Tal Cual

MANDAMÁS. Ayer, lunes, la jornada de discusión de las reformas constitucionales se caracterizó por extensas reuniones a puertas cerradas. Resulta que la bancada del PRD, según dicen, estuvo reunida con el secretario general del partido, Pedro Miguel González, quien habría llamado a capítulo a varios de los diputados, precisamente por este tema. Mientras, el presidente del colectivo brillaba por su ausencia. Tal parece que la bola pica y se extiende.

ROLES Algunas diputadas del PRD han tenido un inesperado papel protagónico en su bancada a la hora de negociar diversos puntos de las reformas constitucionales. Se trata de Cenobia Vargas y Kayra Harding, mientras que Zulay Rodríguez ... bueno ya todos sabemos lo que es.

PÓLVORA EN GALLINAZO... Ayer había varios indignados porque la sesión para discutir las propuestas para las reformas constitucionales había sido citada para las 10:30 a.m. y ocho horas después aún no había comenzado. Entre estos, el diputado Chello Gálvez, quien aseguró que algunos de su partido, que no representan la facción a la que él pertenece, se reunían a puerta cerrada con los del PRD. Por lo visto, el grupito leal a Ricardo Martinelli no está en la papa.

CELOS Otro de los indignados por los lados de Cambio Democrático es Ronny Araúz, jefe de la bancada, quien ya le ha reclamado a su copartidaria Yanibel Ábrego por estar negociando con otros diputados en el tema de las reformas. Tal parece que a la diputada se le olvida que este rol le corresponde a Araúz y que ya ella no es la presidenta de la Asamblea. Si hay dolor, que no se note.

HASTA CUÁNDO. Se conoció que en el caso de las indemnizaciones pagadas a los dueños de buses diablos rojos, la Fiscalía Anticorrupción de Descarga ha ordenado medidas cautelares a exfuncionarios de la ATTT. También ordenó la detención preventiva para aquellos que están prófugos y que no han atendido el proceso. Ya es hora de que le cobren las cuentas pendientes a esos que creen que juegan vivo.

EL RESUCITADO. El exmagistrado y exconvicto Alejandro Moncada Luna salió a decir en una entrevista en la emisora de su exboss que fue presionado y obligado a firmar un acuerdo de pena, porque iban a meter presa a su esposa y un hijo. El cuento de la presión ya está tan gastado, y en boca de él, solo levanta dudas y hasta mueve a la hilaridad, pues no hay duda de que el caso fue perfectamente probado. Pero si ahora no está contento con el acuerdo, puede solicitar un nuevo juicio. Seguro que Pedro Miguel estará más que dispuesto a escucharlo y hacerle caso.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL