UNA HAZAÑA ORIGINAL. EL PEAJE MÁS ECONÓMICO DE LA HISTORIA DE ‘LA CHARCA’: 36 CENTAVOS.

El cruce a nado del Canal

El personaje que aparece nadando dentro de uno de los juegos de esclusas del Canal de Panamá, (por favor no nos vayan a preguntar cuál de los juegos es), respondía al nombre de Richard Halliburton. Nada que ver con el nombre de una empresa estadounidense, que se relamía los bigotes por el gusto que le iban a proporcionar unos cuantos miles de millones de ganancia, como consecuencia de uno de los absurdos conflictos guerreros que el mundo sufre y sufrirá por muchos años más.Pues bien, el mentado señor, que era un audaz aventurero también nacido en el país norteño, había llegado a este istmo procedente de Haití; escribió un libro que en inglés se titula ‘Complete book of marvels of Orient’, algo así como ‘Libro completo de maravillas del oriente’. Hace tanto tiempo lo tuvimos en nuestras manos que no podemos asegurar que el nombre completo de la obra sea exactamente así. En todo caso y para los interesados, en la Biblioteca Roberto F. Chiari de la Autoridad del Canal reposa una copia del ejemplar. Fue publicado por The Bobbs Marriet Co. de Nueva York.Halliburton (1900-1939) demoró 50 horas transcurridas entre el 14 y el 23 de agosto de 1928 en cruzar el canal. Iba acompañado de la canoa que se ve en la fotografía, en la cual uno de sus tripulantes- el del sombrero- llevaba un rifle para defenderlo, especialmente de los caimanes, que como existían en la costa afuera del canal, se pensó que podrían también aparecerse dentro de la charca, lo cual no ha sido ni será nunca así.Halliburton pesaba 150 libras. Basándose en lo que paga cada tonelada de lo que atraviesa sobre las aguas del canal se le hicieron los cálculos y pagó 36 centavos de peaje, si es que así se puede todo esto llamar.Lo que sí sucedió es que nuestro hombre, se colocó el nombre de S.S. Richard Halliburton, como si él fuese otro barco más de los que cruzan el canal.Años más tarde falleció cuando intentaba cruzar el océano Pacífico sólo y a bordo de un junco chino que una tormenta lo hizo naufragar.Antes de que se nos olvide, él no fue el primero en cruzar ‘la charca’- como también se le suele llamar al Canal- nadando. Más adelante les diremos quién lo hizo. El personaje que aparece nadando dentro de uno de los juegos de esclusas del Canal de Panamá, (por favor no nos vayan a preguntar cuál de los juegos es), respondía al nombre de Richard Halliburton. Nada que ver con el nombre de una empresa estadounidense, que se relamía los bigotes por el gusto que le iban a proporcionar unos cuantos miles de millones de ganancia, como consecuencia de uno de los absurdos conflictos guerreros que el mundo sufre y sufrirá por muchos años más.Pues bien, el mentado señor, que era un audaz aventurero también nacido en el país norteño, había llegado a este istmo procedente de Haití; escribió un libro que en inglés se titula ‘Complete book of marvels of Orient’, algo así como ‘Libro completo de maravillas del oriente’. Hace tanto tiempo lo tuvimos en nuestras manos que no podemos asegurar que el nombre completo de la obra sea exactamente así. En todo caso y para los interesados, en la Biblioteca Roberto F. Chiari de la Autoridad del Canal reposa una copia del ejemplar. Fue