POLéMICA EN EL FúTBOL

Tema del racismo debe ser tratado por las ligas nacionales

Tema del racismo debe ser tratado por las ligas nacionales
El duelo entre Bulgaria e Inglaterra en Sofía contó con varios incidentes de tono racista.

El problema del racismo en los estadios de fútbol debe ser tratado por las ligas nacionales antes que por las instancias internacionales, consideró este viernes la asociación European Leagues, que agrupa a una treintena de ligas de fútbol profesionales europeas.

“Es necesario que los actores locales, las ligas, las federaciones, las asociaciones de aficionados y las fuerzas del orden colaboren. Es difícil para una organización internacional asumir esto”, juzgó el presidente de EL, Lars-Christer Olsson, unos días después de los incidentes racistas contra jugadores negros ingleses que salpicaron un partido de la fase de clasificación para la Eurocopa 2020 en Bulgaria.

 

El gran Stoichkov llora al hablar del racismo en Bulgaria. https://t.co/8YzMkNCDmz

 

“Debemos tener medidas de seguridad contra este tipo de comportamiento en las gradas y medidas que muestren que nos tomamos el problema en serio”, pero “inflar las sanciones” -y especialmente los partidos a puerta cerrada parcial o completa- no es una medida eficaz de luchar contra el fenómeno, aseguró.

Una grada de 5 mil asientos del estadio Vasil Levski de Sofía, donde se jugó el Bulgaria-Inglaterra, ya estaba cerrada por una sanción de la UEFA por incidentes parecidos.

Luego de los incidentes del lunes, el presidente de la Federación Búlgara de Fútbol, Borislav Mihaylov, presentó su dimisión, que debía discutirse el viernes por un comité ejecutivo de la instancia y la UEFA abrió un nuevo proceso disciplinario contra Bulgaria.

“La UEFA organiza competiciones internacionales y no tiene muchas opciones, por lo que es comprensible que cierre algunas gradas en el partido siguiente. Pero a nivel nacional, el planteamiento tiene que ser diferente, porque es un problema de la sociedad que el fútbol por sí solo no puede resolver”, abundó Olsson.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL