El director Francis Ford Coppola: un rebelde del cine

El director Francis Ford Coppola: un rebelde del cine
El director Francis Ford Coppola: un rebelde del cine

El director Francis Ford Coppola, que obtuvo el miércoles 7 de mayo en España el premio Princesa de Asturias de las Artes, ha hecho un cine que ha evidenciado las situaciones políticas, los hechos económicos y las transformaciones sociales experimentadas por la sociedad estadounidense.

Sus películas más comprometidas y sugerentes han estado al margen de los grandes estudios de Hollywood, que lo han visto como un mal necesario porque han tenido que aceptar, a regañadientes, que ha marcado pautas en fondo y forma dentro del lenguaje cinematográfico con cumbres como la saga de El Padrino (The Goodfather) y Apocalipsis Ahora (Apocalypse Now).

Por eso, con frecuencia ha buscado financiamiento a título individual porque no se ha querido vender al lado más tenebroso de la llamada Meca del cine. De allí que sea uno de los pioneros del denominado cine independiente estadounidense.

Fue uno de los grandes realizadores de la década de 1970, uno de los momentos históricos más reivindicativos, simbólicos, autónomos, intensos, vanguardistas y libres que ha tenido una industria estadounidense que paulatinamente se entregaría a un séptimo arte dominado por el efectismo, el aumento desmesurado de los costos de producción, la revolución imparable del cine como espectáculo hueco dirigido a públicos determinados y las interminables secuelas y reposiciones (remakes).

Ford Coppola ha sido un luchador contra el poder establecido comercial dentro y fuera de la órbita del Hollywood empresarial y no ha cedido a la presión de los dueños del imperio, lo que en ocasiones le ha costado para encontrar fondos para sus rodajes y, además, ha tenido problemas con la distribución y exhibición de sus proyectos.

CREAR AL MARGEN DE HOLLYWOOD

El nombre de Francis Ford Coppola forma parte de una generación de directores que hicieron producciones potentes en un período en que Hollywood comenzaba a ser devorado por las multinacionales y que la Meca del cine deseaba obtener ganancias enormes y rápidas que hacer buenas películas.

Ford Coppola con sus colegas Martin Scorsese, Paul Mazursky, William Friedkin, Robert Altman, Woody Allen, Hal Ashby, John Cassavetes, así como John Sayles, David Lynch, Peter Bogdanovich, Michael Cimino y Paul Schrader rodaron títulos que fueron la alternativa al cine de espectáculo que transformó a Hollywood como nunca antes y cuyas estelas se mantienen en la actualidad.

Y todo debido a los fenómenos de taquilla globales de Tiburón (1975), de Steven Spielberg, y La guerra de las galaxias (1977), de George Lucas.

Aunque amo buena parte del cine firmado por Spielberg y Lucas, también es justo señalar que ellos intensificaron el cine estadounidense pensado exclusivamente para los jóvenes (un mercado que todavía hoy, 30 años después, marca la pauta de las grandes producciones), y para complacer a esa audiencia hay más de un director que hace filmes débiles de contenido, repletos de estereotipos sexuales y plagados de clichés, aunque llenos de emociones fugaces como las que produce subirse a una montaña rusa.



LOGROS Y CAÍDAS

Francis Ford Coppola tiene una carrera de triunfos increíbles y de sonoras derrotas.

Por un lado, es el director de clásicos eternos del séptimo arte, donde ha explorado la corrupción, la guerra y los hombres que han ido en contra del sistema establecido, y es al mismo tiempo el responsable de películas que no están a la altura de su ingenio.

Los críticos y el público le han brindado más de un parabién por sus producciones icónicas, pero también le han ofrecido sus buenos golpes por fiascos, tanto en lo estético como en lo económico, como Twixt (2011), Tetro (2009), El hombre sin edad (2007) y Jack (1996), entre otras.

Una parte considerable de sus películas, esas que tienen una indiscutible calidad, es el resultado de procesos colmados de disputas y tumultos con sus productores (tras escenas que darían para otras producciones).

La época dorada de este artista, de 76 años, cubre desde inicios de la década de 1970 y hasta mediados de 1980, más uno que otro acierto aislado de manera posterior como sería el caso de Drácula de Bram Stoker (1992), Legítima defensa (1987), Peggy Sue se casó (1986), Cotton Club (1984) y El Padrino III (1980).

La filmografía de este amante del vino y la gastronomía es la prueba de que la maestría es a veces escurridiza, aunque con las ocasiones que ha logrado atraparla es más que suficiente.

Está inscrito en la historia con mayúscula del cine, no solo el rodado en Estados Unidos, sino el realizado en el ámbito mundial gracias a la trilogía de El Padrino (The Goodfather), Apocalipsis Ahora (Apocalypse Now), La conversación (The Conversation), Rebeldes (The Outsiders), y La ley de la calle (Rumble Fish).

Son tan excepcionales cada una de estas películas, que se puede discutir cuál supera a la otra y la respuesta no será sencilla.

Francis Ford Coppola es considerado uno de los renovadores del cine estadounidense en la década de los años de 1970.





DISTINCIONES

En términos de premios, Apocalipsis Ahora se llevó la Palma de Oro del Festival Internacional de Cine de Cannes, más dos premios Oscar (fotografía y sonido), tres Globos de Oro y dos BAFTA británicos.

Se quedó con tres estatuillas doradas la primera entrega de The Godfather (mejor película, guion y actor principal para Marlon Brando), seis Oscar para The Godfather: Part II (película, director, guion adaptado, banda sonora, dirección artística y actor de reparto para Robert De Niro), tres para Drácula de Bram Stoker (montaje de efectos sonoros, vestuario y maquillaje) y un Oscar por el guion adaptado de Patton (mejor guion adaptado), que fue su carta de presentación en Hollywood.

También tiene la Palma de Oro del Festival de Cannes por La conversación, y la Concha de Oro del Festival de Cine de San Sebastián por The Rain People.

Por otro lado, fue este cineasta quien descubrió o consolidó la trayectoria de actores como Robert De Niro, Al Pacino, Tom Cruise, Matt Dillon, Rob Lowe, Mickey Rourke, Diane Lane, Patrick Swayze y su sobrino Nicholas Cage.

'En el cine aún no todo está inventado. ¡Quedan muchas y excitantes fronteras por romper!’, sentenció Ford Coppola al recibir el Praemium Imperiale 2013.



EL ASTURIAS

Francis Ford Coppola ganó el premio Princesa de Asturias de las Artes, el primero que se concede bajo la nueva denominación en honor a Leonor de Borbón.

“Narrador excepcional, ocupa un lugar prominente en la historia del cine”, dijo el jurado de este galardón anual sobre este creador.

“Su carrera ha sido una continua lucha por mantener la total independencia emprendedora y creativa en todas las facetas que ha desarrollado como director, productor y guionista”, agregó el jurado.

Las agencias de noticias señalan que es la primera vez en los 35 años de historia del certamen español que se usa el nombre de la Princesa de Asturias, después de que Felipe VI se convirtiera en rey de España en junio de 2014. La sucesión en la corona tras la abdicación de Juan Carlos dejó el título de princesa de Asturias a Leonor, de 9 años, hija mayor de los reyes Felipe y Letizia y actual heredera al trono.

¿Cuál es la mejor película de Francis Ford Coppola?

Siga a Daniel Domínguez en Twitter: @DanielDomnguez1 y en Instagram:Daniel.Dominguez2006

Edición Impresa