REFLEXIONES

‘Nuestra meta, cero feminicidios’: Isabel de Saint Malo

Temas:

De acuerdo con la vicepresidenta y canciller, la primera tarea es comprometerse con la agenda de igualdad de género. De acuerdo con la vicepresidenta y canciller, la primera tarea es comprometerse con la agenda de igualdad de género.
De acuerdo con la vicepresidenta y canciller, la primera tarea es comprometerse con la agenda de igualdad de género. Arcihvo

En el Día Internacional de la Mujer, la vicepresidenta y canciller de la República, Isabel De Saint Malo de Alvarado, habla del rol de la mujer en Panamá en los espacios públicos y privados.

Estamos a casi 50 días de las elecciones generales y la oferta electoral está dominada por hombres. Los partidos les fallaron a las mujeres en sus postulaciones.  ¿Cuál es su opinión de este escenario?

Creo que perdimos la oportunidad de enriquecer el diálogo y la gestión política con el aporte de mujeres, no porque sean mejores que los hombres, sino porque tenemos visiones distintas y complementarias de las cuales el país se puede beneficiar.

Sigue siendo un reto el ajustar nuestra cultura y estructuras para promover el liderazgo de las mujeres y fortalecer así la gobernabilidad democrática, pero creo que estamos en la dirección correcta. Ya el país cuenta con políticas públicas encaminadas a romper estas estructuras, además de iniciativas en marcha para incrementar la participación femenina en posiciones de liderazgo y promover la igualdad de remuneración, tanto en el sector público como el privado.

Sin embargo, debemos hacer del escenario político uno más seguro, en el que las personas sean valoradas por su trayectoria, para que el entorno sea más atractivo, no solo para las mujeres sino para personas que quieren aportar al país pero no se atreven por no querer formar parte de ese ambiente descalificativo.

¿Cuáles son los principales obstáculos que ha encontrado usted en el ejercicio de su cargo, precisamente por ser mujer?

Debo decir que los retos han sido por la naturaleza del cargo y las responsabilidades, más que por ser mujer.

Pero sí es cierto que los cargos públicos conllevan una alta exposición, no solo para quien lo ejerce sino para sus familias. Esta exposición incluye riesgos y retos que las mujeres están menos dispuestas a asumir por nuestra naturaleza de buscar proteger a nuestras familias. Las mujeres reflexionamos un poco más antes de exponer a nuestros seres queridos ante ese escenario.

¿Cuál considera que son las principales prioridades del país para la promoción de los derechos de la mujer y la igualdad de género?

La problemática está ya en el radar y ese era el primer reto, pero debemos avanzar más rápido en esta agenda de igualdad. Ahora queda dar continuidad, ampliar y fortalecer iniciativas para asegurar que alcancemos la igualdad salarial y la participación de más mujeres en puestos de liderazgo.

No podemos decir que alcanzamos un desarrollo pleno si toda la población no es parte de ello. Las mujeres continúan sobrerrepresentadas en los sectores que cuentan con las remuneraciones más bajas, lo cual limita fuertemente su autonomía económica y sus derechos.

Tenemos el reto de generar conciencia de la importancia de las responsabilidades compartidas en el hogar como lo han hecho en países como Noruega o Suecia. Mientras los hombres no se involucren más en tareas del hogar, estas responsabilidades seguirán recayendo sobre las mujeres. De la misma manera, sector privado y público tenemos la tarea de facilitar a las familias esta responsabilidad con una red funcional para el cuidado de hijos y adultos mayores, por ejemplo, además de abrir espacios para que las mujeres puedan optar, con base en sus méritos, a puestos de liderazgo.

¿Desde su despacho qué ha hecho al respecto?

Hemos liderado iniciativas para reducir las brechas de género, con la estrecha colaboración de instituciones públicas, organismos internacionales y el sector privado.

Solo por mencionar algunas, Panamá fue el primer país en toda América Latina y el Caribe en adherirse a la Coalición Global de Igualdad Salarial, mejor conocida como EPIC, que busca entablar alianzas nacionales, regionales y globales para alcanzar el ODS sobre igualdad de remuneración para el logro de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Además del Pacto Regional por la Autonomía de la Mujer, para fomentar la integración de la perspectiva de género de manera transversal en acciones dirigidas al cumplimiento de la Agenda 2030.

