Cine y más Cine y más

25 jun Monsters University, Mike y James están de vuelta

Temas:

Cada nueva película de Pixar es un acontecimiento, no solo para los que conocen de animación o son admiradores de este género fílmico sino también para millones de niños y adultos del planeta.

Pixar retorna a las salas de cine con Monsters University, la primera precuela que firma este grandioso estudio norteño, que ya conoce de secuelas con las hechas para Toy Story y la que tendrá Buscando a Nemo: Buscando a Dory, en 2015.

Es positivo que Pixar retome sus viejos triunfos, pues es una alegría tan grande ver los orígenes de Mike Wazowski y James P. Sullivan, el mejor equipo de asustadores que ha tenido Monstruópolis.

Pero es preocupante que Pixar eche mano con demasiada frecuencia de personajes ya conocidos.

Aunque más que la pérdida de originalidad, en una empresa que casi siempre se distingue precisamente por su inventiva, lo que me deja con dudas es que ha perdido su eficacia de regalarnos obras maestras.

Claro que fue divertida Cars 2 (todo un homenaje al cine de espías, 2011), que fue un buen intento de aventura Brave (debut de una heroína anti Disney, 2012) y que tiene su encanto y su chispa Monsters University (2013).

Es obvio que estos títulos han funcionado en la taquilla mundial, pero sigo sin ver la genialidad de los creadores de Los Increíbles (2004), la trilogía de Toy Story, Wall-E (2008) y Up (2009), entre otros.

Para explicarme mejor, si Monsters University hubiera sido un producto 100% hecho por Disney o fuera de la DreamWorks o de Blue Sky Studios, obtendría más aplausos de mi parte, pero se trata de Pixar, la madre de Ratatouille (2007) y uno pide más de quien tiene la capacidad de ofrecerte ese extra que hace la diferencia entre lo normal y la genialidad.

Volvamos a Monsters University. La trama, que ocurre una década antes de lo planteado en Monsters Inc. (2001), presenta a Mike como el raro y marginado de la clase, pero con una entrega al estudio y al esfuerzo que es de quitarse el sombrero, y además,  dueño de una autoestima que todos los tímidos del mundo quisieran tener.

Mientras que Sully, de joven, era un perfecto antipático, vanidoso, demasiado confiado de su talento natural y poco dado a los estudios.

Estas personalidades tan diferentes chocan cuando ingresan al principal centro de estudios superiores para ser asustadores con una sólida formación académica.

Todo hasta aquí es estupendo. El declive argumental comienza cuando el guión cae en los típicos lugares comunes de un subgénero que en Hollywood han dado en llamar de colegios/universidades.

Es decir, está el profesor corazón de oro, la directora malvada y retadora, las chicas populares antipáticas, los varones deportistas, bromistas y malvados, los nerds inocentones y los padres de familia que no matan una mosca.

También Pixar se esfuerza mucho en hacer referencias a la cinta de 2001, como justificando que sí es un precuela con todas las de la ley.

No estoy esperando que Monsters University sea tan revolucionaria como las series de televisión Freaks and Geeks (1999) y Community (2009) o películas como El club de los cinco (1985), El club de los poetas muertos (1989) o La Clase (2008), que mostraron los retos, debilidades y virtudes de los muchachos y analizaron esa odisea, a veces traumática, que es sobrevivir en las escuelas.

Pero a veces la simpleza de algunos conflictos me hacía pensar si no estaba viendo un capítulo, versión animada, de programas como Sabrina (1996) o Rebelde (2004) o de largometrajes como Legalmente rubia (2001).

Lo que le falta en fondo en forma le sobra a Monsters University. Su puesta en escena realista es impresionante. Hay secuencias que no parecen dibujos sino fotografías.

Su paleta de colores es tan vibrante y estimulante, tan esplendorosa y atractiva, que mis ojos estaban felices por semejante paseo cromático.

O sea, Monsters University, el debut como director en un largometraje de Dan Scanlon ( Mate y la Luz Fantasma), supera a Cars 2, pero uno cae en la preocupación si a Pixar no le hizo daño que Disney la absorbiera.

Por otro lado, el cortometraje The Blue Umbrella, dirigido por Saschka Unseld, me gustó bastante.

¿Les gustó más Monsters University que Monsters Inc.? ¿Qué tal   The Blue Umbrella? ¿A Pixar le va mejor ahora que antes de que Disney tuviera tanta presencia en sus proyectos animados?

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.