Vestirse de pollera

Temas:

Los alrededores de la iglesia de santa Librada se llenaron de gente. Entre todos, una mujer vestida con pollera blanca de gala y otra con un traje inspirado en el vestido típico. Los alrededores de la iglesia de santa Librada se llenaron de gente. Entre todos, una mujer vestida con pollera blanca de gala y otra con un traje inspirado en el vestido típico.

Los alrededores de la iglesia de santa Librada se llenaron de gente. Entre todos, una mujer vestida con pollera blanca de gala y otra con un traje inspirado en el vestido típico.

1465167 1465167

1465167

Es un proceso largo, incómodo, por ratos doloroso.

Hay que ponerse la camisa y las enaguas. Hay que sentarse, ponerle color al rostro, hacerse moños. Luego vienen los pinchazos de los tembleques, de las peinetas y el peinetón.

Los cuentos de las abuelas refieren cómo, para aguantar toda la parafernalia de la cabeza, las empolleradas de antaño se untaban caraña hedionda en las sienes y se ponían encima unos parches o “dolores”.

El ritual continúa con las prendas: la chata, el cabestrillo, la bruja abierta, el rosario, la salomónica, la solitaria y la guachapalí.

Los que saben dicen que no hay que llenarse el cuello de cadenas, pero nunca deben ser menos de siete. Finalmente, los zarcillos, la gargantilla o el tapahueso.

Vestirse de pollera toma tiempo y duele, es muy cierto, pero ¡qué satisfacción! Porque los tembleques blancos resplandecen y los pimpollos explotan de color. Porque el pollerón se mueve a su aire y, al sonido del tambor, las babuchas casi que bailan solas.

Porque no hay como la saloma y el grito del hombre vestido con camisilla o con cotona, como el sonido fuerte de las cutarras que zapatean.

El domingo pasado, como cada año, Las Tablas se inundó de polleras de gala, de zarazas y de sombreros de junco y pintados. Mujeres y niñas vistieron con alegría las diferentes versiones del traje típico –pese al dolor y a la incomodidad– y los varones las acompañaron al ritmo de la cumbia, el punto y el tamborito.

Las Tablas fue, con su Desfile de las Mil Polleras, el lugar de encuentro de las tradiciones. Hubo tantas y tantas empolleradas que las calles se quedaron estrechas, porque ahora se juntan mucho más de mil.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Destacados

Lo último en La Prensa

para combatir escasez Presidente Trump autoriza convocar a más pilotos militares retirados

Mandatario estadounidense, Donald Trump. Mandatario estadounidense, Donald Trump.
Mandatario estadounidense, Donald Trump. AFP/Brendan Smialowski

El presidente Donald Trump firmó el viernes una orden ejecutiva que facilitará a la Fuerza Aérea enfrentar lo que el Pentágono ...

COMICIOS DE GOBERNADORES Maduro advierte con repetir elecciones en estados donde ganó oposición

El presidente de Venezuela Nicolás Maduro. El presidente de Venezuela Nicolás Maduro.
El presidente de Venezuela Nicolás Maduro. AFP/Archivo

El presidente venezolano Nicolás Maduro amenazó este viernes 20 de octubre con inhabilitar a los gobernadores electos de la ...

Hace convocatoria Sampaoli: La presión afecta a Argentina

Jorge Sampaoli asumió las riendas del equipo argentino en el último tramo de la eliminatoria. Jorge Sampaoli asumió las riendas del equipo argentino en el último tramo de la eliminatoria.
Jorge Sampaoli asumió las riendas del equipo argentino en el último tramo de la eliminatoria. AP

La presión por ganar que encara la selección de Argentina cada vez que sale a la cancha “termina atentando contra el talento y ...