Cine y más Cine y más

15 may Sobre las principales fortalezas de la música panameña

En Panamá, en materia musical, lo que sobra es el talento de sus artistas, más la diversidad cultural de los istmeños, y que poseemos un público siempre abierto a probar diversos tipos de ritmos.

Estos y otros aspectos se tratan en Trama, que será el punto de encuentro de los profesionales de la música en Panamá, que se llevará a cabo en Ciudad del Saber durante 4 días, del 15 al 18 de mayo de 2018.

El promotor cultural Walo Araújo es, desde 2008, colaborador de la Fundación Ciudad del Saber. El promotor cultural Walo Araújo es, desde  2008, colaborador de la Fundación Ciudad del Saber.
El promotor cultural Walo Araújo es, desde 2008, colaborador de la Fundación Ciudad del Saber. Cortesía

El centro de convenciones de la Ciudad del Saber será testigo, entre hoy 15 y hasta el 18 de mayo, de un momento histórico para la industria de la música en Panamá. Se trata del evento Trama.

“Nunca antes se han reunido los profesionales de la música de este país bajo un mismo techo a compartir sus conocimientos y experiencias entre ellos y con los más jóvenes”, afirma Walo Araújo, representante de Fundación Ciudad del Saber, uno de los responsables de esta iniciativa.

“También es un momento de afirmación y de visibilidad, como gremio y como sector de la economía que produce riqueza, empleo, oportunidades para todas las personas, cambio social y reputación internacional para Panamá”, agrega.

La música es una fortaleza como país, “pero hasta ahora todo ha ocurrido de forma más o menos orgánica, sin ninguna planificación estratégica sobre adónde queremos llegar y cómo lo haremos”.

En otros países de Latinoamérica “la batuta de este proceso la ha llevado el gobierno, creando un marco estratégico de ayudas y de incentivos, y la empresa privada. Acá todavía no han entendido cabalmente el potencial de las industrias creativas para el desarrollo del país”.

Por eso, le toca a los vinculados con la música “demostrar que estamos organizados y listos para evolucionar”, agrega Araújo.

"Las condiciones se van dando poco a poco. Ciudad del Saber también ha ido madurando como proyecto (tras 20 años de andadura) y ha desarrollado la capacidad para entender su rol en la promoción de las industrias creativas, como un motor de innovación empresarial y social, de desarrollo humano, cambio social y prestigio para nuestro país", agrega.

Fortalezas

Destaca que dos de los puntos fuertes de nuestra industria musical son el talento nacional y la diversidad cultural. “Tenemos una herencia afroantillana que pervive en el calipso y que explota de popularidad en forma de reguetón. Gracias a esa herencia afro Panamá ha producido muy buenos jazzistas, reconocidos internacionalmente”.

Por ejemplo, el pianista Danilo Pérez “honra y abre otros caminos para esa tradición de jazz, y está siendo crucial en el desarrollo de una nueva generación de músicos muy bien preparados. También contamos con una importante cantera de músicos clásicos”.

En materia de salsa resalta el valor del cantautor Rubén Blades, más una escena de música típica “muy activa y rentable. En los géneros pop-rock nuestra producción musical se ha hecho más sólida”.

Otra fortaleza es que los panameños son “omnívoros en términos de consumo de música. Aunque la gente muestre preferencia por la música típica o el reguetón, está abierta también a escuchar otros géneros, según el estudio La industria de la música en Panamá, que realizaron para Ciudad del Saber en 2017 Javier Stanziola y Maytée Vernaza”.

Otro factor que le parece positivo en Panamá "es el creciente número de iniciativas del sector no lucrativo, pero también de emprendimiento y negocios, que están haciendo una importante función de facilitar la circulación y la colaboración entre artistas, así como de formar a los públicos y ofrecer formación a los artistas. El Panamá Jazz Festival, MACRO, MUPA, Musicalion y Luna Llena de Tambores son algunos ejemplos de proyectos que están teniendo impacto social y económico, con distintos niveles de apoyo desde el gobierno y la empresa privada".

Dificultades

¿Cuáles son las principales debilidades de la industria musical panameña?

En su opinión, la industria de la música "comparte un problema fundamental con las demás industrias creativas en Panamá: la falta de planes estratégicos nacionales para organizar y dar impulso de este sector. Planes con metas claras, ejecutables y medibles, que no se interrumpan o cambien de rumbo cada nuevo gobierno, y que cuenten con el respaldo de una alianza público - privada que genere voluntad política y movilice recursos".

