La NASA pospone un día el lanzamiento de prueba de la cápsula Orion

La NASA pospone un día el lanzamiento de prueba de la cápsula Orion
La NASA pospone un día el lanzamiento de prueba de la cápsula Orion

WASHINGTON, Estados Unidos. (EFE). -La NASA pospuso hoy un día el lanzamiento de la cápsula Orion por problemas técnicos con el cohete Atlas IV, en el que iba a ser el primer vuelo de prueba no tripulado del vehículo diseñado para alcanzar nuevos destinos como Marte.

El próximo intento para lanzar desde Cabo Cañaveral (Florida, EU.) la cápsula con la que quiere volver a liderar la exploración espacial será este viernes a las 7.05 hora local (12.05 GMT).

La decisión se tomó después de cuatro retrasos, primero por un barco que se aproximó demasiado al perímetro de la zona del lanzamiento, luego por el viento y finalmente por un problema con el cierre de las válvulas de combustible y drenaje de los propulsores del cohete.

"Nuestro plan es volar mañana", señaló Mark Geyer, el director del programa Orion, en una rueda de prensa posterior en la que expresó la confianza de la Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA) en el cohete construido por la compañía United Launch Alliance (ULA), el consorcio formado por Boeing y Lockheed Martin.

En caso de que no se pueda llevar a cabo mañana todavía sería posible hacerlo el sábado, según indicó, aunque después de esa fecha tendrían que volver a mirar el calendario, puesto que la operación se tiene que coordinar con otras agencias y con la Marina, que recogerá la cápsula cuando americe en el océano Pacífico.

En este vuelo de prueba, la cápsula circunvalará dos veces la Tierra a una distancia de 5 mil 793 kilómetros del planeta, unas 15 veces más lejos que la distancia a la Estación Espacial Internacional (EEI), en un recorrido que durará unas cuatro horas.

La misión va a servir para analizar las capacidades de la nave en las funciones de entrada, descenso y aterrizaje y en particular del escudo térmico que protege a la cápsula de las altas temperaturas en su reingreso a la Tierra, que superan los 2.200 ºC.

Se trata del primer vehículo estadounidense con capacidad para transportar tripulación al espacio profundo desde la era de las misiones Apolo, con las que llegó el hombre a la Luna hace cuarenta años, por lo que su lanzamiento ha suscitado gran expectación.

Además, se produce poco después de dos accidentes de la industria espacial privada, a la que la NASA ha cedido el testigo para realizar las misiones de abastecimiento de la Estación Espacial Internacional (EEI).

En octubre, un cohete Antares de Orbital Sciences explotó poco después de partir con dos toneladas de carga para el complejo espacial y, días más tarde, murieron dos pilotos en un vuelo de prueba de la nave espacial SpaceShipTwo de Virgin Galactic.

Con Orion, la NASA tendrá de nuevo un vehículo propio para enviar al espacio a sus astronautas, ya que, desde que retiró en 2011 su flota de transbordadores, depende de las naves rusas Soyuz para hacer los relevos en la Estación Espacial Internacional. 

Edición Impresa