Damnificados de La Chorrera esperan la ayuda prometida, tras inundaciones

Ocho meses: es el tiempo que ha pasado desde que el río Caimito desató su furia y provocó graves inundaciones en varios poblados del distrito de La Chorrera, en el sector oeste de la ciudad.

Ocho meses: es el tiempo que ha pasado desde que el río Caimito desató su furia y provocó graves inundaciones en varios poblados del distrito de La Chorrera, en el sector oeste de la ciudad. 

Debido a las inundaciones y deslizamientos de tierra registrados en estos sectores –y en la provincia de Colón– el presidente de la República, Ricardo Martinelli, anunció el 25 de noviembre de 2012 que declararía un estado de emergencia. 

Ante la tragedia, Martinelli reiteró que se destinarían todos los recursos necesarios para ayudar a las familias afectadas por las inundaciones. Pero a la fecha, la ayuda no ha llegado. 

Esta es la opinión de Betzaida Araúz, quien en la madrugada de aquel trágico domingo perdió la cama, enseres domésticos, su ropa y la de su bebé de solo 3 años de edad, en la vivienda que habitada en el sector de El Raudal, del Coco de La Chorrera. 

Ella recuerda que en ese momento las autoridades le informaron que estuviera tranquila, porque la ayuda vendría. Sin embargo, después del censo que se hizo, estos funcionarios no han regresado. 

“Vino el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot), el Ministerio de Desarrollo Social (…) toda esa gente vino para ver si me hacían un traslado de lote, porque no quiero que pase de nuevo [la inundación], pero nadie ha venido por aquí”, expresa Araúz. 

En recorrido efectuado por Prensa.com al sector de El Raudal, se encontró con María Coba, quien tiene una discapacidad en su brazo izquierdo. Vive en una pequeña casa forrada de zinc, con piso de tierra, la cual es compartida con su hija y sus dos nietos (de 6 y 2 años de edad).

Ese 25 de noviembre de 2012, pasadas las inundaciones, recuerda que fue visitada por funcionarios que también le hicieron la misma promesa que a Araúz: "nos iban a ayudar y dar dónde vivir… pero hoy día no nos han dado nada”.

En el poblado del Mastranto final de La Chorrera, donde la fuerte corriente arrastró casas y acabó con los recuerdos que compartieron una vez los habitantes dentro de su hogar, la situación es la misma. Es decir, pobladores insatisfechos porque la ayuda prometida por el Gobierno no llega.

Allí, Charlie Abat, uno de los damnificados del Mastranto final, manifestó que, “la única ayuda que el Gobierno nos ha dado son esos furgones donde caben dos personas si acaso”. “Nosotros por lo pronto nos hemos quedado acá esperando las casas que supuestamente han prometido”, cuenta.

Este medio, en efecto, fue hasta donde se encontraban los furgones. Una indígena bañaba a sus pequeños hijos, con un cubo de agua. Y se pudo comprobar lo que habían denunciado los residentes: en estos furgones solo caben dos personas; y cuando el sol desata su furia, el calor es insoportable.

LAS AUTORIDADES

Consultado sobre las quejas de los damnificados, Pascual Sánchez, director regional del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial en La Chorrera, manifestó que la solución temporal que se les dio a los damnificados fue la construcción de albergues.

Agregó que ya está en proceso la adjudicación para la construcción de 250 casas con sus áreas verdes, garita de seguridad, parques y áreas comerciales en unos terrenos de Mastranto final. ¿El costo del proyecto? “Esta información la maneja el Ministerio de Vivienda en Panamá”, fue la respuesta de Sánchez.

Sumado a la falta de ayuda prometida, los moradores denunciaron que no han tenido un acercamiento con el ministerio. Sánchez dijo que ya se les informó a los damnificados sobre la solución de un albergue temporal y sobre las casas que les serán construidas, manifestó también, que no hace ni un mes que los moradores del Mastranto final se reunieron con el viceministro de Vivienda.

