De la costa a la ONU

Temas:

DISEÑO. El argentino Nicolás García Mayor es diseñador industrial y estudió en Bahía Blanca, Argentina. CORTESÍA/Nicolás García Mayor DISEÑO. El argentino Nicolás García Mayor es diseñador industrial y estudió en Bahía Blanca, Argentina. CORTESÍA/Nicolás García Mayor
DISEÑO. El argentino Nicolás García Mayor es diseñador industrial y estudió en Bahía Blanca, Argentina. CORTESÍA/Nicolás García Mayor

La ciudad de Bahía Blanca se encuentra a 636 kilómetros al sur de la provincia Buenos Aires, en la Argentina. Serán unas 5 o 6 horas de camino por tierra antes de llegar a este centro urbano, el segundo más importante sobre la costa argentina luego de Mar del Plata.

En esa ciudad nació Nicolás García Mayor, un bahiense de 34 años que ha cautivado a su país con un invento cuya esencia se centra, según sus propias palabras, “en tratar de mitigar el dolor y el sufrimiento de aquellos que lo han perdido todo luego de una catástrofe”.

El propósito ha logrado atrapar la atención de organismos internacionales, entre ellos la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Un proyecto con el nombre CMAX System fue ideado por García Mayor para ser presentado como trabajo de grado para lograr recibirse de diseñador industrial por la Universidad Nacional de La Plata.

Lo que se inició como un pase para titularse podría convertirse en “un sistema global de refugios de emergencia de respuesta inmediata que provee de un espacio habitacional y de núcleos sanitarios para los evacuados por catástrofes naturales, conflictos bélicos, brotes de pandemias, entre otras situaciones complejas”, explica García Mayor desde Bahía Blanca para este diario, tras ser invitado por la ONU para exponer su proyecto en el 68 período de sesiones de la Asamblea General de esa organización este 18 de septiembre.

“Lo más fuerte del proyecto es que puede salvar muchas vidas alrededor de todo el mundo y genera una unidad mundial ante la respuesta en momentos críticos. Esa hermandad entre países con una sola bandera, que es la del ayuda al prójimo, es parte importante también de este sueño”, asegura Nicolás, quien trabaja incansablemente para la exposición con un equipo de su estudio en Bahía Blanca, Ar Studio; amigos y familia, que lo apoyan.

EL DISEÑO

El CMAX System consiste en dos productos de base. Un módulo habitacional desplegable y otro con las mismas dimensiones que contiene núcleos sanitarios.

El primer módulo es una combinación de un contenedor, realizado con una estructura de aluminio y polipropileno, que se despliega en un espacio habitacional 10 veces más amplio que cuando está plegado y puede cobijar a una familia de hasta 10 integrantes.

El segundo módulo, con núcleos sanitarios, puede ofrecer hasta 3 retretes y/o ser combinado con duchas. “Según una investigación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en caso de catástrofes, se necesita un retrete cada 10 personas”, agregó.

El refugio puede ser usado para generar una urbanización luego de inundaciones, tsunamis, terremotos, ciclones, tornados, deslizamientos, sequías, brotes de vectores o conflictos bélicos.

“Un uso destacado es que se puede utilizar como hospital móvil, instalándolo en el sector del conflicto o la zona afectada”, añadió.

LA EXTRAÑA MUSA

Hace 12 años, cuando el proyecto era solamente un requisito para recibirse, Nicolás tenía 21 años.

Al presentarles la idea de crear este habitáculo de emergencia a sus profesores, lo tildaron de loco y le pronosticaron que nunca se recibiría o, por lo menos, que no lo vería nunca desarrollado.

“El sufrimiento del prójimo fue la musa inspiradora. El producto surgió luego de analizar miles de estructuras plegables, construcciones en seco y alternativas de todo tipo. El diseño no fue espontáneo”, afirma Nicolás, quien curiosamente nunca ha vivido una catástrofe, siendo esta su primera dificultad. Ese desconocimiento tuvo que nutrirlo con la experiencia de organizaciones como las de la Defensa Civil y el Ejército de Argentina.

“Es un producto donde todos los factores humanos están en un momento extremo y hay que tener muchos elementos en análisis. Recorrí y armé un equipo multidisciplinario que acompañó el trabajo de casi un año”, recuerda Nicolás, quien analizó junto a todo ese elenco la parte de las respuestas inmediatas, los traumas psicológicos poscatástrofes, la instalación en áreas de todo tipo; “distintas características que necesitan una respuesta muy versátil”, así como su instalación y armado, “por personas de todo tipo y clase social”, y la logística.

UN REFUGIO EN ESPERA

Luego de un año de trabajo, el CMAX System, llamado así en honor a su hermano menor Carlos Maximiliano, estaba listo. Fue premiado por la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires, la Defensa Civil de la provincia de Buenos Aires y se encuentra en el Catálogo Nacional de Innovaciones de la Argentina.