publicado por The Bobbs Marriet Co. de Nueva York.Halliburton (1900-1939) demoró 50 horas transcurridas entre el 14 y el 23 de agosto de 1928 en cruzar el canal. Iba acompañado de la canoa que se ve en la fotografía, en la cual uno de sus tripulantes- el del sombrero- llevaba un rifle para defenderlo, especialmente de los caimanes, que como existían en la costa afuera del canal, se pensó que podrían también aparecerse dentro de la charca, lo cual no ha sido ni será nunca así.Halliburton pesaba 150 libras. Basándose en lo que paga cada tonelada de lo que atraviesa sobre las aguas del canal se le hicieron los cálculos y pagó 36 centavos de peaje, si es que así se puede todo esto llamar.Lo que sí sucedió es que nuestro hombre, se colocó el nombre de S.S. Richard Halliburton, como si él fuese otro barco más de los que cruzan el canal.Años más tarde falleció cuando intentaba cruzar el océano Pacífico sólo y a bordo de un junco chino que una tormenta lo hizo naufragar.Antes de que se nos olvide, él no fue el primero en cruzar ‘la charca’- como también se le suele llamar al Canal- nadando. Más adelante les diremos quién lo hizo.
El personaje que aparece nadando dentro de uno de los juegos de esclusas del Canal de Panamá, (por favor no nos vayan a preguntar cuál de los juegos es), respondía al nombre de Richard Halliburton. Nada que ver con el nombre de una empresa estadounidense, que se relamía los bigotes por el gusto que le iban a proporcionar unos cuantos miles de millones de ganancia, como consecuencia de uno de los absurdos conflictos guerreros que el mundo sufre y sufrirá por muchos años más.Pues bien, el mentado señor, que era un audaz aventurero también nacido en el país norteño, había llegado a este istmo procedente de Haití; escribió un libro que en inglés se titula ‘Complete book of marvels of Orient’, algo así como ‘Libro completo de maravillas del oriente’. Hace tanto tiempo lo tuvimos en nuestras manos que no podemos asegurar que el nombre completo de la obra sea exactamente así. En todo caso y para los interesados, en la Biblioteca Roberto F. Chiari de la Autoridad del Canal reposa una copia del ejemplar. Fue publicado por The Bobbs Marriet Co. de Nueva York.Halliburton (1900-1939) demoró 50 horas transcurridas entre el 14 y el 23 de agosto de 1928 en cruzar el canal. Iba acompañado de la canoa que se ve en la fotografía, en la cual uno de sus tripulantes- el del sombrero- llevaba un rifle para defenderlo, especialmente de los caimanes, que como existían en la costa afuera del canal, se pensó que podrían también aparecerse dentro de la charca, lo cual no ha sido ni será nunca así.Halliburton pesaba 150 libras. Basándose en lo que paga cada tonelada de lo que atraviesa sobre las aguas del canal se le hicieron los cálculos y pagó 36 centavos de peaje, si es que así se puede todo esto llamar.Lo que sí sucedió es que nuestro hombre, se colocó el nombre de S.S. Richard Halliburton, como si él fuese otro barco más de los que cruzan el canal.Años más tarde falleció cuando intentaba cruzar el océano Pacífico sólo y a bordo de un junco chino que una tormenta lo hizo naufragar.Antes de que se nos olvide, él no fue el primero en cruzar ‘la charca’- como también se le suele llamar al Canal- nadando. Más adelante les diremos quién lo hizo.

