MALTRATO. EN LAS GARRAS DEL VERDUGO.

Un precio muy caro

El hogar puede ser refugio, pero también la tarima donde se representan las más violentas pasiones humanas.

EQUIVOCACIÓN. Hay féminas que van por la vida como maniquíes, cuyos cuerpos son su carta de presentación. EQUIVOCACIÓN. Hay féminas que van por la vida como maniquíes, cuyos cuerpos son su carta de presentación.
EQUIVOCACIÓN. Hay féminas que van por la vida como maniquíes, cuyos cuerpos son su carta de presentación.

Estando en cautiverio es frecuente que se dé una agresión sádica y prolongada. Una situación en la que la víctima es incapaz de escapar de la tiranía de su verdugo y es subyugada por fuerzas físicas, económicas, legales, sociales o psicológicas.

Las cárceles, los campos de concentración, ciertos cultos religiosos y los burdeles son algunos de sus escenarios.

Pero el tema no se limita a estos terrenos.

Como nos corroboran los noticieros tanto nacionales como internacionales, la intimidad del hogar es también un lugar en el que el maltrato y las vejaciones acampan a sus anchas.

No en balde dice Luis Rojas Marcos (en su libro Latidos de fin de siglo) que la familia es el caldo de cultivo más pródigo en conflictos y contradicciones. Por un lado se presenta como un refugio seguro y por otro es la tarima donde se representan las más violentas pasiones humanas.

Las causas de esto —según los manuales de Psicología— habría que buscarlas en la personalidad del abusador; un ser antisocial, impulsivo, con baja tolerancia a la frustración, sentimientos de inferioridad, infancia violenta y que, en muchos casos, abusa del alcohol. Un coctel que al añadirle unos celos tremendos no es raro que explote a la mínima.

Celos y también mucha ansia irracional de control y poder. La fuerza principal que alimenta la violencia doméstica que viene a demostrar que no hay animal vertebrado que impulsado por la pasión de vivenciar el dominio total sobre otro, llegue a torturar con mayor indiferencia y crueldad a sus compañeros de vida, a los miembros de su propio clan.

A esta amarga enfermedad que combina los sentimientos de posesión y desconfianza, el carácter psicopático y una agresividad malsana, le acompaña otra lacra muy pesada: la misoginia.

Sin duda, la exagerada aversión hacia la mujer como persona y la creencia de que ésta no es más que una cosa de poca importancia supone un ingrediente altamente peligroso.

EN TODAS PARTES

Lamentablemente este odio desmedido y letal no solo está en cada paliza o improperio por parte de un marido violento.

A decir verdad, está en el mismo aire. Está en los comentarios malintencionados que algunos lanzan cual si de piropos se tratase, en las reuniones de amigos en los que se comenta que fulanita "está buenísima" (haciendo alusión a sus pechos) o en las conversaciones entre colegas de oficina que no ven el día de llevarse al huerto a la nueva secretaria, chica medio tonta, pero que al parecer es una artista en la cama.

También en cada varón que presume de macho ibérico, que se jacta de cómo le metió mano a una antigua compañera y que comenta entre risas que "a las novias no se les busca para jugar ajedrez".

LAMENTABLE REALIDAD

Pero más lamentable aún es que sean algunas féminas las que -quizá sin pretenderlo- fomenten las actitudes misóginas.

Féminas que van por la vida como maniquíes cuyos sensuales y voluptuosos cuerpos son su carta de presentación. Unas féminas que si tienen algo más que un físico exuberante lo tienen muy bien guardado.

Quizá porque saben muy bien que la belleza es como una especie de moneda en la economía de mercado y consumo. Además, que los hombres necesitan la imagen física ideal del sexo "débil" al usarla no sólo como criterio para juzgar a las mujeres, sino también para realzarse ellos mismos si sus compañeras lucen las deseadas cualidades.

Quiero pensar que ellas no son conscientes de ello. De cómo el mostrarse como objetos sexuales forman parte de una cadena que no hace más que esclavizar. Que al proyectarse como un simple cuerpo fomentan la reducción de la mujer a una posesión deshumanizada del hombre.

No son conscientes de que el enorme desgate y desperdicio de su talento en aras de convertirse en Barbies es comparable –en palabras de Rojas Marcos- "a una fuga masiva de cerebros de consecuencias devastadoras para la sociedad y, en particular, para tantas mujeres que luchan por su realización".

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

REACCIONES Aislado, Trump queda bajo enorme presión por relaciones con Rusia

Este lunes, en Helsinki, fue la primera vez que Trump y Putin tuvieron un encuentro bilateral formal. Este lunes, en Helsinki, fue la primera vez que Trump y Putin tuvieron un encuentro bilateral formal.
Este lunes, en Helsinki, fue la primera vez que Trump y Putin tuvieron un encuentro bilateral formal. AP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se encuentra bajo enorme presión política por sus confusas declaraciones de la ...

Deportes Usain Bolt vuelve a probar suerte en el fútbol

Usain Bolt ya estuvo entrenando en club de Noruega. Usain Bolt ya estuvo entrenando en club de Noruega.
Usain Bolt ya estuvo entrenando en club de Noruega. AP/Archivo

Usain Bolt probará fortuna nuevamente como futbolista profesional, esta vez en Australia.El multicampeón olímpico jamaiquino ...