Historias del Canal, una mirada desde Madrid

Historias del Canal, una mirada desde Madrid
Historias del Canal, una mirada desde Madrid

María Mercedes de la Guardia de Corró, embajadora de Panamá en España, vio la película nacional Historias del Canal  en la madrileña sala de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España.

+info

La película panameña Historias del Canal se acerca al premio Goya (España)

La producción istmeña estuvo en Madrid el pasado 5 de diciembre de 2014 como parte de la dinámica de estar preseleccionada al premio Goya en la categoría de mejor película iberoamericana.

"Al llegar me tomó por sorpresa la gente agolpada en la puerta: diez, veinte personas que se quedarían sin ingresar, pues el aforo estaba lleno", recuerda la que ejerció por varios años el periodismo en el diario La Prensa

No bien proyectarse la primera escena de 1913, dirigida por Carolina Borrero, recuerda, supo que "estaba ante una producción de primer nivel, con escenas, iluminación y tomas poéticas que transportan a esos primeros años de construcción del Canal. Andanadas de obreros negros llegan del Caribe y son incorporados a la planilla conocida como silver roll, caracterizada por el trato y salario de segunda que, de acuerdo con los estándares americanos de principios del siglo 20, corresponde a los de color".

Sus sentidos "aplaudían, plenamente complacidos con las imágenes, sonidos y evocaciones, incluido el sabor de los patacones, el olor de la ropa almidonada y la humedad de la selva".

"Historias del Canal es acerca de rupturas, no solo físicas. De generaciones que pasan y desequilibrios que se resisten a evolucionar, hasta que lo hacen"


María Mercedes de la Guardia de Corró
Embajadora

Con la segunda parte, 1950, de Pinky Mon, "emocionalmente, el efecto fue rotundo. La Zona del Canal, -ese espacio e idiosincrasia que, para efectos prácticos, es como si se hubiera desintegrado, o como si solo hubiera existido en la imaginación de las generaciones del 1940, 1950 y 1960-, resucita, revive".

Luego fue el turno de 1964, de Luis Franco Brantley, que "dio tregua al debate entre la razón, los sentidos y las emociones: trama y diálogo se acercaban a los hechos; lo tantas veces contado tomaba forma, cobraba voz. La ficción discurría más cerca de la realidad. Y las escenas despertaban emociones lejanas que se sentían frescas".

Luego vendría la cuarta historia, 1977, de Abner Benaim, en torno a las negociaciones entre Panamá y Estados Unidos, y 2013, de Pituka Ortega Heilbron, sobre el Panamá de hoy.

"Historias del Canal es acerca de rupturas, no solo físicas. De generaciones que pasan y desequilibrios que se resisten a evolucionar, hasta que lo hacen. En su conjunto, las cinco resumen un siglo. Y ese final impredecible, emotivo, reivindicativo, arranca aplausos del público, ese público que yo temía no entendiera de qué iba la película. La volví a ver, dándome licencia para disfrutar, no pensar. Y me gustó aun mas que la primera vez", señala María Mercedes de la Guardia de Corró.

¿Qué les parece la posibilidad del Goya? ¿Qué les pareció Historias del Canal?

Edición Impresa