Creamos el Consejo Nacional por la Paridad de Género para dar respaldo legal a todas las iniciativas de paridad que sector público y privado estamos implementando la hoja de ruta establecida.

Avance el proyecto del Sello de Igualdad para Empresas, que busca garantizar que las condiciones laborales sean equitativas entre hombres y mujeres dentro de las compañías.

En materia normativa, Panamá cuenta con la Ley 56 de 2017 que establece la participación del 30% de mujeres como mínimo en las juntas directivas estatales y mixtas, incluido los sectores de la banca, seguros y valores.

¿Cuáles son las principales tareas que le quedan al próximo gobierno en la lucha por el empoderamiento femenino?

La primera tarea es comprometerse con la agenda de igualdad de género. Panamá cuenta con el apoyo y confianza de las organizaciones internacionales, el entusiasmo y participación de muchísimas empresas y líderes con un gran compromiso en reducir esta brecha de género y crear más oportunidades para las mujeres.

Entre otros, un próximo gobierno deberá velar por la implementación de la ley 56, que establece la participación mínima del 30% de las mujeres en las juntas directivas estatales y mixtas, trabajando de la mano con la banca, seguros y valores. Igualmente, asegurar la ejecución de las hojas de ruta concretadas para el sello de igualdad, Iniciativa de Paridad de Género, entre otras.

Hay que continuar impulsando acciones, programas, políticas y prácticas que potencien el empoderamiento económico de la mujer y aceleren los esfuerzos para alcanzar el equilibrio de género.

Si queremos construir mejores sociedades y países, necesitamos que mujeres sean parte de la toma de decisiones, su perspectiva aporta y complementa a la masculina.

Panamá necesita a futuro un gabinete paritario, una Corte Suprema de Justicia paritaria, una Asamblea Nacional de Diputados paritaria y juntas directivas de empresas paritarias.

Con esto no estoy promoviendo ni apoyando que estos espacios sean ocupados por mujeres solo por su condición de ser mujer, pero estoy segura de que en Panamá hay mujeres profesionales con la misma o mayor capacidad, experiencia y formación para ocupar estos cargos.

El feminismo ha tomado impulso en los últimos años. ¿Se considera feminista?

Me considero una convencida en que la igualdad de oportunidades es necesaria para el desarrollo. Una convenida de que las mujeres tenemos mucho que aportar a la discusión y que empresas y gobiernos se enriquecen de una participación igualitaria de hombres y mujeres.

Está en la carrera para directiva de la Autoridad del Canal de Panamá, donde solo hay una mujer. ¿Qué le dice a los que cuestionan esta designación?

La designación me honra pero no solo como mujer, sino como profesional panameña. Yo respeto los procesos y corresponde a la Asamblea Nacional la ratificación, pero no es un secreto que considero que los espacios directivos en Panamá deben ser más equitativos y se nutrirían del aporte de mujeres profesionales.

Más allá de eso, como parte de los debates de los Acuerdos Panamá 2000, mejor conocido como Acuerdos de Coronado, por medio de los cuales se aprobó de manera unánime la ley que creó la Autoridad del Canal de Panamá, recuerdo el énfasis que pusimos en la importancia de la independencia de la junta directiva del Canal, concepto que promoví y apoyé entonces y con el que sigo de acuerdo hoy.

Lo que corresponde es valorar el potencial real de los aspirantes, su formación y experiencia, la capacidad de ejercer el cargo con la independencia que requiere, que no creo que se pierde tras haber ocupado un cargo público.

¿Considera que la critican por temas políticos o por ser mujer?

Evidentemente las críticas forman parte de una agenda política, y ello es parte de la gestión pública, tanto para los hombres como para las mujeres. Vine a trabajar, con los desafíos que el servicio público incluye.

Sin embargo, reitero que si queremos atraer a la política a personas capaces y con intereses reales de trabajar por el país, tenemos que sanear el ambiente actual. La política es noble si se entiende como el medio para uno de los trabajos más dignos que pueda existir, como el de trabajar en favor de las mayorías. Pero cuando la política se utiliza para agendas personales, mezquinas y distantes del bien común, entonces se alejan de la política quienes tienen buenas intenciones, sobre todo las mujeres que solemos inclinarnos más por la protección de nuestras familias.

¿Es Panamá un país machista?

En Panamá hay mucha desigualdad, incluida la de género, y mucha falta de conocimiento al respecto de la problemática.

