Cine y más Cine y más

18 oct Entrevista con Guillermo del Toro, quien habla sobre El libro de la vida

Temas:

El libro de la vida es una colorida historia audiovisual sobre la identidad de un pueblo (el mexicano) y una de sus manifestaciones culturales más conocidas (el Día de los Muertos).

Esta película animada cuenta la historia de dos jóvenes que se disputan el amor de una dama y cómo los tres descubren al final el valor del amor, la amistad y el respeto por las tradiciones.

Este filme trata un tema que puede ser delicado: la muerte, opina Guillermo del Toro, productor de El libro de la vida.

No cree que ese lado sombrío en el argumento de esta cinta sea un problema para que la audiencia infantil la comprenda, pues recuerda que el experto de animados “más comercial del mundo, Walt Disney”, manejó zonas oscuras en títulos suyos como Pinocho, Bambi y Dumbo, y esos aspectos grises en sus tramas no impidieron que pasaran a ser clásicos de todos los tiempos.

El libro de la vida, explica de forma exclusiva a La Prensa, aspira a que los espectadores de todas las edades entiendan la fascinación de los mexicanos por el Día de los Muertos, manifestación que une lo prehispánico con el cristianismo, que en el fondo “es una celebración a la vida y gira en torno a los seres queridos que vinieron antes que nosotros”.

Por eso plantea que El libro de la vida es a nivel visual muy estridente y en lo sonoro de lo más ecléctica, pero sobre todo, su norte es transformar lo particular (las tradiciones mexicanas) en algo universal, pues agrega que todos recuerdan con cariño y nostalgia a sus difuntos y muchos creen en la posibilidad de que algún día se vuelvan a encontrar en algún plano.

QUIERO SER ARTISTA

Uno de los momentos más tensos en las existencias del director Jorge Gutiérrez, el productor Guillermo del Toro y la actriz Ana de la Reguera, todos involucrados en El libro de la vida, fue cuando hablaron con sus padres y les compartieron sus deseos de ser artistas.

Esto viene a cuento porque uno de los personajes de esta producción, Manolo, quiere ser cantante, pero su padre desea que sea torero como ha sido la costumbre familiar desde hace siglos.

Gutiérrez recuerda que era un muchacho cuando estaba viendo una película en una sala de cine en compañía de su clan. Cuando la proyección terminó soltó la bomba: “quiero ser director de películas animadas cuando sea grande”.

Silencio sepulcral. Luego su papá lo sentenció: “Hijo, te vas a morir de hambre”. Para beneficio de todos ha participado en tres series de televisión y ahora dirige El libro de la vida.

Ana de la Reguera, que da la voz a Carmen, la mamá de Manolo, resalta que a sus papás les pareció normal que de pequeña quisiera ser cantante, “pues todas las niñas quieren ser estrellas”. El asunto se puso serio cuando era ya una joven adulta y seguía con su ilusión de brillar sobre los escenarios.

“No me lograron convencer de lo contrario”, dijo De la Reguera entre carcajadas.

En el caso de Guillermo del Toro, esa conversación se dio antes de que se casara y fue a su suegro al que le compartió sus metas fílmicas.

“Mi suegro me respondió: ´tú tienes que dedicarte a otra cosa. Luego de que sepamos que eres capaz de tener un trabajo honesto, entonces podemos ver eso del cine”.

Esa fue la razón por la cual Guillermo Del Toro estuvo cinco años en el negocio de bienes raíces. Durante las mañanas se pasaba viendo los proyectos inmobiliarios y visitaba los bancos para ayudar al proceso de financiamiento de sus potenciales clientes. Luego, desde las 3:00 p.m. se enfrascaba en el rodaje de cortometrajes de terror sobre monstruos, usando una cámara de súper 8.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.