Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

Cine y más Cine y más

20 feb Tesis sobre un homicidio: tras las huellas de un asesino

Temas:

En Tesis sobre un homicidio estamos ante un thriller psicológico que cumple con las reglas que este género fílmico exige: maneja realidades inciertas para los personajes y los espectadores, está el disfrute de duelos actorales (en este caso entre Ricardo Darín, un profesor universitario, y Alberto Ammann, quien hace las veces de uno de sus astutos estudiantes); se presentan múltiples intrigas para entretener a la audiencia, y hay más de un giro sorpresivo en su trama llena de trampas.

Este filme, que se presentó por primera vez en el pasado Festival de Cine de Panamá, también tiene raíces provenientes de la novela negra, tanto la literaria como la cinematográfica, por lo que es la ocasión ideal para que invite a debatir sobre el alcance de la justicia y la utilidad de la ética, entre aplicar derechos y ejercer deberes, entre verdades que parecen mentiras y viceversa, entre la violencia que libera mentes brillantes y una paz que inquieta a sus posibles víctimas, todo esto bajo esas sombras enormes que son las filmografías de dos notables realizadores, el británico Alfred Hitchcock (en especial La Soga, 1948) y el estadounidense Joseph Leo Mankiewicz (en particular La huella, 1972).

El problema de este largometraje es cómo maneja y utiliza sus elementos argumentales.

Se han hechos cientos de títulos en torno a la brutal muerte de una víctima inocente, la presencia de un hábil y enfermo asesino, y unos obsesionados investigadores que están tras sus pasos.

El punto es que en ocasiones eso que no tiene originalidad alguna toma una renovada dimensión en películas como El secreto de sus ojos, de Juan José Campanella, pero que se quedan cortas de vista en casos como Tesis de un homicidio, de Hernán Goldfrid.

Actor de peculiares personajes

Si alguien tiene un doctorado por encarnar a seres irónicos, cínicos, melancólicos, angustiados, solitarios, torturados y entrañables de forma extraña, ese es el actor argentino Ricardo Darín.

En la pantalla grande tiene una galería de interpretaciones de seres complicados, ya sea un empresario adicto al trabajo y alérgico a la madurez, un cura tan fiel a su fe que da la vida por defenderla, un ladrón de bancos deseoso de reformarse, pero que el destino le tiene otra misión; un detective privado de poca monta que no atina a nada, un inventor de juguetes en busca del amor, un valiente militante de izquierda que se sacrifica por su patria o un estafador encantador cuando debería dar miedo tenerlo en las inmediaciones.

A Darín también le atraen los hombres vinculados con el policíaco y el ejercicio del derecho.

Fue un abogado sin licencia y sin mucha moral en Carancho (2010), de Pablo Trapero, y un atribulado oficial de un juzgado de instrucciones en El secreto de sus ojos (2009), de Juan José Campanella.

Ahora es Roberto Bermúdez, un abogado criminalista y docente universitario que intenta resolver un hecho de sangre en el psycho-thriller Tesis sobre un homicidio (2013), que se proyecta en Panamá.

Esta producción es dirigida por Hernán Goldfrid (su segundo largometraje tras Música en espera), producida por Diego Duvkovsky ( El secreto de sus ojos) y Gerardo Herrero ( El hijo de la novia), y basada en la primera obra de Diego Paszkowski, quien ganó el Premio de novela La Nación en 1998 por Tesis sobre un homicidio, elogiada por autores consagrados como Tomás Eloy Martínez.

¿Qué psycho-thriller les agrada? ¿Cuál es su película favorita de Ricardo Darín? ¿Vieron Tesis sobre un homicidio?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.