Cine y más Cine y más

07 jun 'Rocketman', los sinsabores de la fama

'Rocketman' es un estudio estrafalario y sincero sobre la vida y obra del músico británico Elton John.

Temas:

Este drama biográfico y musical tuvo un costo de producción de 40 millones de dólares. Este drama biográfico y musical tuvo un costo de producción de 40 millones de dólares.
Este drama biográfico y musical tuvo un costo de producción de 40 millones de dólares. Tomada de Internet

Las autobiografías y las biografías autorizadas tienen el riesgo de contar mentiras, o por lo menos, a modificar la verdad que transmiten en beneficio y protección del personaje que la escribe o sobre el que se narra.

¿Por qué esto ocurre en ocasiones? Porque quien escribe sobre sí mismo, o da el permiso para que de él cuenten, cabe la posibilidad de que se quiera tanto, que oculte información que lo va desacreditar, o teme que los demás sepan quién es, más allá de la fachada.

Por eso, a veces confío un poco más en las biografías no autorizadas, ya que puedes compartir con el lector o destinatario aquello que el personaje quizás no se atrevería a revelar en público. Claro, cabe también la posibilidad de que esta clase de publicaciones caigan en el morbo o la exageración.

Como todo en la vida, el punto medio es difícil de conseguir y alcanzar.

Productor ejecutivo

Hablemos de la casi autobiografía de Elton John: Rocketman.

Si bien esta producción no la dirigió el músico británico ni tampoco escribió su guión, sí firmó como productor ejecutivo.

O sea, sí pudo influir en qué se contaba sobre su evolución como ser humano y artista, su financiamiento para que fuera posible su llegada a las salas de cine, a lo mejor pudo hasta aceptar o dar su opinión sobre los miembros del elenco, entre otras decisiones que sí se le permiten a cualquier productor ejecutivo, y dudo que Rocketman fuera la excepción.

El intérprete y el director

El actor Taron Egerton, quien ha ejercido un par de veces como cantante, tuvo la libertad de interpretar a Elton John a su manera, ya que el autor de canciones como Nikita y Circle of Live le dio carta blanca para que construyera el personaje a su medida.

En el pasado, Egerton y Elton John compartieron cartel en el thriller de acción Kingsman: The Golden Circle (2017) y el actor cantó el éxito de Elton John, I'm Still Standing, en la comedia musical animada Sing (2016).

Mientras que el director Dexter Fletcher enlaza dos biografías de cantantes al hilo, ya que terminó el conflictivo rodaje de Bohemian Rhapsody (2018, aunque no fue incluido en los créditos finales por reglas del Sindicato de Guionistas de Estados Unidos), que por distintas razones no pudo concluir su colega Bryan Singer, y ahora se hace cargo de Rocketman.

Aunque se había pensado en James McAvoy y Daniel Radcliffe para encarnar a Elton John, el cantante y Fletcher se inclinaron por Taron Egerton, con quien el cineasta había laborado en el drama deportivo Eddie the Eagle (2015).

Fletcher no quiso hacer una biografía convencional tipo Bohemian Rhapsody, sino que prefirió algo más onírico y estrafalario, más cercano a la forma de ser de Elton John.

Para Rocketman, Fletcher uso un hecho verdadero, cuando Elton John ingresó en 1990 a un centro de rehabilitación para luchar contra su adición a las drogas y al alcohol, para compartir con la audiencia los recuerdos del cantante en relación a su familia, sus inicios artísticos, la búsqueda de su orientación sexual y el lado claroscuro que tienen la fama.

Dos músicos

Es prácticamente obligatorio poner en una misma balanza a Bohemian Rhapsody y a Rocketman.

Ambas son dramas musicales biográficos, las dos tienen en común a un mismo director (Dexter Fletcher), ambas muestran los ascensos y los infiernos de dos pianistas, compositores y cantantes británicos, resaltan el desempeño de dos creadores contemporáneos europeos (Mercury nació en 1946 y Elton John en 1947) y los dos títulos audiovisuales comparten el mismo villano: el productor y mánager John Reid.

Bohemian Rhapsody vence a Rocketman en los cuatro apartes en los que triunfó en los premios Óscar: Rami Malek (mejor actor principal) supera con creces a Taron Egerton cuando se adentra en el pellejo de Freddie Mercury; la edición de John Ottman es más versátil y precisa; el trabajo del sonido y de los efectos sonoros en la presentación de los conciertos y las sesiones en los estudios de grabación de las canciones de Queen es mucho mejor.

También la puesta en escena sobre los avatares de Freddie Mercury es superior a cómo se plantea los derroteros de Elton John. Uno como espectador se sentía que formaba parte, en primera línea, de la audiencia en un concierto de rock en Bohemian Rhapsody, y en Rocktman es como presenciar, en la última fila, un musical de Broadway tipo Jersey Boys.

En qué supera Rocketman a Bohemian Rhapsody? Su historia está mejor narrada, hace un retrato más honesto del biografiado, sus personajes secundarios tienen un mejor desarrollo y hay un dominio más claro en su dirección.

Ambas sí logran darnos, cada una a su manera, una mirada a los retos y logros de dos grandes leyendas del pentagrama mundial.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.