Tal Cual

LA ÑAPA. Carlos Motta fracasó en su intento de reelegirse como diputado, pero desconocíamos que antes de irse logró que la Asamblea le pagara por acudir al VIII Congreso Internacional sobre Banano, del 27 al 31 de mayo, en Miami. Por esta gracia, el Legislativo desembolsó mil 569 dólares en pasaje aéreo (que equivale a tarifa en clase ejecutiva) y $3 mil más en viáticos. Motta –que ahora es director nacional del Banano en el MIDA– ganaba $7 mil al mes como diputado, pero esta gente le dio plata hasta para la empanada. ¿A cuántos en la Asamblea les habría interesado ese evento si lo hubiesen celebrado en Changuinola...?

EXABRUPTO. El magnate de los supermercados habló para quejarse de la prohibición de bolsas plásticas en establecimientos comerciales, porque –según él– “molestan al público y no ayudan al ambiente”. El exabrupto fue prontamente rechazado hasta por sus seguidores, incluyendo a su esposa y garante. Lo penoso es que le echó la culpa al “subnormal”, desconociendo que la ley fue propuesta por Samir Gozaine (PRD) y aprobada por insistencia por la Asamblea ante el veto parcial de Juan Carlos Varela. Si tanto extraña las bolsas plásticas, que se sume a una limpieza de playa y se las lleve para su casa. ¿Las quiere con o sin el logo del 99?

TENDENCIA. Ayer, en Twitter, se convirtió en tema de tendencia la frase “#BenicioRenuncia”. No queda claro si este emplazamiento aplica a la curul, a la Comisión de Presupuesto, a la Fedebeis y/o al CEN del PRD. Se han dado cuenta de que Benicio está en todas partes, menos donde debería: en un juzgado.

LÁGRIMAS. El viceministro de Economía, David Saied, casi pone a llorar a todo el país ayer cuando dijo que el presidente Cortizo había dormido – en su reciente visita a Nueva York– en una habitación de hotel de $300 la noche, mientras sus antecesores dormían en costosas suites. Si lo que quería transmitir era que el gobernante hace lo suyo para ahorrar, a muchos nos gustaría que nos informara por qué no se fue en una aerolínea comercial, en vez de movilizarse en el avión presidencial, que eso sí cuesta.

¿SE ACABA EL NEGOCIO? El diputado Miguel Fanovich presentó un anteproyecto de ley que teóricamente acabaría con el negocio de las notarías, un anhelado botín político que provee de fondos por debajo de la mesa a funcionarios que no les alcanza lo que ganan, así que a estos se les otorga una notaría en la que nombran a un secuaz que les da gran parte de las ganancias que genera. El proyecto propone que el Estado les pague a los notarios un salario fijo, pero que el 100% de los ingresos pase al Tesoro Nacional. ¿Será que Fanovich se peleó con alguien del GobierNito?

Edición Impresa