PATRIMONIO NATURAL Y CULTURAL DE UN PUEBLO EN LA ANTIGUA ZONA DEL CANAL

Entre historia y naturaleza

Entre historia y naturaleza
Entre historia y naturaleza

Gamboa, escenario histórico y silente testigo de los esfuerzos del hombre por dominar a la naturaleza a punta de ingeniería y tesón. Donde alguna vez las familias vivieron regidas por el silver roll, pero donde los mosquitos no discriminaban al transmitir la malaria.

A unos 27 kilómetros de la ciudad de Panamá, es un poblado tranquilo ­en la ribera norte del río Chagres­ que pertenece al municipio de Cristóbal, Colón, pese a su cercanía a la capital del país.

Si bien no hay facilidades para los visitantes acostumbrados a las tiendas y plazas de comidas, su verdor, calles sin tráfico y espacios amplios atraen a los amantes de la naturaleza, ciclistas, fanáticos del freesbee y familias. También es un destino ecoturístico. Cerca del pueblo se encuentran las instalaciones del Rainforest Discovery Center y el Gamboa Rainforest Resort.

La biodiversidad de los bosques aledaños, del Parque Nacional Soberanía y de la Isla de Barro Colorado (en el lago Gatún), ha atraído a los científicos por décadas.

El ornitólogo del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI), George Angehr, expresa que desde la década de 1960 muchos científicos han estudiado aves, plantas, insectos y otros animales en el Camino del Oleoducto, en Soberanía, donde se han reportado unas 400 especies de aves.

Edición Impresa