Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

El carnaval de Santa Ana

Temas:

En sus inicios, el Carnaval fue una fiesta controlada por los sectores populares del arrabal santanero. Sin embargo, publicaciones de los diarios de la época hacen referencia a la participación de otros sectores de la población (los habitantes de la Zona del Canal y algunos miembros de la clase privilegiada).

Sobre el Carnaval celebrado en el arrabal de Santa Ana, cuando todavía no había sido oficializado, hay poca información, ya que no era considerada una celebración sino una “salvajada”. Esta posición de desprecio y rechazo al Carnaval arrabalero se evidencia en los diarios de la época. En 1910 el Diario de Panamá publicaba: En Panamá no se ha hecho nunca la fiesta del Carnaval en forma apropiada (...). En otro artículo describía la celebración de la siguiente manera: (...) los rudos y grotescos entretenimientos de antaño, (...). El repudio a la forma de celebración de la fiesta carnestolenda de los habitantes del arrabal se generaba por las manifestaciones transgresoras de usos y valores de los grupos privilegiados.

A finales del siglo XIX los habitantes de Santa Ana celebraban el Carnaval presentando dramas alusivos a las batallas entre españoles y moros. También representaban la toma de Panamá la Vieja, la epopeya azteca, conformaban partidos políticos y cuarteles populares que imponían contribuciones, convirtiéndose así en los dueños y principales actores del evento. Y como es de suponer, no podían faltar los bailes y los juegos con agua, harinas, añil y otros elementos. Uno de estos dramas es descrito por el diario Star & Herald de la siguiente manera: Cada parte tenía su marina en forma de barcos improvisados, hecho de lonas, con puertos pintados en este caso, combinando la historia antigua con la moderna, asegurándose de que la reina de los moros fuese exhibida en el entrepuente del vapor, con cañones, banderas, el cual fue bautizado con el nombre de Salvador, mientras el buque enemigo de los cristianos llamado el Ancón portaba igualmente cañones y linternas de colores.

La actividad finalizaba con un gran baile en el que los participantes compartían amenamente, al transcurrir de las horas. La diversión se prolongaba hasta la madrugada.

En las manifestaciones de la celebración carnestolenda de los habitantes del arrabal, se destacaba la toma del poder político. Por medio de juegos y farsas los sectores populares asumían un poder hegemónico, que les permitía determinar un nuevo orden en donde no eran los dominados, sino dominadores.

Esa toma de poder era recreada por negros cimarrones quienes celebraban en una plazoleta de Malambo y Malambillo ubicada en la intersección de calle C y calle 16 oeste. Los organizadores de la fiesta recolectaban productos para hacer la sopa, tarea que era asignada a la mejor cocinera del barrio. Entre los productos recolectados estaba el ñame, yuca, otoe, arroz, cebollas, achiote, costilla de res, rabos de puerco y frijoles.

En horas de la noche y en medio del jolgorio, los santaneros solían ser visitados por el general Buenaventura Correoso acompañado por algunos habitantes de San Felipe. Se hacía la pantomima de detener al general y se le conducía a la mesa principal en donde cenaba y bebía con los anfitriones. Finalizada la cena, continuaba el baile y los tamboritos vigilados por los mayordomos de la fiesta, encargados de sofocar las riñas.

Durante el día la fiesta carnestolenda se caracterizaba por las mojaderas, juego muy disfrutado por los participantes. Consistía en arrojarle agua aromática o sucia a personas de otro sexo; hombres y mujeres se enfrentaban en el juego; nadie escapaba a la mojadera. Desde los balcones, los jóvenes arrojaban agua a los transeúntes y en las casas, los criados tenían la libertad de mojar a los patronos.

La fiesta culminaba con las guerras de mar, que consistía en la representación de la farsa de la invasión de la antigua ciudad. El día martes en horas de la tarde un grupo de hombres disfrazados de piratas portando hachas y espadas de palo se embarcaba en pangas y navegaba desde Punta Paitilla hasta la playa. Allí eran esperados por los grupos que representaban a los colonos dando inicio a la batalla. Los piratas resultaban vencedores, se tomaban la ciudad, hacían prisioneros a quienes la defendían y procedían a saquearla. El saqueo consistía en desatar el baile y canto de tamboritos, con rumbas así como las peculiares rondas. Paseándose por las calles, los vencedores entraban y salían de las cantinas libando licor, el cual era costeado por algún adinerado que había resultado prisionero y pagaba su libertad con tragos de licor.

La manera en que los sectores populares del arrabal celebraban el Carnaval, caracterizado por lo lúdico y la transgresión, evidencian la inversión del orden establecido (su condición de grupo marginado dentro de una sociedad polarizada). Sus manifestaciones iban dirigidas a cambiar esa dura realidad y a enfatizar su resistencia. Expresan un nuevo orden impuesto por ellos, aunque solo momentáneamente, bajo sus patrones culturales e ideológicos. En el Carnaval del arrabal eran los dueños de la festividad.

FUENTES

Editor: Ricardo López Arias

Autor: Betzy González. Profesora de historia. Centro educativo república de China (Taiwan)

Fotografía: Colección RLA/AVSU

Comentarios: raíces@prensa.com

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rumbo a Rusia 2018 Estos serán los primeros amistosos para la Sele

El equipo panameño clasificó como el tercer mejor equipo de Concacaf.
LA PRENSA/Archivo-Roberto Cisneros

Sistema Penitenciario Identifican a los presos que causaron incendio en cárcel de David

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

INVESTIGACIONES Demolición del cuartel policial y cárcel en David, a partir de este lunes

El ministro de Gobierno encargado, Carlos Rubio, y el director de la Policía Nacional, Omar Pinzón, revelaron que tenían identificados a cerca de 20 reclusos como autores del siniestro. El ministro de Gobierno encargado, Carlos Rubio, y  el  director de la Policía Nacional, Omar Pinzón, revelaron que tenían identificados a cerca de 20 reclusos como autores del siniestro.
El ministro de Gobierno encargado, Carlos Rubio, y el director de la Policía Nacional, Omar Pinzón, revelaron que tenían identificados a cerca de 20 reclusos como autores del siniestro. Especial para La Prensa/Flor Bocharel Q.

Luego de recabadas las pruebas periciales por parte del Cuerpo de Bomberos y del Ministerio Público (MP), este lunes se ...

FESTIVIDAD Portobelo sigue abarrotado de devotos

Cientos de devotos abarrotaron la iglesia para venerar al santo milagroso y agradecerles por los favores concebidos. Cientos de devotos abarrotaron la iglesia para venerar al santo milagroso y agradecerles por los favores concebidos.
Cientos de devotos abarrotaron la iglesia para venerar al santo milagroso y agradecerles por los favores concebidos. LA PRENSA/Migdalia Grinard

Cientos de devotos del Cristo Negro de Portobelo amanecieron este domingo 22 de octubre en la ciudad de San Felipe para ...

CRISIS Independentistas catalanes preparan respuesta a la intervención de Mariano Rajoy

La indignación entre la mitad aproximada de la sociedad catalana que apoya la independencia aumentó en los últimos días. La indignación entre la mitad aproximada de la sociedad catalana que apoya la independencia aumentó en los últimos días.
La indignación entre la mitad aproximada de la sociedad catalana que apoya la independencia aumentó en los últimos días. AFP

Los independentistas catalanes sopesaron este domingo los pasos que tomarán en la crucial semana próxima para hacer frente al ...