Tal Cual

EXILIO CIBERNÉTICO. Al diputado panameñista Luis Ernesto Carles lo eliminaron del grupo en WhatsApp de Juan Carlos Varela y su otrora Gabinete. ¿Quién será el administrador del chat? Sabemos que no es José Blandón, porque él no fue ministro y, por otro lado, jamás habría sacado a Carles de ahí. Con la velocidad que lo han expulsado, bien habría podido ser su exjefe… Ahora, lo realmente interesante sería conocer si lo han eliminado del grupo por lo que ya ha dicho, o por todo lo que sabe y aún no dice.

DETALLE. A propósito de Blandón, ha replicado que sí utilizó las banderas del partido Panameñista en su malograda campaña presidencial. Y como prueba de ello, divulgó algunas fotos de sus concentraciones proselitistas. Que ponga imágenes de las vallas y los afiches, a ver si salen tantas banderitas moradas.

TIRRIA. La cadena Forever 21 se declaró en quiebra en una corte de Delaware, mientras afronta un proceso de reestructuración y su salida del mercado asiático y europeo. En medio de esta vorágine comercial, Ricardo Martinelli se pregunta si el “efecto Varela” sería el causante de semejante descalabro. ¿Qué será lo próximo? ¿Culparlo de la lluvia o de la migración de aves?

CITACIÓN. Samira Gozaine acudirá finalmente a la Asamblea el próximo 7 de octubre para responder las preguntas formuladas por la Comisión de la Mujer, la Niñez y la Familia sobre la trata de personas. Sucede que desde el 13 de agosto pasado, el Ministerio de Seguridad declaró de carácter “confidencial” la información que, sobre este tema, reposa en los expedientes administrativos. No se extrañen si ven a Zulay Rodríguez reescribiendo el cuestionario.

PESADILLA. Martín Torrijos –con casa en las áreas revertidas– celebró en Twitter la entrada en vigencia de los tratados del Canal, que ayer cumplieron 40 años. Dijo que con la recuperación de la soberanía también recuperamos nuestra “capacidad de soñar en el Panamá capaz de alcanzar nuevas metas…”. En efecto, seguimos soñando, porque gracias a los políticos como él, la justicia, la institucionalidad, la transparencia y la honestidad de los gobiernos siguen siendo aún una lejana quimera.

RECHIFLA. Ayer, en el Consejo de Gabinete en Colón, el público presente no tuvo reparo en dedicar un sonoro abucheo al alcalde Alex Lee. Después de conocer sus intenciones de subirse el sueldo a $14 mil, se merece eso y más. Su amigo, el diputado Bolota Salazar, mucho más comedido, mostró un comportamiento muy diferente al que nos tiene acostumbrados cada vez que interviene en el pleno. Al menos así se ahorró la silbatina de las gradas.

Edición Impresa