Elevan monto de viviendas para utilizar el bono solidario

Elevan monto de viviendas para utilizar el bono solidario
De ser aprobada la solicitud, el interesado recibirá 10 mil dólares.

El Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot) incrementó el monto de las viviendas que pueden ser adquiridas con el bono solidario de vivienda.

Anteriormente el precio de la unidad habitación no podía exceder los 60 mil dólares, pero con la publicación en la Gaceta Oficial del Decreto 306 del 31 de julio de 2020, se elevó a 70 mil dólares el costo de la vivienda.

De ser aprobada la solicitud el interesado recibirá 10 mil dólares para adquirir la vivienda de interés social. La persona debe demostrar que no es propietario de otra vivienda.

Otra modificación que busca incentivar la construcción de las viviendas de interés social es el incremento en el ingreso familiar para las personas que pueden aplicar al beneficio. La nueva norma fija el ingreso familiar mensual en 2 mil dólares, 500 dólares por encima del monto anterior. El ingreso familiar debe ser presentado en una declaración jurada.

Datos del Miviot indican que, entre junio y diciembre de 2019, se aprobaron desembolsos del bono solidario para vivienda a 11 mil 700 personas en las provincias de Coclé, Chiriquí, Herrera, Los Santos, Panamá, Panamá Oeste y Veraguas.

Entre los requisitos para obtener el Bono Solidario se enumeran: ser panameño o extranjero con residencia formal, declaración jurada de ingreso familiar, aprobación del préstamo hipotecario para la compra de la vivienda y no ser propietario de una vivienda.

En el artículo 17 del decreto 306 se indica que la propiedad a la que se le aplique el bono solidario de vivienda no podrá ser transferida en los primeros cinco años después de la compra, solo en caso de muerte del titular.

De darse el traslado de la propiedad dentro de los cinco años, el propietario deberá devolver el monto de los 10 mil dólares al Miviot. 

Las viviendas que pueden optar por el bono solidario son: unifamiliares, bifamiliares, en hilera y apartamentos.

Edición Impresa