Pobreza, desigualdad y paternalismo

ASIMETRÍAS.Panamá es un país de gran desigualdad en el ingreso y las oportunidades, por lo que presupone que todo proceso de crecimiento económico que no esté acompañado de mecanismos que propicien la equidad llevará a profundizar esta asimetría. Por ello, la política social debe estar al mismo nivel de importancia que la política económica. En el año de gobierno transcurrido, esto no ha ocurrido así.No hay un avance claro y definido en una política social que además de tener peso, sea incluyente, equitativa y participativa superando el asistencialismo y el paternalismo.Para superar esta realidad, hay que elevar la importancia y calidad de la política social si es que de verdad se quiere una "patria nueva", para así responder a las demandas y aspiraciones de los ciudadanos y las ciudadanas. Se necesita una especie de "opción preferencial por los pobres" pero con los pobres, no sin ellos y menos contra ellos.Se necesita un proyecto nacional concertado inspirado en la Visión 2020 que incluya una reforma política democrática, la descentralización, una política contra la corrupción y un modelo de desarrollo humano sostenible.

El autor es sociólogo

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL