UNIVERSIDAD DE PANAMá

Facultad de Medicina, en espera

Facultad de Medicina, en espera
Facultad de Medicina, en espera

Los planes para la construcción de la nueva Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá (UP) han tomado un nuevo giro, retrasando el inicio para la construcción de la obra.

El pasado febrero las autoridades de la UP entregaron al Ministerio de Salud (Minsa) un informe con todos los detalles y las necesidades que deberían satisfacer las nuevas instalaciones en cuanto a los espacios para aulas y laboratorios, con el fin de que se llevara a licitación su diseño y construcción.

Para aquel entonces se prevía que el pliego de condiciones fuera puesto en el portal de Panamá Compra a más tardar en mayo para así poder recibir las propuestas técnicas y económicas.

Sin embargo, han pasado seis meses desde aquel acto y hasta la fecha este paso no se ha concretado.

JUSTIFICACIÓN

Miguel Mayo, ministro de Salud, manifestó que la obra aún sigue en pie, pero se han dado cambios.

Profundizó que el pasado 15 de agosto sostuvo un encuentro con el decano de esa facultad, Enrique Mendoza, con el arquitecto asesor de la UP, Tomás Sosa, y con parte del personal de la Dirección de Infraestructura del ministerio para plantearles una nueva propuesta.

Detalló que el pliego de condiciones que se pretendía subir inicialmente al portal de Panamá Compra solo incluía el diseño y la construcción de la edificación, dejando por fuera la equipación del mismo.

A su juicio, la obra se tiene que licitar con equipamiento, porque si se hace después, probablemente se van a tener equipos que no van a encajar en las especificaciones de construcción.

“Le dije al decano que esto atrasó un poquito el levantamiento del acto, pero que va a ser mucho mejor”.

El jefe de la cartera de Salud añadió que ya se cuenta con un presupuesto de $70 millones, que supone el diseño, edificación y equipamiento de la nueva facultad.

La construcción de este proyecto se realizará sobre un terreno de 5.5 hectáreas en Chivo Chivo, corregimiento de Ancón, justo al lado de donde se levanta la Ciudad de la Salud.

Contará con dos auditorios, cafetería, biblioteca virtual, salón de profesores, salones de fisiología, microbiología, bioquímica, farmacología, medicina preventiva, social y familiar.

Además de laboratorios de bioquímica, nutrición, farmacología, laboratorio clínico, un centro de estudiantes, dirección de investigación y posgrado, y cerca de 521 plazas de estacionamiento.

NUEVA ETAPA

Mendoza, decano de la facultad, expresó que la decisión de hacer una licitación que abarque cada detalle del proyecto “es la correcta, y se tomó en conjunto”.

Ahora le corresponde a la facultad elaborar el listado de los instrumentos, mobiliario y equipos que se requieren en las nuevas instalaciones, con las especificaciones de cada uno.

El decano dijo que la prioridad es equipar dos laboratorios: uno de biomedicina y otro que sea multipropósito.

Con estos dos espacios, agregó, la facultad se podrá poner al servicio del país.

Estimó que en dos meses este requerimiento se debe haber completado para ser entregado a las autoridades del Minsa.

Aseguró que se ha previsto que a más tardar a finales de octubre próximo se pueda llevar a cabo el acto de licitación, que abarca unos $50 millones, para la construcción y otros $20 millones para el equipamiento.

Por su parte, Tomás Sosa, arquitecto asesor de la facultad, consideró que a pesar de este “leve retraso”, se podrá cumplir con el tiempo estimado para la culminación de la obra.

“Con la postura que se ha consensuado no se variaría demasiado la previsión de que la obra esté lista para inaugurarse a finales de 2018 o a comienzos de 2019”, puntualizó.

NECESIDAD

Domingo Moreno, miembro de la Comisión Médica Negociadora Nacional, afirmó que el compromiso de construir una nueva facultad data de hace más de cinco años, sin embargo, considera que “se ha jugado políticamente con el tema”.

Añadió que la gran cantidad de instalaciones hospitalarias que han construido y se siguen edificando en el país, como la ciudad hospitalaria, Minsa-Capsi, Y hospitales regionales, entre otras, demanda la formación de recurso humano en todas las áreas.

“Nos hemos empantanado en la infraestructura, sin pensar en el recurso humano como médicos, enfermeras, técnicos, veterinarios, y eso debe ser corregido”, apuntó.

En tanto, Camilo Alleyne, exministro de Salud, opinó que la actual facultad “ha quedado obsoleta, y no está al tono de los tiempos para una formación académica más efectiva” en cuanto a tecnología, digitalización, innovación y salones adecuados.

De hecho, en las instalaciones actuales se puede observar que hay aulas en las que hay filtraciones en las paredes, pisos deteriorados, y faltan equipos en los laboratorios.

Además, se aprecian paredes con la pintura deteriorada, sillas inservibles en las esquinas, salones sin acondicionadores de aire, laboratorios sin equipos y baños en mal estado, entre otros males.

Alleyne sugirió que se elabore “un proyecto país” en el tema de salud, en el que se haga un diagnóstico de la situación actual de las instalaciones de salud y personal requerido, que impidan que cada año “se improvise” con la salud de la población.

Facultad de Medicina, en espera
Facultad de Medicina, en espera

Edición Impresa