Cine y más Cine y más

12 ene David Bowie: los mil rostros de un genio cultural

La desaparición física de David Bowie estuvo precedida días antes por la publicación de su último álbum ‘Blackstar’.

Temas:

“A medida que envejezco, las preguntas se reducen a ¿por cuánto tiempo? ¿Y qué hago con el tiempo que me queda?”: David Bowie. “A medida que envejezco, las preguntas se reducen a ¿por cuánto tiempo? ¿Y qué hago con el tiempo que me queda?”: David Bowie.
“A medida que envejezco, las preguntas se reducen a ¿por cuánto tiempo? ¿Y qué hago con el tiempo que me queda?”: David Bowie. AP

David Bowie era el camaleón del arte contemporáneo occidental. Su labor estaba dedicada a la creación en el sentido más amplio del término, no solo por sus composiciones y su voz de barítono, sino también por su atracción por el perfomance, la moda, el teatro kabuki, la pintura y el cine.

Su generación fue exploradora a no decir más, no solo en términos de buscar sonidos nuevos para el glam pop, el folk psicodélico, el pospunk, la cold wave, el funk y el rock hard\moderado, sino también porque se adentró en más de una manifestación creativa.

FACETAS

Era el maestro de lo ambiguo, de los dobles, de lo andrógino, de lo sensual, de lo erótico bisexual.

Su actitud libertaria, en especial durante sus años de juventud, buscaba provocar la conservadora conducta de la generación de sus padres con sus disfraces, sus maquillajes, sus letras y su deseo por el alcohol, la cocaína, el sexo, el baile y las noches interminables.

Lo suyo era causar escándalo, pero siempre con un contenido preciso y propuestas interesantes.

Era el Fernando Pessoa de la música popular de la última mitad del siglo XX, pues como el escritor portugués este músico británico tenía muchos nombres y de acuerdo a cada uno tenía un estilo diferente de vestir, componer y cantar: Ziggy Stardust, The Thin White Duke, The Halloween Jack, Aladdin Sane...

El responsable de temas emblemáticos como Fame, Life on Mars, Starman, Heroes, Young Americans y Let’s Dance, el hombre de los mil rostros, murió el domingo y los melómanos lloran su partida.

El cáncer, después de 18 meses de una batalla férrea con su cuerpo, pudo más y derribó a un hombre que dejó su huella a lo largo de cinco décadas, en especial en el ámbito musical de las décadas de 1970 y 1980.

"Solo soy una persona que piensa que nadie debe calificar mi trabajo. Estoy trabajando para mí”: David Bowie.

La más reciente contribución de David Robert Jones, su nombre verdadero, fue el álbum Blackstar, que publicó el pasado 8 de enero, el mismo día que cumplió los 69 años.

Ahora este álbum, el número 25 grabado en estudio y de marcado sello de jazz y blues, volará en ventas en una sociedad dada por el consumismo nostálgico y no necesariamente por estar interesada por la obra de David Bowie.

“Puede que los pantalones cambien, pero las palabras y los temas sobre los que siempre elegí escribir son cosas relacionadas con el aislamiento, el abandono, el miedo y la ansiedad, todos los puntos álgidos de la vida de una persona”, señaló David Bowie en una entrevista que concedió en 2002 a la agencia de noticias AP.

Su música ha estado presente en más de 450 proyectos audiovisuales, desde los más miserables reality shows hasta en series de televisión icónicas como Mad Men, Los Simpson, American Horror Story, películas de culto como Juno y Memento y títulos de taquilla como Guardianes de la Galaxia.

Como actor participó en 38 producciones, entre cortos y largometrajes.

Algunos títulos de rigor son Feliz Navidad, Mr. Laurence, de Nagisa Oshima; El ansia, de Tony Scott; La última tentación de Cristo, de Martin Scorsese y Twin Peaks: Fire Walk with Me, de David Lynch.

El que nació el 8 de enero de 1947 en Brixton (sur de Londres), vendió más de 140 millones de discos.

Sin la contribución de este admirador de Samuel Beckett, Friedrich Nietzsche, Jean Genet, Salvador Dalí y Stanley Kubrick, a la hora de elaborar la puesta en escena, al convertir un concierto en un acto teatral, no habría surgido Madonna o Lady Gaga.

Siga a Daniel Domínguez en Twitter:  @DanielDomnguez1 y en   Instagram:  Daniel.Dominguez2006

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.