Greenpeace celebró sus 40 años dando lecciones de desobediencia civil

Cuando se lanza una acción hay que ser claro con las intenciones, explicó la instructora Jessie Schwarz antes de preguntarle a los participantes hasta dónde serían capaces de llegar.

Temas:

2009. Ocho activistas de Greenpeace desplegaron una pancarta con el texto Copenhague: ¡Acuerdo histórico ya! ¡Hagamos história ahora!, durante el tercer día de la Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático, en Copenhague. 2009. Ocho activistas de Greenpeace desplegaron una pancarta con el texto Copenhague: ¡Acuerdo histórico ya! ¡Hagamos história ahora!, durante el tercer día de la Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático, en Copenhague.
2009. Ocho activistas de Greenpeace desplegaron una pancarta con el texto Copenhague: ¡Acuerdo histórico ya! ¡Hagamos história ahora!, durante el tercer día de la Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático, en Copenhague.

Greenpeace dio lecciones de desobediencia civil a potenciales militantes este fin de semana, en Vancouver, en el marco del 40º aniversario de la organización ecologista.

Los jóvenes aprendieron desde encadenarse para no ser arrestados hasta a hacer barreras humanas. "No pueden esperar siempre que otra persona venga a salvar el mundo", dijo la instructora Jessie Schwarz a los participantes.

Los talleres de desobediencia civil fueron organizados en el marco del festival de la organización ecologista en Vancouver, sitio donde nació Greenpeace hace 40 años.

El 15 de septiembre de 1971, el barco Greenpeace dejó Vancouver para ir a protestar contra los ensayos nucleares estadounidenses en la isla Amchitka, en Alaska. Pese a que el barco fue bloqueado por los guardacostas estadounidenses, la campaña contribuyó a poner fin a los ensayos en 1972 y marcó el primer acto de desobediencia civil de Greenpeace.

Más recientemente, contó Schwarz, los militantes se encadenaron a varios camiones en las arenas bituminosas de Alberta, desplegaron una bandera gigante en la que se leía "la inacción respecto al clima cuesta vidas" sobre el techo del Parlamento canadiense y pegaron etiquetas con la palabra "contaminado" sobre los alimentos genéticamente modificados en tiendas del mundo entero.

Cuando se lanza una acción hay que ser claro con las intenciones, explicó Schwarz antes de preguntarle a los participantes hasta dónde serían capaces de llegar.

La mayoría está dispuesta a bloquear una ruta para impedir a los empleados asistir a trabajos que perjudican al medioambiente. La mitad de ellos se sienten listos para manifestarse en el terreno privado de un director ejecutivo, pero son pocos los que aceptan la idea de verter azúcar en la reserva de gasolina de una máquina y uno solo aceptó la posibilidad de lanzar una granada fumígena a policías.

Es difícil definir la no violencia, explicó Schwarz, pero Greenpeace se prohíbe "lastimar a otro ser vivo". Según ella, la violencia es contraproducente.

Durante los tres días de talleres, Jessie Schwarz, enseñó a los participantes cómo encadenarse los brazos y las piernas para evitar un arresto y les aconsejó que si se ataban una cadena alrededor del cuello debían esconder bien las llaves entre su ropa interior.

Fue únicamente gracias a la desobediencia civil que la mayoría de los gobiernos tomaron en cuenta el tema medioambiental, afirmó Tzeporah Berman, una de las responsables de las campañas para el clima y la energía en Greenpeace internacional.

Greenpeace, que nació en la confrontación, se reúne a menudo con jefes de empresa y de Estado, pero a juicio de Berman "sin el conflicto no habríamos obtenido la (misma) colaboración".

"Luchamos por el futuro de nuestros hijos y de nuestros pequeños niños", dijo a los asistentes del festival el director internacional de Greenpeace, Kumi Naidoo, desde la sede social de la organización en Amsterdam.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

La conquista del Atlántico El hombre fuerte del Caribe, Max Van Rijswijk

Max Van Rijswijk
Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

crisis Putin y Trump hablaron por teléfono de Corea del Norte

El presidente de Estados Unidos Donald Trump junto a su homólogo ruso Vladimir Putin. El presidente de Estados Unidos Donald Trump junto a su homólogo ruso Vladimir Putin.
El presidente de Estados Unidos Donald Trump junto a su homólogo ruso Vladimir Putin. AFP/Archivo

El presidente ruso, Vladimir Putin, habló por teléfono con su homólogo estadounidense, Donald Trump, sobre el programa nuclear ...

OBRA EN EJECUCIÓN Reubicarán temporalmente la parada en Las Colinas de San Miguelito

Los trabajos de la línea 2 del Metro tiene un 61% de avance. Los trabajos de la línea 2 del Metro tiene un 61% de avance.
Los trabajos de la línea 2 del Metro tiene un 61% de avance. LA PRENSA/Archivo

A partir de este viernes 15 de diciembre y durante un mes, se estará reubicando la parada en Las Colinas, distrito de San ...

Juegos Centroamericanos Panamá sufre para vencer a El Salvador; le expulsan a 10 jugadores

El equipo istmeño logró reaccionar para llevarse la victoria. El equipo istmeño logró reaccionar para llevarse la victoria.
El equipo istmeño logró reaccionar para llevarse la victoria. CORTESÍA/COP

Panamá estuvo a tres outs de quedarse sin la opción de seguir aspirando a la medalla de oro en el béisbol de los Juegos ...