Tal Cual

EN LA LOCURA. Todo parece indicar que estamos por presenciar un rifirrafe político en Cambio Democrático. Ayer, José Raúl Mulino dijo en Infoanálisis que en la campaña para elegir la junta directiva de dicho partido, tras la cual fue electo Rómulo Roux como presidente, corrió plata de la planilla 172 de la Asamblea Nacional. Si esto es así, alguien debería investigar y Roux, al menos, comentar.

MARCADOR. Hablando del partido de los locos, Mulino también dijo que Roux era un accidente político. Tal parece que las cosas van 2 Mulino; 0 Roux

CUALQUIER PARECIDO... El ministro de Seguridad, Rolando Mirones, presentó ayer ante la Asamblea el proyecto que unifica el 911 con otros sistemas de emergencia. En su intervención dijo cosas muy ciertas, como que el sistema permite la liberación por parte del órgano Judicial de personas evidentemente culpables y peligrosas. Sabias palabras, señor Ministro.

SÍ O NO. Los ediles tuvieron un miércoles ajetreado, después del regaño que recibieron. La comisión de Vivienda dio luz verde al King’s College para continuar con su proyecto de construcción en Clayton. Cada día cuesta entender más a estos políticos. Primero, suspenden la construcción y, luego, avalan su reactivación. Lo cierto es que hoy arde Clayton.

‘MISSING IN ACTION’. Ayer se realizó el Foro de Inversionistas que organiza la Bolsa de Valores de Panamá. Participó el jet set del sector financiero del país y uno de los invitados era el ministro Héctor Alexander, quien los dejó esperando y ni envió al vice. Malo, malo.

SOFOCO. Zulay Rodríguez pretende ahora que la Comisión de Infraestructura cite a Jorge Quijano, administrador del Canal hasta el 5 de septiembre. Y si Quijano no va, la diputada propone que sea conducido por agentes policiales. “Si el señor Quijano no quiere venir a la Asamblea y pretende burlarse, debe ser conducido por la Policía”. ¿Qué tal si el contralor Federico Humbert hubiese dicho eso de los diputados que no han brindado información de sus planillas?

COINCIDENCIA. En la Corte quedaron al menos tres amparos presentados por Ricardo Martinelli contra decisiones adoptadas en su momento por el magistrado Jerónimo Mejía, en función de juez de garantías. La defensa desistió de estos, cuando ya circulaban los respectivos proyectos de fallo negando dichos amparos. Se desconoce por qué desistió, pero cualquier mal pensado creería que alguien les avisó cuál era el resultado y que sería muy desafortunado que esa información se conociera la misma semana de la lectura del fallo absolutorio del Tribunal de Juicio. La casa paga y se ríe…

Edición Impresa