Cine y más Cine y más

06 ago Los Pitufos 2, sin novedades

Temas:

Los Pitufos integra una tendencia de Hollywood por revivir series televisivas infantiles del siglo pasado y pasarlas por el tamiz de lo digital.

Se trata de unir la acción real con seres  animados, una tradición que tomó forma en la meca del cine con la fantástica ¿Quién engañó a Roger Rabbit? (1988).

Más que profundizar sobre sus personajes o sus tramas, Hollywood solo desea renovar, mejorar y aumentar la mercadería de programas como Scooby-Doo, Garfield, El oso Yogui y compañía ilimitada.

Como siempre digo, la nostalgia siempre vende, por lo menos, en el sector financiero del entretenimiento, pues más de un adulto, y me incluyo en el paquete, vamos a ver producciones como Los Pitufos 2 supuestamente para acompañar a nuestros hijos al cine, aunque en el fondo, vamos también para intentar  recobrar el pasado.

Los Pitufos 2 es la clase de filme que uno disfruta con un placer culposo. Más temprano que tarde descubre que  tiene múltiples carencias, pero uno las disfruta mientras dura el efecto en la sala, luego, con el cerebro más frío y sin los efectos de las palomitas de maíz y los nachos, confirmamos que esta cinta fue linda, pero hasta allí.

Su argumento es tan profundo como un plástico transparante.

Se mantiene la belleza, tipo postal turística, solo que reemplace la Nueva York de la primera entrega con la París de esta segunda. El villano sigue siendo el mismo, Gargamel, y el ayudante de este también repite, el gato Azrael, con el añadido de dos versiones traviesas de pitufos.

El aspecto técnico es la mayor distracción y lo más notable de Los Pitufos 2, pues en términos artísticos uno espera siempre poco, o nada, de un director tan artesanal y menor como Raja Gosnell ( Scooby-Doo y Beverly Hills Chihuahua).

Ofrecen un hiperrealismo asombroso esos diminutos seres azules hechos por las computadoras y no por las manos de su padre original, Peyo, quien los creó en la década de 1950. Aplausos para los animadores de la Sony Pictures Animation.

Aunque el elenco de seres humanos tiene nombres confiables como  Neil Patrick Harris, Jayma Mays y Brendan Gleeson, vuelve Hank Azaria a ser el más brillante gracias a su torpe, amargado y sincero Gargamel.

Más allá de que cada pitufo se identifica por una actitud: filósofo, gruñón, vanidoso, etc., más de un estudioso de la sociología política ha determinado que estos personajes dan pie a más de una teoría.

Por ejemplo, se preguntan si esa sociedad en la que imperan hombres no guarda relación con las principales iglesias, cuyos puestos de poder están a cargo de señores y en las que las damas ocupan un puesto más secundario.

Hay quienes lo ven como un conglomerado comunista o fascista a partir de las responsabilidades y comportamientos de los habitantes de esos champiñones.

En taquilla, aunque tuvo un estreno modesto en Estados Unidos, quedando en tercer lugar en la boletería, a nivel mundial ha recaudado 88 millones de dólares. Es decir, en pocas horas pasará a los 105 millones de dólares, el valor total de su rodaje, y lo demás serán ganancias.

Ah, ya hay una tercera entrega en fila para ser filmada.

¿Qué tal les fue con Pitufos 2? ¿Vieron de niños la serie de televisión?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.