A pesar de los honores, no hubo un inversor que se interesara en sacar la idea de la universidad a la realidad, lo que le hacía entender al inventor que no sirvió para nada.

“Al ver que todo el mundo lo elogiaba, pero que nadie se interesaba, me entristecía. Veía las catástrofes por televisión y sabía que esto mejoraría muchísimo esas situaciones. Entiendo que no es un producto fácil. Tal vez el hombre piensa que el verdadero avance se encuentra en tener más y mejores cosas, es por eso que los esfuerzos de las empresas estén direccionados hacia cosas que no son elementales. Pero ante una catástrofe, donde se pierde todo, las cosas cambian. Ahí nos une el dolor y necesitamos lo básico”, reflexiona.

Luego de irse un año a España por motivos laborales, regresó en 2007 a la Argentina para rescatar al CMAX System, a pesar de rechazar una oferta de Estados Unidos de desarrollarlo allá.

Recién ahora, después de 12 años de haberlo culminado, percibe que “tal vez” su idea ya esté en condiciones para llevarla adelante.

VER LA LUZ

Por iniciativa de la Cancillería Argentina, el 22 de mayo de este año, Nicolás y el CMAX System participaron del Foro Internacional para el Desarrollo de la Ayuda Humanitaria, realizado en Washington, EU, en el que se reunieron distintas organizaciones internacionales.

Dentro del foro, el aparato generó interés entre organizaciones de ayuda como la Cruz Roja y la OMS, pero también la ONU quedó prendada, ya que “al ver la presentación y comentarles las características del proyecto, quedaron impactados con el proyecto, entre ellos, Rosa Malango, directora del área de Relaciones Exteriores y Cooperación de las Naciones Unidas”, asegura.

“Me dijeron que se veía que lo había pensado con el corazón; que ellos querían ser socios del proyecto y que me invitaban a presentarlo en la asamblea del 18 de septiembre, ante 193 países para que se utilice en todo el mundo y que dignifique la vida de los refugiados”.

La invitación se formalizó mediante un correo electrónico que aún tiene a Nicolás perplejo.

Según datos de la Agencia de la ONU para los Refugiados, en el mundo hay 10 millones 404 mil 806 refugiados y 15 millones 473 mil 378 desplazados internos.

Según Nicolás, la clave del CMAX System será el trabajo mancomunado de los países para la respuesta en momentos críticos.

“El producto genera hermandad y unión para poder usar comunitariamente el producto entre países. La idea es tener almacenado en distintos países de manera estratégica la cantidad de refugios según la población y ante una catástrofe, por medio de un sistema y una red que estará alojada en la nube, poder enviar mediante una logística estratégica sistematizada la cantidad necesaria para evacuar a los pueblos y comunidades en riesgo”, explica García Mayor.

Adelanta que el costo es similar al de una tienda de campaña, pero que “disminuirá los enormes costos de salud y atención hospitalaria poscatástrofe que tienen los países por no dar un lugar digno donde refugiar sus habitantes”.

El costo final, asegura, no está definido, pero rondaría los 4 mil 100 dólares.

Una idea que confiesa se la pasó Dios en un sueño, está inspirada en sanar lo provocado por la ira de la naturaleza, donde no solo se pierde el trabajo de toda la vida sino también a los seres queridos, “así como los grandes desamores generan inspiración para grandes canciones, tangos y boleros”, asocia Nicolás García Mayor, mientras trata de estar a la altura ante los representantes de 193 países que lo escucharán.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

LEGADO Muere Malcolm Young, cofundador de AC/DC

El guitarrista escocés Malcolm Young.
Tomado de acdc.com/Phillip Morris

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

torneos de béisbol Campeonato juvenil y mayor ya tienen fechas

El juvenil comienza en enero. El juvenil comienza en enero.
El juvenil comienza en enero. LA PRENSA

El Campeonato Nacional de Béisbol Juvenil arrancará el 5 de enero próximo con el partido entre Herrera y Colón en el estadio ...

para sustituir a bachelet Cierran las mesas de votación en las elecciones generales de Chile 

Los favoritos: Sebastián Piñera, de Chile Vamos y Alejandro Guillier, de Nueva Mayoría. Los favoritos: Sebastián Piñera, de Chile Vamos y Alejandro Guillier, de Nueva Mayoría.
Los favoritos: Sebastián Piñera, de Chile Vamos y Alejandro Guillier, de Nueva Mayoría. AFP

Las mesas receptoras de votos para las elecciones generales de este domingo en Chile  -en las que el derechista Sebastián ...

ACCIDENTE Encuentran cuerpo del piloto panameño que se estrelló en Honduras

La aeronave se estrelló en una zona montañosa en Honduras. La aeronave se estrelló en una zona montañosa en Honduras.
La aeronave se estrelló en una zona montañosa en Honduras. Tomado de La Prensa de Honduras

Los bomberos de Honduras recuperaron este domingo 19 de noviembre el cuerpo sin vida del panameño Carlos Aizpurúa, piloto de ...