La Marea Roja se quedó sin gritos de aliento

Las palabras del jugador panameño Luis Pito Rodríguez fueron de recriminación, más que de desazón por la derrota ante la selección de Costa Rica.

La queja de Rodríguez, sustituido en el segundo tiempo por Julio César Dely Valdés, fue la falta de actividad de la "marea roja", después del primer gol que anotaron los ticos.

"Era como si estuviéramos jugando en Costa Rica", destacó el mediocampista panameño, en referencia al grito "olé... olé", que hacía la barra tica en cada toque del balón.

Testigos de la noche sabatina en el estadio Rommel Fernández dijeron que el ambiente cambió súbitamente de una fiesta roja a una azul y blanco. "Después del segundo gol, no teníamos ganas ni de saltar ni de nada, el equipo se vino abajo y con eso, también la barra", comentó Julián Contreras, un joven de San Joaquín, que vio el encuentro en la grada popular.

Informes policiales revelaron que no se produjeron incidentes mayores en la salida del estadio, salvo algunas riñas que fueron controladas. La tristeza lo llenó todo.

Relacionado: Ticos dejaron goles y dinero

Edición Impresa