Tal Cual

CITA A CIEGAS. Hace unos días se vio al expresidente “no culpable” en las instalaciones del Banco Nacional de Panamá. Nada habría tenido de particular su visita a la institución de no haber sido porque la cita era con el gerente general de la institución y luego de las horas oficiales de atención al público. Piensa mal y acertarás, dicen por ahí.

ENQUISTADOS. El poder judicial es una presa muy suculenta y ya hay quienes afilan sus garras para enterrarlas aún más. Wilfredo Sáenz y Asunción Alonso, actuales suplentes de Harry Díaz y José Ayú Prado, presentaron sus documentos para aspirar a las vacantes en el pleno de la Corte. Sáenz fue el ponente del nefasto fallo que ordenó la suspensión de Ana Matilde Gómez como procuradora. Alonso, por su parte, apoyó el fallo que anuló todo lo actuado por la fiscalía que investigó las irregularidades en la compra de los radares italianos. Ojalá la comisión evaluadora tome nota y pondere debidamente estas virtudes.

DEFENSOR. Dimitri Flores salió en defensa del alcalde de Colón, Alex Lee, y sus gastos de representación. Flores justificó lo actuado, porque Lee está en un periodo “de error y ensayo”. Parece que los electores no se equivocaron cuando en la recta final sacaron a Flores de la carrera presidencial. Imagínense que se hubiera salido con cuentos como este cada vez que alguien pensara en llevarse parte del erario para su casa. Lo bueno de todo esto es que en el torneo electoral pasado nadie sabía quién era Flores. Ahora ya lo sabemos.

COPIÓN. El diputado presidente Marcos Castillero presentó una propuesta para reformar el reglamento interno de la Asamblea. Con esta, ya son seis. La de Castillero pareciera no aportar nada que no tengan las otras cinco. Tendría que haber aprovechado la oportunidad para introducir la obligatoriedad de facilitar las auditorías forenses de la Contraloría.

UNIENDO FUERZAS I. A quien casi linchan el martes pasado fue al secretario general del PRD, Pedro Miguel González. La refriega tuvo lugar en la sede del partido, donde unas 200 personas se reunieron exigiendo nombramientos en el gobierno, luego de que, según gritaban, habían conseguido los votos que llevaron a los del gobierno al poder. Como bien dicen, ni al rico debas ni al pobre prometas. Sabias palabras.

UNIENDO FUERZAS II. Cuando finalmente González atendió a los enfurecidos copartidarios, les pidió paciencia hasta el 30 de octubre para ser nombrados, tal como, según dijo, le había informado el presidente Cortizo. A lo que respondieron que solo había “plata” para contratar a los allegados a la cúpula del PRD. ¡Qué enredo!

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL