LA PÁGINA DEL CIUDADANO El estigma del ex presidiario

Buscar empleo se vuelve un nuevo trauma social para las personas que terminan una condena.

Hay mucha oposición al restablecimiento del récord policivo como requisito para conseguir una plaza.

ENTRENAMIENTO. Los reclusos aprenden diferentes trabajos mientras están en prisión. ENTRENAMIENTO. Los reclusos aprenden diferentes trabajos mientras están en prisión.
ENTRENAMIENTO. Los reclusos aprenden diferentes trabajos mientras están en prisión.

Desde hace cinco años el ciudadano anónimo no logra conseguir un trabajo formal. La razón: su vida quedó marcada tras cumplir una pena de cuatro años por robo.

El ciudadano prefiere no contar esa parte de la historia, y mira hacia el futuro, que al parecer es incierto.

Cuenta que varios días después de saborear nuevamente la libertad, decidió iniciar su vida desde cero. Por ello, emprendió un largo vía crucis que aún no termina: buscar un empleo.

No quería ser un estorbo para su familia y por ello salió a tocar puertas. Visitó varias empresas privadas, pero cada vez que le pedían su historial policivo su sueño de estar en una buena empresa estallaba en pedazos.

Pisó lindos edificios en el área bancaria, hoteles, oficinas, restaurantes, casi de todo, y nada. "Lo sentimos pero no podemos contratarlo", le decían sin remordimiento.

Lo más tedioso, dice, era formar una larga fila –cada 90 días– en la ventanilla de la Policía Técnica Judicial (PTJ) de Ancón para que le entregarán un papel que le hacía recordar su error. Además, le destruía por completo sus aspiraciones.

En ese entonces –a finales de 2001– la Asamblea de diputados discutía un proyecto de ley que regulaba la expedición del récord policivo. "Será un alivio", se dijo.

Después de tanta discusión, los legisladores –ahora diputados– aprobaron una ley que establecía que solo se expedirían estos historiales a las autoridades competentes que así lo requirieran para casos de investigación y no de manera personal.

A pesar de que se prohibió presentar el récord penal, no logró que lo contrataran.

Pese a ello, no se rindió y volvió a recorrer todo Panamá en busca de una plaza de trabajo. Pidió dinero prestado a los vecinos para poder pagar el pasaje de los buses. Aparte de buscar trabajo en las empresas y negocios de los principales centros industriales, también acudió a talleres pequeños (chapistería, mecánica, soldadura, tornería). Gastó mucho dinero en la compra de periódicos para hojear los clasificados, pero nada. Hasta se pasó por la iglesia de San Judas Tadeo (el santo de las causas difíciles) para que se le hiciera el milagro de un trabajo. Tenía esperanzas porque en el penal siempre guardó buena conducta, con miras a lograr una verdadera resocialización.

Pero todas las puertas se le cerraban prácticamente frente a sus narices. Lo que es peor, muchas veces personas que lo conocían daban malas referencias de él y le negaban el derecho a insertarse nuevamente en la sociedad.

Incluso, buscó ayuda en una empresa de colocación de empleos, pero no tuvo éxito. Su currículum seguía manchado.

"Al llegar, te revisan la hoja de vida que presentas... luego dices con sinceridad lo que te sucedió y te rechazan", cuenta con voz triste y desesperada.

Dice que la gente no cree en que las personas se arrepienten. Durante los cuatro años que estuvo tras las rejas, trató de imaginarse una vida mejor cuando saliera.

Ahora, con 43 años sobre sus hombros y estudios a medias, el ciudadano solo hace camarones. En su vida de joven trabajó en varios lugares, aunque no permanente, pero sí le descontaban seguro, sostiene. "Tuve que hablar con amigos para que me dieran chance de trabajar como ayudante en pequeños trabajos de construcción", añadió.

"Creo que no deben fijarse en lo que fuiste, sino en el trabajo que haces, tus cualidades y tu empeño", agrega.

Ahora está más preocupado que antes. En la Asamblea se discute un proyecto que restablece el historial policivo. Pero, aún le queda un suspiro.

Los diputados suspendieron el debate de la propuesta. La discusión entre los diputados se centra en si la presentación del récord frenaría la criminalidad en el país.

Pero el ex convicto tiene su propia tesis: "La mayoría de los que cometen crímenes son menores de edad. A ellos pareciera que no les interesara su futuro, pero sí afectan el de los que queremos rectificar nuestro error".

Esto le ocurre a todos los que salen de la cárcel y buscan rehacer sus errores, agrega.

Reintegrarse a la sociedad se le ha convertido todo un reto. De vez en cuando lo contratan para pintar el muro de un edificio.

En ocasiones, sus amigos lo llaman para que les dé una mano en la construcción de una casa, de una cerca o de un muro. "Hay que hacerlo para sobrevivir", comenta.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Sociedad Empieza demolición de la cárcel pública de David

Las autoridades dijeron que tenían identificados a los autores del siniestro.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel Q.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

CEREMONIA CNCO: 'Todo está pasando muy rápido'

El quinteto había tomado un receso ante los sismos en México y el huracán María en Puerto Rico, por respeto a las víctimas. El quinteto había tomado un receso ante los sismos en México y el huracán María en Puerto Rico, por respeto a las víctimas.
El quinteto había tomado un receso ante los sismos en México y el huracán María en Puerto Rico, por respeto a las víctimas. AP

CNCO se prepara para competir el jueves por cuatro Latin American Music Awards, mientras acompaña a Pitbull y Enrique Iglesias ...

Sociedad Varios sectores de Panamá este, sin agua este martes

En uno de los frentes en que trabaja el Idaan es en crear conciencia sobre la importancia de tener un medidor, lo que ayudará a determinar mejor el consumo. Hacer buen uso del líquido es un llamado constante. En uno de los frentes en que trabaja el Idaan es en crear conciencia sobre la importancia de tener un medidor, lo que ayudará a determinar mejor el consumo. Hacer buen uso del líquido es un llamado constante.
En uno de los frentes en que trabaja el Idaan es en crear conciencia sobre la importancia de tener un medidor, lo que ayudará a determinar mejor el consumo. Hacer buen uso del líquido es un llamado constante. LA PRENSA/Jazmín Saldaña

Este martes 24 de octubre, en un horario de 9:00 a.m. a 1:00 p.m., se realizarán trabajos de reparación en una línea de cuatro ...

Videos Estados Unidos suspende restricciones a los diarios 'La Estrella' y 'El Siglo'

Estados Unidos suspende restricciones a los diarios 'La Estrella' y 'El Siglo' Estados Unidos suspende restricciones a los diarios 'La Estrella' y 'El Siglo' Vídeo
Estados Unidos suspende restricciones a los diarios 'La Estrella' y 'El Siglo'

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos levantó las restricciones al Grupo Editorial El Siglo La Estrella (GESE), a fin ...