Cine y más Cine y más

09 may Entre todos hay que salvar a la democracia

El excelente drama político ‘Dignidad’ deja en evidencia que buena parte de la clase política es el enemigo número de la democracia.

'Dignidad' está en el Teatro en Círculo de martes a sábados, a las 7:30 p.m., y los domingos a las 5:30 p.m. 'Dignidad' está en el Teatro en Círculo de martes a sábados, a las 7:30 p.m., y los domingos  a las 5:30 p.m.
'Dignidad' está en el Teatro en Círculo de martes a sábados, a las 7:30 p.m., y los domingos a las 5:30 p.m. Roberto Cisneros

¿Todavía quedan políticos dignos? Si tomamos como ejemplo el comportamiento de los personajes de la pieza teatral Dignidad, la respuesta, triste y desoladora, es no.

¿Por qué los menos malos son los que ganan con frecuencia las elecciones? Según este drama es porque la gente buena le huye a la política como los vivos a la muerte. ¿En qué estado se encuentra la democracia? En peligro de fallecer, si observamos los conflictos y los destinos de los dos hombres que habitan en esta excelente obra escrita por Ignasi Vidal y dirigida con solvencia por Arturo Wong Sagel.

Dignidad está en el Teatro en Círculo de martes a sábados, a las 7:30 p.m., y los domingos a las 5:30 p.m.

Dignitas

Si bien el autor español Ignasi Vidal escribió Dignidad para retratar la realidad de su país, se pueden aplicar sus mensajes al entorno panameño con un parecido que provoca náuseas.

Francisco ( Karl Hoffmann), candidato presidencial, le recuerda a su mano derecha Alejandro ( Larry Díaz), que en la antigua Roma la corrupción era moneda de uso corriente, pero cuando el pueblo se hartaba de las trampas de sus representados los exiliaba, y de paso, perdían sus derechos, su ciudadanía y sus posiciones. Esa medida le llamaban dignitas. La palabra dignidad proviene de esta.

¿Cuántos políticos podemos definir como dignos? Deben ser bastante pocos, porque de lo contrario no se entendería que más de un político tenga más de un entuerto escondido en la parte de atrás de su hoja de vida.

El teatro istmeño ha dejado de ser político. Pocos son los montajes que se atreven a desarrollar estos temas. Dignidad (Turquesa Producciones) es un caso excepcional y esperanzador.

Sus actores (aplausos para ambos), directores y productores ( Diana Abouganem, Lenín Belloso y Ricardo Martino) han decidido contribuir al debate nacional sobre qué tipo de políticos tenemos hoy y qué clase queremos escoger en las elecciones de 2019.

Al ver Dignidad y observar las reacciones de los espectadores, me lleva a confirmar que más de un panameño está en medio del hartazgo, cansados de sobrevivir en un presente quebrado y ante la incertidumbre de un futuro bastante parecido a su hoy.

Como queda tan bien planteado en Dignidad, desde hace décadas lo que sobra en este país son los actos de corrupción, el despilfarro de las arcas del Estado, los despidos masivos, los salarios que no aumentan, una falta casi completa de justicia, y gobernantes que no solucionan nada e incrementan los problemas sociales, políticos y económicos del istmo.

Nuestros políticos, o por lo menos una cantidad considerable de ellos, con sus malas acciones ponen en peligro los objetivos de un progreso que no es equitativo en Panamá. Igualito que queda retratado en Dignidad.

Aunque sobran motivos para estar indignados e irritados, debemos tener un cambio de actitud: hay que actuar y soñar que es posible un cambio positivo y general para el beneficio de la mayoría de los panameños. Este malestar reinante puede resolverse si escogemos, desde la reflexión y el pensamiento crítico, a candidatos honestos, que debe haberlos.

El desenlace de Dignidad es contundente, demoledor y cierto, aunque habrá quien piense que sea demasiado pesimista. Yo diría que es real y sin escrúpulos, para que el público salga del Teatro en Círculo recordando una verdad que duele: que los pésimos políticos que tenemos son un lastre que nosotros mismos hemos permitido que existan porque votamos por ellos.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.