Carolina Herrera indigna a indígenas mexicanos al usar su iconografía

Carolina Herrera indigna a indígenas mexicanos al usar su iconografía
La Carta Internacional de Derechos Humanos reconoce la propiedad intelectual como parte de los derechos fundamentales del hombre.

Rodeada de pilas de mantas bordadas rojas, azules y amarillas, Glafira Candelaria, una indígena mexicana de 59 años que habla español con dificultad, se indigna al referirse a la última colección de la casa de modas Carolina Herrera, que usó diseños textiles de su pueblo."Nomás está copiando nuestro trabajo, lo que estamos haciendo, pero así no se vale", dice en su casa. Vive en San Nicolás, un empobrecido pueblo del municipio de Tenango de Doria, en el central estado mexicano de Hidalgo, enclavado en una zona de montañas habitada mayoritariamente por indígenas otomíes.El director creativo de Carolina Herrera, el estadounidense Wes Gordon, utilizó los pájaros y gallos rodeados de árboles y hojas sueltas que caracterizan la laboriosa técnica del bordado Tenango y los diseños de otras dos comunidades mexicanas en su última colección, llamada Resort 2020.La colección provocó la protesta del gobierno mexicano, que le pidió a Carolina Herrera −una casa de modas neoyorquina fundada en 1980 por la icónica diseñadora venezolana del mismo nombre− una explicación sobre lo que consideró como una "apropiación" de la iconografía autóctona.La colección "rinde homenaje a la riqueza de la cultura mexicana" y reconoce "el maravilloso y diverso trabajo artesanal" del país, argumentó Gordon, quien tomó las riendas creativas de la empresa hace un año de manos de Herrera, que tiene 80 años.Pero Glafira y sus vecinos no aceptan esa explicación. "La gente que viene de afuera nomás se hace rica con nuestro trabajo, con lo que estamos haciendo porque lo venden bien caro (...). Esas personas también se pueden demandar o pedir perdón", añade Glafira, cuyo rostro se ensombrece al ver las fotografías de los vestidos de la colección Resort 2020, que se venden por miles de dólares.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL