Poder que todo dañas

El poderoso estropea sus acciones cuando olvida que el mundo no le pertenece. De eso habla ´El planeta de los simios: revolución´.

Temas:

En toda raza siempre hay, por lo menos, un traidor. En toda manada hay un dictador con ansias de sobresalir. En todo conglomerado existe un villano que terminará solo por culpa de su propia intolerancia y soberbia. En todo clan llega un hasta aquí y es cuando el final del enemigo se acerca.

Así somos, no importa si pertenecemos a una perdida tribu del Amazonas, si residamos en la progresista Finlandia o si estamos en ese surrealista, húmedo y esplendoroso país inventado por Carroll y Dalí llamado Panamá. Ocurre entre peces, perros, simios, y, cómo no, entre los seres humanos.

Gracias al argumento de El planeta de los simios: revolución, más los últimos acontecimientos políticos ocurridos en este istmo, vuelvo a recordar esa verdad planteada por los filósofos: el poder corrompe, daña, lacera y acaba.

Uno entiende el odio que siente César por esa otra especie que lo encierra y lo humilla. En buena medida uno está de acuerdo que se organice, que se escape de la cárcel y acabe con esos malvados, que como él, actúan irracionalmente.

Uno lamenta que Ernesto Sábato tuviera razón cuando dijo que de tanto odiar a tu enemigo corres el riesgo de parecerte a él. También el genio argentino se preguntó más de una vez cómo los indignos pueden dormir por las noches.

César, el simio inteligente que es marginado y golpeado por los prepotentes humanos que lo acusan, y le temen, por ser precisamente distinto, termina siendo igual que sus opresores.

El director Rupert Wyatt nos presenta una obra comercial, no hay duda por su puesta en escena rápida y espectacular, pero posee una calidad argumental inusitada, con una tensión dramática invalorable y con un uso acertado de la tecnología al servicio de la historia que pocas veces se ve en el superficial Hollywood.

Se le considera una precuela porque nos da razones para entender el porqué el personaje encarnado por Charlton Heston es un esclavo rebelde en El Planeta de los Simios (1968).

Wyatt por poco y supera al clásico firmado por Franklin J. Schaffner, y por supuesto que aplasta lo hecho por mi estimado Tim Burton en 2001 y le gana por kilómetros a dos versiones que se hicieron en la década de 1970.

Todas las antes citadas hablan de lo mismo: el peligro de la ciencia cuando estorba el avance equitativo de la sociedad y el poder desmedido que solo sabe crear desmadres. Alguien en esta parte del trópico debería ver esta cinta y recapacitar.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Destacados

Lo último en La Prensa

Videos Mi Bus trabaja en hacer más simple la identificación de rutas

Mi Bus trabaja en hacer más simple la identificación de rutas Mi Bus trabaja en hacer más simple la identificación de rutas Vídeo
Mi Bus trabaja en hacer más simple la identificación de rutas

El gerente general de Mi Bus, Ignasi Armengol, compartió con un grupo de periodistas donde hablaron sobre nuevas ideas, ...

comunicado oficial Presidente de Brasil tiene obstrucción coronaria

El mandatario de Brasil, Michel Temer. El mandatario de Brasil, Michel Temer.
El mandatario de Brasil, Michel Temer. AFP/Archivo

El presidente Michel Temer fue diagnosticado con obstrucción parcial de las arterias coronarias, informó el viernes el palacio ...

MÚSICA Afrodisíaco lanza su primer disco

Afrodisíaco durante una reciente participación en el Festival África en América. Afrodisíaco durante una reciente participación en el Festival África en América.
Afrodisíaco durante una reciente participación en el Festival África en América. CORTESÍA

Afrodisíaco, los panameños ganadores de la Gaviota de Plata en el festival Viña del Mar 2016 en Chile,  presentarán este 26 de ...