anteproyecto de ley para modificar la Orden Justo Arosemena, a fin de que se otorgue en tres grados: comendador, oficial y gran cruz. No se preocupe por la última, porque ya todos los panameños estamos castigados, perdón, condecorados. Ustedes son nuestra gran cruz.

EXPLOSIVA. La procuradora habló ayer con medios televisivos. Para los que le tienen ganas a su cargo y quieren destituirla, les propuso una fórmula para hacerlo sin afectar los intereses del Estado. Qué ironía, hasta eso tendrán que agradecerle.

ALIANZA CD-PRD. Y justamente eso es lo que pidió el abogado Kevin Moncada en una denuncia contra la procuradora. Pero detrás de él estaba susurrándole al oído el mismo abogado de Martinelli que le tomaba fotos a Mizrachi. Son tan básicos que ni disimular saben.

IMPUNIDAD. Se supo que el Ministerio Público pidió a principios de este mes una audiencia de imputación para varios investigados en el caso de las planillas de la Asamblea. Entre esos está el expresidente de ese órgano del Estado Rubén de León. El exdiputado tomará posesión en el Parlacen en octubre, pero si no hay audiencia antes, el caso pasará a la Corte sin ser imputado. Y, claro, ya sabemos que cuando de “honorables” se trata, la Corte es un hoyo negro.

¿EQUIVOCACIÓN? El presidente de la Corte, Hernán De León, inauguró ayer un seminario de ética judicial. ¿Cómo así? ¿No que hay que tener ética para hablar de ética? ¿No se habrán confundido en Relaciones Públicas y en vez de seminario, De León protagoniza una comedia sobre ética?

SOS. El presidente tiene unos cuantos días fuera del país y ya la Asamblea gobierna a sus anchas. Han aprovechado su ausencia para promover el aumento del gravamen a las remesas, una ley de cielo abierto y hasta un motín en los puertos del Atlántico. Con copartidarios como estos, ¿quién necesita a Nito?

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL