Blogoterapia Blogoterapia

13 feb El Chapo Guzmán y tú

En México como en Colombia y en Panamá, ya lo sustituyeron. Lamentablemente ya hay otros chapos y chapitos ocupando su espacio.

Temas:

La sentencia de El Chapo Guzmán será dictada en junio. La sentencia de El Chapo Guzmán será dictada en junio.
La sentencia de El Chapo Guzmán será dictada en junio. AP

Al mediodía del martes 12 de febrero, un jurado de ciudadanos estadounidenses encontró que Joaquín El Chapo Guzmán era culpable de los delitos por los que fue acusado. El juzgado federal de la ciudad de Nueva York dictará la sentencia, posiblemente cadena perpetua, en junio de este año.

Con esta actuación judicial, muchos esperan que haya terminado la vida de bandido y narcotraficante de El Chapo. Los buenos ganaron, el largo brazo de la ley venció. Nada más lejos de la realidad.

El precio de la cocaína y de la heroína no ha subido en las calles de Estados Unidos. Tampoco hay escasez de narcóticos o anfetaminas en el mundo.

La crónica roja de los periódicos y de los telediarios sigue cargada de muertos por “ajustes de cuentas”, o por tumbe de drogas. En otras palabras, El Chapo, hace buen rato que fue desechado por el narcotráfico Inc.

Sin embargo, muchos de los muertos en nuestras calles, una cantidad importante de privados de libertad en nuestras cárceles, al igual que policías, custodios y hasta jueces corruptos son parte de la contabilidad del cartel de Sinaloa.

Si el Chapo metió al menos 200 toneladas de cocaína a los Estados Unidos, cada una de estas pasó por Panamá. Así que pescadores, transportistas, pilotos de aviones, pandilleros, estibadores, agentes de aduanas tuvieron que formar parte de esa red logística.

¿Cuánta de la plata del cartel de Sinaloa se transformó en mansiones, casas de playas, condominios, fincas, autos de lujo, yates, joyas y numerosos vicios en nuestro país?

¿Cuánta droga de la que ha matado y por la que han muerto centenares de panameños le pertenecía al Chapo?

En la cárcel de Punta Coco, se supone que hay algunos detenidos vinculados al cartel de Sinaloa. Las dos o tres grandes pandillas panameñas, que junto a las maras centroamericanas y los clanes colombianos se dedican a traficar y proteger el trasiego de drogas, lo hacen principalmente para el cartel de Sinaloa.

La lucha más grande contra la corrupción y a favor de la gobernabilidad democrática en América Latina, la está haciendo el presidente de México Andrés Manuel López Obrador.

El cartel de Sinaloa mata policías, periodistas, estudiantes, fiscales y a muchos civiles en México. Aquellos que roban hidrocarburos a Pemex se entremezclan con los narcotraficantes y lavan juntos sus ganancias.

Los “coyotes” que trafican centroamericanos hacia los Estados Unidos, también trafican la merca de Sinaloa. El Chapo es ahora una leyenda viva. Es el sucesor de Pablo Escobar en la imaginación popular.

Pronto vendrá un ejército de narconovelas, narcopelículas y narcolibros que contarán su vida, sus aventuras y sus proezas.

En México como en Colombia y en Panamá, ya lo sustituyeron. Lamentablemente ya hay otros chapos y chapitos ocupando su espacio.

Mientras América Latina no tenga estados de derecho sólidos y bien fundados, y una cultura de la legalidad que rechace el juega vivo, seguiremos siendo tierra fértil de bandidos de leyenda y de caricaturas humanas de las que no se pueden detener con un muro, ya que para eso existen los túneles que tanto usó El Chapo. Sobre todo, los que penetran las conciencias y los que debilitan las instituciones.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.