Cine y más Cine y más

23 may Godzilla y los monstruos fílmicos

Temas:

Son criaturas extrañas, voraces, horrendas, fuertes, peligrosas y casi indestructibles. Como si esas características ya no provocaran resquemor hasta en el más valiente de los mortales, los monstruos tienen un deseo desenfrenado por hacer polvo al ser humano.

Estas amenazas, de todos los tamaños y formas, proceden del espacio exterior o de lo más hondo del océano, otras son fruto de un prohibido experimento en un laboratorio recóndito o son animales que sufren terribles mutaciones a causa de la contaminación ambiental provocada por el hombre.

¿Qué serían géneros fílmicos como el terror, la ciencia ficción, la animación y el fantástico sin los dinosuarios, las tarántulas gigantes, los aliens, los hombres lobos, los zombis...? Reinaría un extenso vacío argumental.

Gracias al poder que tienen los productores de cine, esos bichos misteriosos, amargados y violentos poseen el poder de la resurrección, como pasa ahora con una nueva versión del dinosaurio radioactivo más famoso del séptimo arte: Godzilla.

EL SÉPTIMO ARTE Y LOS MONSTRUOS

El primer monstruo que asustó en una sala de cine se inspiró en un ser creado por la imaginación de la novelista inglesa Mary Shelley.

Sí, el punto de partida de esa unión entre los monstruos y el séptimo arte fue un cortometraje, en blanco y negro y mudo, sobre Frankenstein (Estados Unidos), dirigido por J. Searle Dawley y estrenado en 1910.

Ese primer cara a cara con los espectadores como que no funcionó lo suficiente, pues hay que esperar hasta 1918 para que pasara por la pantalla, que por entonces no era tan grande, otro personaje icónico: esos muertos que vuelven a la vida de la mano de Los ojos de la momia (Alemania), del maestro Ernest Lubitsch.

Con Godzilla (2014), que se estrena hoy en más de 60 territorios, se han rodado 929 proyectos, entre la televisión y el cine, que tienen como punto focal a los monstruos y los destrozos que estos dejan como evidencia de que no vienen a la Tierra a jugar, sino a dominarnos.

Esto sin contar los 10 largometrajes que entre 2015 y 2016 están pendientes de acabar con la tranquilidad de la audiencia que alegre da dinero para temblar en sus butacas.

Entre ellos hay que destacar Monsterpocalypse, de Tim Burton; Frankenstein, de Paul McGuigan; Hotel Transilvania 2, de Genndy Tartakovsky; y Jeepers Creepers 3: Cathedral, de Víctor Salva, entre otros.

EJEMPLOS

Aunque las primeras obras de calidad fueron El Golem (1920, Alemania), de Paul Wegener y Carl Boese; y El Doctor Frankenstein (1931), de James Whale, la época de oro para estos personajes fue la de 1950 con títulos emblemáticos como El monstruo de tiempos remotos (1953, Estados Unidos), de Eugene Lourie; La mujer y el monstruo (1954, Estados Unidos), de Jack Arnold; Planeta prohibido (1956, Estados Unidos), de Fred M. Wilcox; La maldición de Frankenstein (1957, Reino Unido), de Terence Fisher; Monstruos de piedra (1957, Estados Unidos), de John Sherwood; La mosca (1958, EU), de Kurt Neumann; y La tienda de los horrores (1960), de Roger Corman.

Estados Unidos y Japón son las dos industrias que más abordan el universo de esos seres que nos han causado más de una pesadilla.

MÁQUINAS DE DINERO

Entre 1982 y 2014, los monstruos elaborados por Hollywood han recaudado globalmente más de 3 mil 388 millones de dólares, según cifras del sitio web boxofficemojo.com.

El título más lucrativo es Jurassic Park (1993), que con un presupuesto superior de 70 millones de dólares, ha traído de vuelta mil 29 millones de billetes verdes.

Los títulos más rentables fueron aquellos proyectados durante los años de 1990, pues le siguen poco cerca The Lost World: Jurassic Park (1997), con 618.6 millones de dólares; King Kong (2005), con 550.5 millones de dólares; y Jurassic Park III (2001), con 368.7 millones de dólares.

Las visitas de Godzilla

El primer Godzilla, que era japonés y fue dirigido por Ishirô Honda, llegó a los cines en 1954. Ese gigante lagarto mutante era una manera de exteriorizar los traumas que dejaron tras de sí los sucesos de Hiroshima y el miedo a una posible guerra nuclear.

Este año se cumplen cuatro décadas de aquello, y no es casualidad que Hollywood quiera rendirle homenaje al dinosaurio con una nueva producción.

La industria audiovisual que lo ama más es precisamente la japonesa, pues entre 1954 y 2013 ha rodado 25 películas sobre Gojira.

Por su lado, a la llamada meca del cine le atrajo cuando productores de la unión americana y japoneses se fusionaron para hacer Godzilla, King of the Monsters! (1956), de Ishira Honda y Terry O. Morse.

De allí se pasa al Godzilla de Roland Emmerich, que le trajo más dolores de barriga que elogios a la Columbia Pictures.

Su visita a la televisión estadounidense fue en 1978 con la serie animada de televisión Godzilla, de Hanna-Barbera, y volvió a la pantalla chica con Godzilla: The Series (1998), una iniciativa entre Columbia/TriStar y Toho Company.

Las últimas Godzilla, presentadas entre 1985 y 2004, han recaudado 397 millones de dólares.

El Godzilla de 2014, el más alto con 107 metros, ubica su trama en Japón, y más allá del entretenimiento manda un mensaje sobre los riesgos de lo ocurrido en la central de Fukushima en 2011.

Su elenco es el más internacional de todos: el estadounidense Bryan Cranston, la francesa Juliette Binoche, la británica Sally Hawkins y el japonés Ken Watanabe, bajo la dirección de Gareth Edwards.

Sobre los actores, me duele que varios de los centrales salieran de circulación tan pronto en Godzilla. Entiendo que la estrella en estos casos es el monstruo, pero tener a nombres tan valiosos y usarlos poco da como tristeza. A eso agregar que el actor Aaron Johnson no está como para un papel principal.

Por otro lado, a veces el ritmo de la película baja al dar demasiadas vueltas por conflictos a los que le debieron dar menos tiempo. El resultado de la producción fuera mucho mejor si le hubieran quitado unos 20 en la sala de edición. Fuera de eso, Godzilla, me agradó.

¿Qué recuerdos tienen del Godzilla de Roland Emmerich? ¿Qué les pareció este nuevo Godzilla?

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.