Radar Deportivo Radar Deportivo

05 ago La última canasta del olímpico panameño Davis Peralta

Viene de una familiares de baloncestistas.

Es el único panameño campeón anotador olímpico.

Temas:

Davis Peralta en su faceta de entrenador Davis Peralta en su faceta de entrenador
Davis Peralta en su faceta de entrenador Especial para La Prensa/Vielka Corro

En el Colegio Agustiniano Nuestra Señora del Buen Consejo de Chitré Davis Peralta Checa, conocido como Júnior Peralta, les enseña a jóvenes a jugar baloncesto, es el último trabajo del único panameño que ha sido campeón anotador en unos Juegos Olímpicos.

El canastero está radicado desde hace siete años en el pueblo coclesano de Natá, lejos de El Chorrillo que lo vio nacer un 15 de junio de 1948 y donde realizó sus primeros encestes de una larga carrera que le ha dado el derecho de ser considerado uno de los mejores canasteros de la historia de Panamá.

Davis Peralta, el campeón olímpico anotador Expandir Imagen
Davis Peralta, el campeón olímpico anotador

Conocido por su habilidad para jugar el deporte que inventó James Naismith y por su fina puntería, inauguró hace unos días la Academia de Baloncesto Agustiniano-Davis Peralta, en la sede del colegio herrerano.

Solo unos meses antes había dirigido el quinteto femenino del Colegio Agustiniano que ganó el campeonato nacional de minibaloncesto y la representación de Panamá en los Juegos Centroamericanos Estudiantiles de Belice, donde terminó con la de plata.

El número 5, armador por excelencia y que formó parte del equipo de baloncesto que presentó Panamá en los Juegos Olímpicos de México en 1968, viaja desde Natá hasta Chitré para enseñar el deporte que lo llevó a conocer líderes mundiales, entre ellos a Fidel Castro, con quien estuvo cara a cara.

“No le tengo miedo ni a usted”, le dijo al mandatario cubano cuando solicitó su presencia para sarcásticamente hacerle saber que este deporte era para personas altas. Peralta mide 1.73 metros, pero era un peligro en sus tiros de larga y corta distancia.

Júnior Peralta recuerda que en 1966 había igualado una marca de 30 años de existencia en la categoría de tiros libres, al anotar 47 veces de 50 oportunidades en un torneo centroamericano de Guatemala.

Se caracteriza por ser un hombre que no teme decir lo que piensa y a dar a conocer sus errores, uno de ellos le costó a Panamá no estar entre los seis mejores equipos del mundial de 1970, celebrado en Yugoslavia.

“Me congelé en el aire, en cuestión de segundos tenía que decidir si tirar la bola de tablero o de hilo, no lo hice y perdimos”, recuerda el canastero de 68 años de edad que le agradece a Dios permitirle seguir corriendo en las canchas sin limitaciones.

Su participación en el Mundial fue con casi el mismo equipo que dos años atrás estuvo presente en los Juegos de México, donde jugaron Ernesto Agard, Nicolás Alvarado, Percibal Blades, Francisco Checa, Eliécer Ellis, Calixto Malcom, Julio Osorio, Ramón Reyes, Pedro Rivas, Luis Sinclair y Norris Webb, de los que tiene gratos recuerdos.

“Nunca sentí celos de ninguno, éramos un equipo y nos alegramos de los logros de los otros”, Peralta se refiere a que pese a ser campeón anotador no fue considerado para el equipo ideal del baloncesto olímpico, donde fue convocado Pedro Rivas.

“Que orgullo”, dijo.

Panamá había conseguido su clasificación en los Juegos Panamericanos de Winnipeg (Canadá), donde logró la medalla de bronce, superado por Estados Unidos y México.

La leyenda de baloncesto reveló que la selección panameña se concentró por un mes en Quito, Ecuador, para aclimatarse a la altura, pues el Palacio de los Deportes, sede del torneo de baloncesto, se encontraba en el Distrito Federal, aproximadamente a 2 mil 200 metros sobre el nivel del mar.

Sin embargo, la altura no fue el talón de Aquiles para el quinteto panameño, que solo ganó tres partidos de nueve, que lo ubicó en la posición 12 del torneo. “A nosotros nos pasó factura los reportes que se dieron después de los partidos amistosos con Bulgaria, ellos le advirtieron a los demás que Panamá tenía un gran equipo y que era de cuidado”, dijo Peralta.

Davis Peralta, el campeón olímpico anotador Expandir Imagen
Davis Peralta, el campeón olímpico anotador

“En este torneo nadie anotó más que yo”, advirtió Peralta, que en los nueve encuentros jugó 323 minutos, en los que aportó 214 puntos, que lo convirtieron en el campeón anotador del torneo, con un porcentaje de 23.8 puntos por juego.

Peralta esperaba enfrentarse a Kareem Abdul-Jabbar, pero este decidió no ir a los Juegos de México, entonces le tocó lidiar con Joseph Henry Jo Jo White, una de las estrellas universitarias que ayudó a los estadounidenses a colgarse la medalla de oro y luego pasó a jugar profesionalmente.

“No estoy de acuerdo con que los profesionales compitan en los Juegos Olímpicos, su participación garantiza una medalla”, destaca Peralta, quien tampoco avala que los atletas lleguen a la cita olímpica por medio del wild card o invitación.

Este sistema le permite a los países que sus atletas no lograron clasificar en determinados deportes puedan asistir para darle universalidad a las Olimpiadas, en las que participan cada cuatro años cerca de 10 mil atletas de los 206 comités olímpicos nacionales.

“Es pura política para asegurarse un voto, lo tengo que decir aunque caiga mal y me gane un problema”, enfatizó Peralta, uno de los pocos canasteros panameños que han completado el ciclo olímpico (Centroamericanos, Bolivarianos, Centroamericanos y del Caribe, Panamericanos, Juegos Olímpicos y un Mundial).

De los Juegos mexicanos queda el recuerdo del saludo Black Power, una señal de protesta por los derechos civiles de los negros en Estados Unidos, una referencia de la cita que todavía perdura y de la que Peralta comenta que no tiene mayores referencias.

“En México nos sentimos como en casa, siempre nos enfocamos en el juego y estuvimos en la villa, fue fantástica la experiencia, por eso es importante que te ganes el puesto”, insiste Peralta sobre los wild card, un boleto con el que acuden 5 de los 10 deportistas panameños a la cita de Río de Janeiro, Brasil.

A México 1968 asistieron 16 atletas en 3 deportes, la mayor cantidad en la historia olímpica de Panamá. Peralta en ese entonces tenía 20 años, era el más joven de la delegación panameña.

Sobre el movimiento olímpico, aplaudió la lucha que tienen contra el dopaje, una política que según su criterio se debe reforzar cada año. “Lo único que hay que tener cuidado es cuando se produce el dopaje por un medicamento necesario para la salud, como le ocurrió a la tenista rusa María Sharapova”.

Su retiro de la selección llegó en 1978; pero desde ese año su vida siempre sigue ligada al baloncesto, un legado familiar, pero esa es otra historia.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.