En países latinoamericanos como Argentina, Colombia, México y Chile, "que han desarrollado planes estratégicos para las industrias creativas, incluida la música, se ha comprobado el potencial de este sector para el desarrollo de una economía más dinámica, innovadora, generadora de empleo y oportunidades, así como de cambio social y de prestigio para los países".

Un sector en el que sí se han dado importantes avances en Panamá en materia de alianzas público -privadas ha sido el cinematográfico, resalta. "La creación por Ley en 2012 de un fondo anual concursable para la industria del cine de Panamá y de una unidad especializada en el Ministerio de Comercio e Industria ( Dirección General de Cine) ya está generando sus primeros frutos visibles. La industria musical también requiere de un marco estratégico y de una institución responsable en el gobierno para poder desarrollar su potencial".

Otra debilidad del sector musical panameño "es su falta de integración, y de un liderazgo con visión de industria, como un todo. Es importante que se desarrollen nuevos liderazgos que sean capaces de articular y de organizar en torno a una agenda de objetivos comunes, al variopinto ecosistema de gente que hay a lo largo de toda la cadena de valor de la industria musical, de forma que se vean a sí mismos como un gremio. Eso es un reto porque, aunque existen organizaciones de gestión colectiva y varias asociaciones, la tendencia general es que los profesionales de la industria musical no están bien organizados ni suelen salirse de los circuitos propios de cada género musical: la escena del típico, la del reguetón, la de los músicos clásicos y de jazz… Poco se conocen y colaboran".

Por otra parte, cuando hicieron el estudio con Stanziola y Vernaza, observaron "como una tendencia general entre los músicos, un escaso nivel de profesionalización, dependiendo a menudo de trabajos en otros sectores, y en general, una falta de opciones de formación y actualización para la gente de la industria".

Todas esas razones los llevaron a organizar Trama, "un encuentro para la gente de la música en Panamá. Desde la Fundación Ciudad del Saber le propusimos a un emprendedor y cuatro músicos panameños que formáramos un equipo para diseñar y llevar a cabo juntos la organización de este encuentro. Todas estas personas tenían en común su perfil destacado como gestores, organizadores y emprendedores: Tatiana Ríos, Yigo Sugasti, Alex Quezada, Ricky Ramírez y Billy Herron. Esperamos que Trama sirva para mostrar al conjunto de la sociedad, pero sobre todo a la gente de la música, la fuerza que tienen cuando están todos juntos".

Han invitado a participar en Trama a muchos actores de la industria musical: "managers, promotores, productores, artistas, compositores, arreglistas, técnicos de sonido y de escena, gestores culturales, programadores de festivales, empresas del sector, emprendimientos, gente de la radio y la televisión, asociaciones gremiales y de gestión colectiva, ONGs y fundaciones del sector cultural, funcionarios de comercio y cultura, disqueras, especialistas en derechos de autor, cineastas, organizaciones de cooperación internacional, estudiantes y profesores, prensa especializada, melómanos, fans… Pensamos que poner junta a toda esa gente será explosivo y que de ahí saldrán buenas ideas y nuevos proyectos. Lo importante es que avancemos en conocernos, crear agendas y redes de colaboración".

El Estado

¿Cómo hacemos para que el estado panameño, la sociedad civil y el sector privado aprendan que el arte, la música, incluida, es un factor de crecimiento social y económico?

Piensa que es una responsabilidad de todos los que ejercen liderazgo, "buscar un lenguaje común en el que los artistas, gestores culturales, empresarios y servidores públicos podamos entendernos. Generalizando mucho, diría que los artistas no entienden la palabra negocios, y que los empresarios no entienden los valores intangibles del arte. De ahí la importancia del papel que juega Ciudad del Saber como punto de encuentro de los diferentes sectores, pero también del Banco Interamericano de Desarrollo, que es nuestro principal aliado estratégico en las industrias creativas, y a nivel regional.

Juntos, y con otros aliados, están logrando que "todos los actores de la sociedad, incluidos los mismos artistas, entiendan el discurso de las industrias creativas como motores de innovación, empleo y oportunidades, un discurso más cercano a los empresarios y servidores públicos. Nos toca a la gente de la cultura también aprender a explicar mejor el impacto de nuestro trabajo en la creación de bienestar social y de intangibles como cohesión social, sentido de pertenencia y orgullo por nuestro país. De ahí la importancia que le damos a crear espacios de encuentro como el que propone Trama". 

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.