Para cancelar el peaje que han de pagar las naves marítimas que planean cruzar desde un océano a otro el canal de Panamá, existen variadas formas que acondicionan lo que en dinero se les cobrara.

Esas variadas tarifas tienen que ver con la clase de vapores, con lo que transportan y con algunos otros factores. La mayoría de esas distintas tarifas son fijadas anualmente y ya lo están hasta el 2007.

Sus precios oscilan entre un mínimo de 236 hasta los 296 dólares. La cantidad de contenedores que transportan también modifican el valor de lo que tendrán que aportar.

Los dos navíos que han pagado las cuotas más altas han sido los cruceros para turistas. El "Coral Princess", de la línea Princess Cruisers, con 217 mil 513 dólares con 75 centavos, con medidas de 254 metros de largo y 32 metros de ancho. Seguido del "Radiance of the Seas", que pagó 217 mil 137 dólares.

El peaje de nuestro amigo Richard Halliburton continuará siendo el más bajo (36 centavos) hasta que un niño, un enano, un perro u otra pequeña mascota intente la citada labor. Él pesó 150 libras.

El paso más rápido de barcos que pudimos encontrar fue de dos horas y 41 minutos, que en el mes de junio de 1979 tardó hasta Gatún el "Hydrofod Pegasus" de la marina de Estados Unidos. Entre 1914, año de la inauguración del Canal, hasta el 2005, 904 mil 385 vapores han efectuado el paso de un mar al otro.

El 16 de marzo de 2004 fue el primer día en que los navíos que transitaron pesaron un total mayor de un millón de toneladas (contados en 24 horas), exactamente un millón 605 mil 551.

Es bien sabido que la inauguración oficial del canal tuvo lugar el 14 de agosto de 1914 y a cargo del vapor estadounidense "Ancón". Con anterioridad pasaron otros barcos grúas y remolcadores pero sólo a manera de ensayo.

Más tarde y en el mismo año Perú, Noruega, Holanda, Suecia y Nicaragua también cruzaron barcos. El primer navío panameño que realizó esa travesía fue el "Chitré", el 11 de enero de 1915. En 1917 y 1918 no se publicaron los datos sobre las nacionalidades de los vapores que transitaron el canal, pero se sabe por cifras extraoficiales que China, Grecia, Bélgica, Ecuador y Uruguay lo hicieron. Las listas de los años siguientes sí se pueden consultar.

Es claro que otros países lo continuaron haciendo. El calado máximo del canal está anotado como de 12 metros de profundidad. Entre el 15 y el 17 de agosto de 1914 cruzó, el primer yate particular: el "Lasata", de Morgan Adams. De la marina de Guerra de Estados Unidos pasó de primero el "Júpiter" (10 de octubre de 1914) con rumbo a Filadelfia. Algunos se preguntan si lo hizo en horas de la noche -en ese tiempo no se acostumbraba- no comprendemos por qué de esa sospecha.

Líneas arriba les habíamos prometido decirles quienes cruzaron nadando el canal antes que Halliburton. Fue nada menos que una pareja formada por Alfred Brown y Elaine May Goldwin, pero lo hicieron en forma fraccionada y esquivando tanto a las esclusas como el corte de Culebra, algo por cierto muy diferente.

El 18 de agosto de 1914, dos empleados del canal, de nombres J.B. Binganan y James Wendell pidieron permiso para una travesía, traspasaron el canal caminando, sin que les abrieran las esclusas, de lunes a sábado. Solamente nadaban los domingos, eso entre el 22 de agosto y el 18 de octubre de 1914.

De todo lo anterior se confirma que la hazaña de Halliburton, con gasto de agua incluido, ya que que no se la cobraron, ha sido la más original de las travesías realizadas hasta ahora.

Textos: HARRY CASTRO STANZIOLA. Fotografías: RICARDO LÓPEZ ARIAS

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Destacados

Lo último en La Prensa

estados unidos Johnson & Johnson gana un juicio relacionado con el talco

Eva Echeverría asegura que el uso del talco de Johnson and Johnson para su higiene íntima le provocó un cáncer de ovarios. Eva Echeverría asegura que el uso del talco de Johnson and Johnson para su higiene íntima le provocó un cáncer de ovarios.
Eva Echeverría asegura que el uso del talco de Johnson and Johnson para su higiene íntima le provocó un cáncer de ovarios. Tomada de Internet

Un tribunal de apelación estadounidense dio la razón al grupo farmacéutico Johnson & Johnson al desestimar este viernes en ...

para combatir escasez Presidente Trump autoriza convocar a más pilotos militares retirados

Mandatario estadounidense, Donald Trump. Mandatario estadounidense, Donald Trump.
Mandatario estadounidense, Donald Trump. AFP/Brendan Smialowski

El presidente Donald Trump firmó el viernes una orden ejecutiva que facilitará a la Fuerza Aérea enfrentar lo que el Pentágono ...

COMICIOS DE GOBERNADORES Maduro advierte con repetir elecciones en estados donde ganó oposición

El presidente de Venezuela Nicolás Maduro. El presidente de Venezuela Nicolás Maduro.
El presidente de Venezuela Nicolás Maduro. AFP/Archivo

El presidente venezolano Nicolás Maduro amenazó este viernes 20 de octubre con inhabilitar a los gobernadores electos de la ...