LA VERSIÓN DEL ALCALDE

Una versión distinta sobre esta solución habitacional para los damnificados tiene el alcalde del distrito, Temistocles Herrera. Al consultarle sobre los terrenos en donde sería construido el proyecto habitacional, que según el Miviot sería en unos terrenos del Mastranto Final, el alcalde Herrera manifestó que,“si el director (Pascual Sánchez) le ha dicho eso, yo no quiero desmentirle, pero lo que yo no tengo es conocimiento del terreno donde se van a ubicar a las personas”. En otras palabras: no hay terreno y no se sabe donde los ubicarán.

¿QUÉ DICE LA MINISTRA?

Ante estas posiciones encontradas, se acudió donde la titular de Vivienda, Yasmina Pimentel. La ministra aseguró que la adjudicación “ya se dio” y que hay maquinarias en el área. Por ello, espera que en el verano siguiente se puedan estar entregando estas viviendas.

El terreno donde serán construidas las viviendas pertenece al Banco Hipotecario Nacional. Es un área muy segura, explicó la funcionaria. Durante un recorrido en el Mastranto se intentó buscar el terreno donde serán construidas las casas. Pero ningún residente del lugar logró encontrar el sitio. Mientras tanto, los residentes de Panamá Oeste, afectados por las inundaciones de noviembre de 2012, solo esperan que este episodio no se vuelva a repetir.

DESBORDE CAUSA PÁNICO

El pasado jueves 18 de julio la intensa lluvia sobre el sector oeste de Panamá causó temor entre los residentes de Villa Diana y un centro comercial en el distrito de Arraiján, al desbordarse una quebrada que desemboca en el río Caimito.

Y es que las aguas cubrieron una parte de la carretera Interamericana, lo que obligó a los agentes de Tránsito de la Policía Nacional a paralizar el flujo vehicular. Además, se vio afectada una parte de los estacionamientos de un centro comercial que opera en el sector de Hato Montaña.

Fue tal el volumen de lluvia que el caudal de la quebrada se desbordó al quedar represado en un vado construido por el Ministerio de Obras Públicas, para acceder a la barriada Parques del Oeste. 

Vea un reportaje completo en el video que acompaña esta nota.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Sociedad Empieza demolición de la cárcel pública de David

Las autoridades dijeron que tenían identificados a los autores del siniestro.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel Q.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

INVESTIGACIÓN DE LOS ANGELES TIMES 38 mujeres acusan al director James Toback de acoso sexual

Toback las atrajo con vanaglorias sobre su carrera en el cine, sus conexiones y las posibilidades que tenía de convertirlas en estrellas. Toback las atrajo con vanaglorias sobre su carrera en el cine, sus conexiones y las posibilidades que tenía de convertirlas en estrellas.
Toback las atrajo con vanaglorias sobre su carrera en el cine, sus conexiones y las posibilidades que tenía de convertirlas en estrellas. AP

El escándalo de abuso sexual en Hollywood crecía este lunes 23 de octubre al reportarse que 38 mujeres acusaron al director de ...

béisbol de las grandes ligas Duelo de zurdos en el arranque de la Serie Mundial entre Dodgers y Astros

Dallas Keuchel (Izq.) empezará el la loma de los sustos por los Astros, mientras que Clayton Kershaw lo hará por los Dodgers.  Dallas Keuchel (Izq.) empezará el la loma de los sustos por los Astros, mientras que Clayton Kershaw lo hará por los Dodgers.
Dallas Keuchel (Izq.) empezará el la loma de los sustos por los Astros, mientras que Clayton Kershaw lo hará por los Dodgers. AFP/Archivo

Un emocionante duelo de zurdos entre Clayton Kershaw y Dallas Keuchel abre este martes la Serie Mundial de béisbol entre los ...

Mundo Turista española muere baleada por policía en Río de Janeiro

Turista española muere baleada por policía en Río de Janeiro Turista española muere baleada por policía en Río de Janeiro Vídeo
Turista española muere baleada por policía en Río de Janeiro AFP

Una turista española murió baleada por policías en una favela de Río de Janeiro cuando el vehículo en que viajaba ignoró un ...