Cine y más Cine y más

17 mar Lego: Por fin otra buena película de juguetes

Temas:

La gran aventura de Lego es un engranaje más dentro de esa enorme maquinaria, que ha dado como resultado la unión entre la industria juguetera y Hollywood.

Esta unión ha transformado a los muñecos en películas y a la par hay producciones que luego generan un arsenal de juguetes para grandes y chicos, como pasó con la saga de Star Wars a partir de finales de la década de 1970.

En varios casos las producciones pasan directamente al sector de alquiler y a venta en dvd o bluray, como ocurre con las visitas al audiovisual de las muñecas Bratz y Barbie.

Aunque la excepción sería el éxito de Transformers, lo que ha permitido que en ocasiones los juguetes pasen a ser uno de los pesos pesados durante la temporada de verano en la unión estadounidense.

Entre 1986 y 2013 han terminado en 300 salas o mucho más en Estados Unidos 21 largometrajes que tienen como foco principal a los juguetes.

En ese aparte, los Transformers son los líderes de la boletería global.

Entre sus cuatro títulos (proyectados entre 1986 y 2011), la franquicia ha obtenido 2 mil 675 millones de dólares.

Los billetes verdes seguirán pronto, ya que la nueva entrega Transformers: Age of Extinction está programada para este 27 de junio.

Por compañía, es Hasbro la que domina el mercado fílmico en términos monetarios, pues sus juguetes convertidos en producciones han recaudado un gran total de 3 mil 656 millones de dólares globalmente, de acuerdo con el sitio boxofficemojo.com.

FENÓMENO

Antes de Lego ya se hicieron versiones fílmicas de las Tortugas Ninja, de la empresa Playmates/Giochi, con cuatro largometrajes (hay una quinta en planes) y 5 series de televisión.

Sume los dos programas televisivos y el largometraje de He-Man y los Masters del Universo (Mattel).

También están las 10 series para la pantalla chica de Los Transformers (Hasbro) y sus cuatro cintas.

A este grupo también pertenecen los tres filmes (está programado uno más para 2016) de G. I. Joe (Hasbro) y cinco series de televisión.

Mientras que las Bratz (Mga) tienen 10 películas y dos series televisivas, así como los dos programas y las cuatro películas de Little Pony de Hasbro.

Aunque parezca imposible de lograr, los juegos de mesa también han tenido su espacio en el negocio de la transferencia de un formato a otro.

Recuerden lo hecho por el director Peter Berg en 2012 con Battleship, a partir del entretenimiento sobre hundir flotas de barco de la empresa Hasbro, y El juego de la sospecha, de Jonathan Lynn, y guion de John Landis, estrenada en 1985 y basada en el Clue de Waddingtons y Parker Brothers.

El juguete dueño de la corona, en cuanto a cantidad de veces que ha participado en el cine, le pertenece a una chica delgada y linda.

Sí, a la versátil Barbie, que no solo es un personaje secundario en las entregas de Toy Story, sino que ha sido la protagonista de una treintena de películas para el cine y la televisión.

LO QUE VIENE

Entre los planes futuros está que en octubre de este año el productor Michael Bay presentará Ouija (Parker Brothers); Adam Sandler está escribiendo y protagonizando la adaptación de Candy Land (Milton Bradley Company/Hasbro) y Breck Eisner firmará Stretch Armstrong (Kenner & Denys Fisher).

Sin dejar por fuera que el director y productor J.J. Abrams sigue con el deseo de hacer Micronauts (Takara) y Ridley Scott quiere hacer lo propio con Monopolio (Hasbro).

Otros juguetes en espera de ser proyectados en la pantalla gigante son: Action Man de Palitoy/Hasbro y los Hot Wheels de Mattel.

En cuanto a calidad, el asunto se pone feo, pues una notable mayoría de las mencionados filmes merecen ser quemados a fuego lento, salvo excepciones como Toy Story (aunque algunos de sus juguetes se crearon expresamente para la saga) y, más recientemente, La gran aventura de Lego.

LA MARAVILLA

Un principio básico de la buena comedia es que las burlas comiencen por casa.

Un comediante o una película cómica debe iniciar el proceso de ponerle humor a la realidad a partir de mofarse de sí mismo y, entonces, puede tener la entera libertad para reírse de los demás.

La gran aventura de Lego lo hace con solvencia. De principio a fin se mofa de estos clásicos juguetes para luego pasar revista por cuanto ícono de la cultura pop estadounidense puedan, que a esta altura de las circunstancias y de la globalización son símbolos de buena parte del mundo.

El año 2013 fue terrible para el cine animado familiar estadounidense, que produjo largometrajes sin mucho valor estético.

Ahora Lego nos regala la esperanza de que 2014 venga renovado.

Lo siguiente que se debe destacar de Lego, que te deja fuera de base porque no esperaba nada interesante de estos bloques de colores brillantes, es que es una película simpática, ingeniosa y que sabe complacer al público de todas las edades.

Los responsables de esta hazaña son los directores Phil Lord y Christopher Miller, quienes ofrecen diversión y enseñanzas por cantidades iguales.

A Lego le ha ido tan de maravilla en recaudar billetes verdes, que ya es oficial que tendrá una secuela para 2017. Esperemos que la ambición por más dinero no afecte los resultados artísticos de la nueva entrega.

¿Qué les pareció La gran aventura de Lego? ¿Cuál tú película favorita basada o inspirada en un juguete?

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.