Las estadísticas responden a la pregunta: en Panamá, aunque la mayoría de estudiantes son mujeres, el 76% de las mujeres panameñas trabajan en sectores de baja productividad y el 34% destina más tiempo al trabajo no remunerado. Hay muy poca participación de mujeres en puestos de toma de decisión, y además existe mucha desigualdad de remuneración entre hombres y mujeres en puestos de igual responsabilidad.

Creo que si nos damos la oportunidad podemos ver el valor de este complemento. Las mujeres tenemos cualidades que los hombres no tienen, y viceversa. Es la diversidad de perfiles y competencias lo que hace la igualdad realmente enriquecedora para el ámbito privado, público, familiar...

¿Qué hacer para que sea incluyente?

Hay que continuar rompiendo paradigmas a nivel familiar y social.

De la misma manera que los hombres necesitan apoyo de su hogar para lograr metas profesionales, también están en posición de apoyar a las mujeres para alcanzar las suyas.

Hay que integrar las acciones en pro de la igualdad por parte de todos los sectores de la sociedad. Si bien es cierto que muchos países cuentan con legislaciones que prohíben la discriminación, también hay que crear leyes que establezcan ambientes sanos y equitativos para el trabajo tanto de hombres como de mujeres.

¿Por qué cree que los feminicidios en Panamá no cesan?

Nuestra meta es cero feminicidios y estamos trabajando en esa dirección; se ha logrado un trabajo mucho más integral y con visión a largo plazo.

Hay un trabajo colaborativo que ha logrado más de 30 mil atenciones directas e indirectas; hay presencia en todo el país y cobertura de servicios mediante 14 Centros del Instituto Nacional de la Mujer (Cinamu), instalados en las 10 provincias y las comarcas indígenas Ngäbé Buglé y Emberá Wounaan. Esto último representa un modelo para la región centroamericana.

La Reglamentación de la Ley 82 de 2013 que tipifica el delito de feminicidio y la violencia contra las mujeres en el marco del Comité Nacional de Violencia en la Mujer, hoy Decreto 100 de 2017, ha sido un aporte significativo para reducir las cifras de feminicidio. Además, desde 2015 a la fecha, existe seguimiento a los hijos huérfanos, fortalecimiento en la capacidad de respuesta de los actores locales, y asistencia social y de justicia para las

mujeres.

Hay que continuar robusteciendo la institucionalidad del Estado a través del trabajo técnico de los centros, mejorar los niveles de prevención de la violencia contra las mujeres y ofrecer espacios interinstitucionales para gestionar acciones dirigidas a las autonomías físicas, económicas y política de las mujeres.

¿Qué piensa de las leyes contra el acoso callejero? ¿Es necesaria una en Panamá?

Todos debemos tomar conciencia de que el respeto hacia la dignidad de otros no es opcional, ni hombres ni mujeres, y que nuestras acciones tienen consecuencias en la integridad física y psicológica de otras personas.

Pienso que la clave para internalizar esta realidad está en la educación y la sensibilización de la sociedad, no necesariamente en leyes.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Si te lo perdiste

Caña de maíz Ganaderos reportan que se agota el alimento para el ganado

Hay zonas productoras, como las costeras de los distritos Guararé, Las Tablas y Pocrí donde  queda poca caña de maíz.
Alcibiades Cortez

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

POLÍTICA Chavismo convoca a marchas en respuesta a protestas de Guaidó en Venezuela

Nicolás Maduro (centro). Nicolás Maduro (centro).
Nicolás Maduro (centro). AFP

El oficialismo llamó este lunes a manifestaciones en Venezuela para los próximos 27 de abril y 1 de mayo, coincidiendo con ...

Videos ¿Qué debe hacer Panamá para ser un país desarrollado?

¿Qué debe hacer Panamá para ser un país desarrollado? ¿Qué debe hacer Panamá para ser un país desarrollado? Vídeo
¿Qué debe hacer Panamá para ser un país desarrollado?

El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, plantea la necesidad de mejorar la calidad de ...

MEDIO AMBIENTE Cazadores amenazan a lémures y bosques de Madagascar

Cazadores amenazan a lémures y bosques de Madagascar Cazadores amenazan a lémures y bosques de Madagascar Vídeo
Cazadores amenazan a lémures y bosques de Madagascar

El bosque de Vohibola, al este de Madagascar, está al borde de la deforestación. Un hotel financia una fuerza especial para ...