ESPIONAJE

La empresa israelí demandada por WhatsApp está vinculada a los pinchazos en Panamá

La empresa israelí demandada por WhatsApp está vinculada a los pinchazos en Panamá
WhatsApp dijo que ha notificado a los reguladores europeos de privacidad de datos.

NSO Group, la empresa israelí demandada por WhatsApp por supuesto espionaje, tiene un controversial pasado en Panamá. Se trata de la misma compañía que vendió el software Pegasus con el que presuntamente se espiaron las comunicaciones de al menos 150 personas entre 2012 y 2014.

La tecnología que suministró NSO Group al gobierno de la época, tenía la capacidad de recopilar información sensitiva depositada en teléfonos celulares. Además podía penetrar en computadoras y recogía conversaciones, fotos y el tráfico en internet.

En el juicio que se le siguió al expresidente Ricardo Martinelli por supuestamente interceptar comunicaciones a través del Consejo de Seguridad Nacional (CSN), quien fue declarado no culpable el pasado 9 de agosto, se contaron algunos detalles de la trama la operación para adquirir el software. 

El fiscal Ricaurte González reveló que entre la negociación entre NSO Group y el CSN figuraba la instalación del sistema Pegasus y el entrenamiento al personal que lo usaría.

Pagasus habría sido la segunda tecnología usada para espiar comunicaciones. De acuerdo al Ministerio Público, también se compró un programa de espionaje a MLM Protection, otra empresa de Israel. 

WhatsApp acusa a NSO Group de estar detrás de un ataque informático que ayudó a varios gobiernos, incluido el de México, a espiar a activistas y periodistas. Información de la agencia de noticias AFP da cuenta que el servicio de mensajería había anunciado en mayo el descubrimiento de un software malicioso de espionaje que se infiltraba en los smartphones a través de una vulnerabilidad de la aplicación. "Tras meses de investigación, podemos decir quién estuvo detrás de este ataque", dijo Will Cathcart, jefe de WhatsApp, en una columna de opinión publicada en el diario The Washington Post", informó la agencia. 

En la demanda, WhatsApp alega que los atacantes, mediante un proceso de ingeniería inversa de WhatsApp, desarrollaron un programa que permite simular tráfico de red legítimo para transmitir el código malicioso que se instala en los aparatos y habilita el espionaje.

También hacen referencia a Pegasus, el software con que se habría espiado en Panamá. Lo describen como su producto más conocido, "una herramienta altamente invasiva que −según se ha informado− puede acceder a datos almacenados en un teléfono celular ajeno, y también encender remotamente la cámara y el micrófono".

En agosto de 2018, una investigación de The New York Times, dio a conocer que Pegasus habría sido usado por los Emiratos Árabes Unidos para espiar al emir de Catar y a un príncipe saudí. Esa misma publicación hizo referencia a Panamá. "El gobierno de Panamá también compró el programa de espionaje y el presidente de entonces lo usó para espiar a sus críticos y rivales políticos, según documentos judiciales de un caso en el país", escribió el principal periódico de Estados Unidos. 

En Panamá, el Tribunal de Juicio que juzgó a Martinelli consideró entre otras, que el Ministerio Público no probó que la interceptación de las comunicaciones que se realizaron desde el CSN no contaban con la debida autorización de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia. Es decir, no se probó -según los jueces- que los espionajes eran ilegales.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL