ANÁLISIS

La arriesgada estrategia de Boris Johnson en el 'brexit'

La arriesgada estrategia de Boris Johnson en el 'brexit'
Johnson, de 55 años, logró 92 mil de los 150 mil votos de los militantes conservadores.

El próximo primer ministro británico Boris Johnson realizó una apuesta arriesgada al prometer sacar a la Unión Europea (UE) en el plazo acordado del 31 de octubre pese a la negativa europea a tocar una coma del acuerdo que alcanzó con Theresa May.



El líder conservador y próximo primer ministro esgrime la amenaza de una salida sin acuerdo el 31 de octubre, pero cree al mismo tiempo en la posibilidad de hallar un compromiso.



Explicaciones sobre su estrategia y posibilidades de éxito: Lo ideal sería que Boris Johnson pudiera obtener un nuevo acuerdo de retirada en lugar del negociado por la primera ministra saliente, Theresa May, que fue rechazado en tres ocasiones por el Parlamento británico.



Pero el propio Johnson admite que está casi fuera de su alcance, dado el receso parlamentario de este verano y el establecimiento de nuevos equipos de gestión tanto en Londres como en Bruselas.



Solo le quedaría unas pocas semanas en septiembre y octubre, como mucho, para negociar, lo que parece muy escaso, dado que el acuerdo actual es el resultado de 17 meses de difíciles discusiones que dieron lugar a un texto extenso de 585 páginas.



La Unión Europea, por su parte, sigue repitiendo que solo está dispuesta a cambiar la declaración política sobre los vínculos futuros, que acompaña al tratado de retirada, pero no el tratado.



La otra posibilidad prevista por Boris Johnson es que el Parlamento ratifique solo las "mejores partes" del acuerdo de Theresa May. Esto incluiría cuestiones menos polémicas, como los derechos de los ciudadanos europeos, las cuestiones de seguridad y la cooperación diplomática, y excluiría el controvertido "backstop", red de seguridad destinada a impedir el retorno de una frontera dura entre la República de Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte.



Los detractores británicos de este mecanismo argumentan que Irlanda del Norte podría quedar así virtualmente unida a la República de Irlanda −y a la UE− y separada de Gran Bretaña al establecer las aduanas en el mar de Irlanda.



Johnson confía en una estrategia de "ambigüedad constructiva", en particular con las 39 mil millones de libras esterlinas que se supone que Londres debe pagar a la UE bajo Brexit.



Esta cantidad podría utilizarse como medio de presión hasta que se firme un nuevo acuerdo de relaciones comerciales con la UE.



Para evitar el retorno de una frontera a Irlanda durante este período transitorio, Johnson se ha referido al uso de determinadas soluciones tecnológicas o exenciones.



Johnson asegura que todo puede estar resuelto "mucho antes" de las próximas elecciones parlamentarias del Reino Unido, previstas para mayo de 2022. 

+info

Boris Johnson gana las llaves de Downing Street y promete salir de la UE a tiempo

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL